El agua en el futuro de la humanidad





Desde el inicio de la humanidad, las diferentes civilizaciones han respetado el agua como fuente de vida. Aún hoy día, para gran parte de las minorías indígenas y rurales que mantienen nexos espirituales con la naturaleza, las fuerzas del agua y la naturaleza en general son veneradas y respetadas lo cual forma parte del valor total generalmente considerado en función de variables de interés a la humanidad actual como son su precio (valor de mercado) y costo (gasto incurrido en la prestación del servicio)

Por Judith Rosales (*)

Para la gran mayoría de la nueva humanidad del Siglo XX y XXI, perteneciente a sociedades urbanas e industrializadas, el agua es percibida como un recurso, un bien, que tiene una función de utilidad medible, cuantificable, económicamente valorizable y transable. Así el agua, mas allá de ser fuente de vida, nos sirve para limpiar nuestros cuerpos, casa y vehículos, para la recreación y el deporte en piscinas, mares o ríos, es nuestra principal materia prima directa o indirectamente para la mayor parte de los productos que consumimos, es nominada como fuente de energía “barata” y “limpia”, que hace que nuestros productos sean “competitivos” a nivel mundial y llama a fomentar la inversión de capital de empresas, así como que establece caminos de unión entre pueblos y regiones a través de los ríos y los mares.
Basándonos en los repetidos análisis de la realidad global que cada día ocupan millones de páginas nuevas de Internet y en los resultados presentados por las instituciones de relevancia científica en torno al agua a nivel mundial, nos planteamos la necesidad de disertar en esta conferencia sobre el Agua en el Futuro de la Humanidad analizando los planteamientos erigidos en los Desafíos del Milenio. Queremos sin embargo brindar una perspectiva local que analice ¿Cual es la realidad de nuestro país en relación a las posibilidades de alcanzar las metas establecidas en los desafíos del milenio?. Esto debemos hacerlo aplicando los análisis globales a lo local por la nación, los estados, los municipios, las parroquias, los centros poblados. Queremos disertar sobre una problemática global que no nos es ajena localmente, y que no se limita a las necesidades de suministro y potabilización del agua, que es lo que llama la mayor atención de gobiernos y ciudadanos, incluyendo a nuestros comunicadores en los medios.

La preocupación por el agua es desde la última década del Siglo XX un tema recurrente en numerosas instituciones internacionales. 2003 fue declarado el año internacional del Agua Dulce por la UNESCO, la Organización de Naciones Unidas ha declarado el período 2005-2015 Decenio Internacional "Agua para la vida" y muchas organizaciones internacionales han manifestado su interés por el tema del agua, entre ellas el Programa Internacional de Hidrología de la UNESCO (IHP), El Consejo Mundial del Agua - World Water Council y la Asociación Internacional del Agua (IWRA). Las cifras indican que unas 1.200 millones de personas en el mundo tienen dificultades para acceder a agua potable, y se calcula que para 2025 unos 2.700 millones de habitantes serán víctimas de la escasez de agua. Más de cinco millones de personas mueren todos los años debido a problemas de saneamiento, según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El habitante promedio de los países más afectados por la falta de agua vive con 7,4 litros por día, muy por debajo de los 200 litros por habitante por día que gasta un venezolano promedio o más aún del nivel de 50 litros diarios señalado por la ONU como mínimo para satisfacer las necesidades más básicas. Según cálculos de la ONU, el consumo mínimo de agua por habitante debe ser de cinco litros diarios para bebida, 20 para la limpieza del medio que habita, 15 para higiene personal y 10 para la preparación de la comida. Pero tenemos jardines, lavadoras, piscinas que pueden elevar la cifra utilizada de manera directa hasta 600 litros por día. Igualmente de manera indirecta cada una de las comidas y bebidas que consumimos han sido producidas utilizando agua en cantidades variables.

De acuerdo a la cantidad de agua producida en todas las cuencas hidrográficas del país, los venezolanos disponemos de un promedio de 54 litros de agua por habitante por año, por lo que al menos cada venezolano independientemente de su nivel socioeconómico debe tener acceso al mínimo establecido por la UNESCO. Ello difiere grandemente de un país como Kuwait que sólo dispone de 10 litros, y localmente un estado como Amazonas dispondría de 4,370 litros por habitante/año, mientras que el estado Bolívar dispondría de 413 litros por habitante/año. Estas cifras sin embargo no parecen reflejarse en las problemáticas que a diario son presentadas en los medios de comunicación por las quejas de las comunidades de pobladores urbanos en sectores con inadecuados o inexistentes servicios de agua potable. De allí que la agenda de agua sea prioridad en la gestión del ejecutivo regional. Estas cifras tampoco parecen reflejarse en el bienestar local de pobladores de los estados con mayor producción de agua como por ejemplo los pescadores y comunidades indígenas que viven a lo largo de los ríos, que a pesar de tanta agua disponible deben sufrir problemas de salud relacionados con agentes infecciosos transportados por aguas contaminadas de nuestros centros urbanos e industriales, o malformaciones relacionadas a consumo de peces contaminados con metales.

Es así que en esta conferencia queremos introducir el debate hacia los desafíos del milenio, que será el centro del Congreso, mirando la problemática global del agua desde las problemáticas locales y mostrando cual es nuestro estado de conocimiento actual sobre la misma en nuestra Región Guayana, y como encontrar sinergia entre los actores académicos, gubernamentales y de la sociedad para fijar compromisos y acciones que no sólo involucran a la técnica, sino también a la filosofía y la ecología. Porque los problemas del agua también tienen que ver con valores y percepción netamente humanísticas y equilibrios en los ecosistemas y las relaciones del hombre y la naturaleza. Al realizar una evaluación a nuestra civilización, debemos preguntarnos: ¿hemos utilizado correctamente nuestros ecosistemas?, ¿es este el mundo que deseamos dejar como herencia a nuestros hijos? ¿cuales serán nuestras acciones y compromisos para el futuro de la humanidad local y global?

Quizá tengamos mucho que aprender de las enseñanzas de nuestros pueblos indígenas cuya relación con la naturaleza como bien colectivo difiere mucho de las llamadas civilizaciones modernas que colonizaron a América desarrolladas a partir de la herencia del imperio Romano. En esta herencia los derechos colectivos característicos de los pueblos indígenas son sustituidos por los derechos individuales y la propiedad privada, lo cual quizá sea determinante en nuestras diferencias en el abordaje del respeto a la vida, a la naturaleza y la sustentabilidad de nuestra vida moderna.

AGUA PARA LA GENTE, AGUA PARA LA VIDA
Hace ya 13 años desde Dublín, y 3 años de la Declaratoria del Milenio; en este año 2005 que comienza la década del agua, es importante reconocer la alta relevancia de Sur America en cuanto a disponibilidad de agua y la relación aproximada entre esta disponibilidad y el tamaño de la población por continente.

Nuestros desafíos entonces deberían comenzar por darnos cuenta de la importancia de nuestra región para el planeta, al igual que la tiene el hecho de poseer las mayores reservas de biodiversidad y sus servicios ambientales, entre los cuales destaca el agua. Particularmente en la Guayana esto es absolutamente relevante pues contamos con al mayor proporción de agua de toda Venezuela. Para nuestro país reconocer esta riqueza tiene implicaciones que trascienden a lo geoestratégico en nuestras relaciones con el mundo multipolar, ya que a excepción de Australia y Oceanía, cualquiera que sea la región con la que nos relacionemos debemos tener bien claro que nuestras riquezas en la sumatoria agua-biodiversidad son superiores a las de cualquier región del mundo.

En la lista de desafíos voy a detenerme un poco en los que tienen que ver con la vida y el bienestar y tienen una mayor vinculación con la ecología, dejando los de gestión y gobernabilidad para otras conferencias que se presentarán también en este congreso.

DESAFÍOS FRENTE A LA VIDA Y EL BIENESTAR

1- Satisfacer las necesidades humanas básicas
“El tener un acceso seguro y suficiente al agua potable y a la sanidad se reconocen como Derechos Humanos básicos. Poder bañarse, lavarse las manos y beber agua potable puede tener un impacto importante en la higiene y la salud de la familia y en las posibilidades de desarrollo del país.”
Pero aparte de la potabilización, el tratamiento de las aguas servidas antes de ser vertidas a los cuerpos de agua, asegura condiciones sanitarias adecuadas para los pobladores de zonas costeras de rios y mares, además que los costos de potabilización de usuarios aguas abajo en una cuenca hidrográfica sean menores. Los Derechos de Agua en una cuenca son entonces Derechos Colectivos porque lo que ocurra en una parte de ella por un individuo o colectivo puede afectar negativamente a un colectivo aguas abajo. El que sean derechos conlleva al cumplimiento de una legislación (Poder legislativo) que exigen los ciudadanos (Poder ciudadano) a los organismos gubernamentales con competencia en la materia (Poder ejecutivo).
El monitoreo de los indicadores del cumplimiento de la meta hace necesario que se disponga en INTERNET, para acceso de todos los habitantes (Poder Ciudadano), de un portal de agua del país que muestre la RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL EJECUTIVO con las estadísticas anuales de cada estado, cada municipio y cada parroquia en relación al número de habitantes/ total de población conectados a la red de distribución de agua potable y que dispone de tratamiento de aguas servidas. La gestión de las hidrológicas se mediría por el incremento en el número de habitantes servidos y número de personas, discriminando niños, mujeres y grupos vulnerables.
Con la creación de hidrológicas o agencias de agua como Hidrobolívar se espera resolver los problemas de suministro de agua potable del estado Bolívar. Las hidrológicas no deben sin embargo concentrarse solo en la potabilización pues es ampliamente conocida la problemática de contaminación de aguas del Rio Guaire en Caracas o el Lago de Maracaibo en el Zulia, ambas con empresas hidrológicas activas y eficientes.
Como ejemplos locales, en Guayana tenemos que en el estado Bolívar, una gestión hidrológica responsable resolvería casos como que una familia de 5 personas que no está conectada a la red de distribución de agua potable paga 93.750 bolívares mensuales por tener acceso a 50 litros de agua por persona, no potable, generalmente tomada de un río contaminado como es el Río Ore, como puede observarse en los asentamientos del sector El Pao del Municipio Caroní. Si gasta los 200 litros promedio deberá estar dispuesto a pagar 375.000 Bs. mensuales. En Tumeremo, la mayor parte de la población es servida de agua potable gratis por la alcaldía y CVG-GOSH en camiones cisterna, pero un estudio realizado por Sánchez (2005) muestra que hay una correlación positiva entre los dispositivos de almacenamiento y la incidencia de enfermedades gastrointestinales, lo cual además se relaciona con las condiciones socioeconómicas de las familias. Por otra parte, algunas veces se ha denunciado en los medios locales sobre casos en los que los transportistas de agua de instituciones oficiales del agua potable reciben pequeños regalos que posiblemente se relacionan con una mayor frecuencia y quizá cantidad de agua suministrada. En Ciudad Guayana una parte importante de la población es servida con agua potable proveniente de plantas de tratamiento ubicadas en el Embalse Macagua. Las tesis de Rodríguez (2002) y Monzón (2003) indican altos valores de coliformes fecales en la margen derecha del embalse, lo cual seguramente incide en los costos de potabilización del agua. Asimismo en el estudio del corredor Orinoco http://orinoco.uneg.s5.com se geoposicionaron 17 puntos de aguas servidas directamente al río Orinoco desde los centros urbanos e industriales Ciudad Bolívar, Matanzas, Puerto Ordaz y San Félix sin tratamiento, así como una alta incidencia de parásitos y observación de enfermedades de la piel en los niños de poblaciones ribereñas. Las competencias de las alcaldías municipales son claras en la legislación pero aún los municipios parecen preocuparse mayormente por el ornato de las calles y la disposición de desechos sólidos en vertederos urbanos.

2- Proteger los ecosistemas
“Cuando se pretende gestionar los recursos hídricos de forma sostenible se ha de considerar el posible impacto negativo de la actividad humana en el medio ambiente. No basta con extraer el agua de la naturaleza para usarla en la agricultura, la industria y la vida diaria si no se toman en cuenta las necesidades de la naturaleza. Los animales y las plantas, los paisajes y los humedales también necesitan agua limpia.”
Toda forma de vida en la tierra, en sus diferentes niveles de organización, individuo, comunidad, ecosistema, ocurre dentro de un espectro finito con límites en las variables ambientales físicas y biológicas. Su mantenimiento en los límites inferiores o superiores de cambios en alguna variable dependerá de factores intrínsecos de resiliencia o elasticidad frente a los mismos. Las alteraciones en la cantidad y calidad de agua son disparadoras de cambios en las cadenas tróficas, tanto de ecosistemas acuáticos como también terrestres. Por ello la humanidad del Siglo 21 tiene que considerar un incremento en la conciencia de la necesidad de organizar áreas de conservación y por otro lado ser eficientes en la reingeniería de hábitat que disminuyan los efectos de las actividades de una población creciente a través de la restauración de funciones y componentes importantes de los ecosistemas. Por ejemplo los ecosistemas ribereños son de gran importancia en la mitigación del impacto de las acciones humanas sobre los ríos ya que: actúan como amortiguador de la contaminación difusa proveniente de zonas altas en las cuencas al filtrar los sedimentos potenciales y contaminantes del flujo de agua sobre el suelo antes que lleguen a los ríos, proveen hábitat para organismos acuáticos y terrestres, proveen sombra que ayuda a regular la temperatura de los cuerpos de agua, previenen la erosión de los bancos de los ríos, mitigan riesgos de crecidas.
La conciencia sobre la necesidad de protección de los ecosistemas en la población humana del Siglo 21 puede ubicarse en un gradiente de conexión con la naturaleza, que generalmente es función de su grado de dependencia de los recursos que la misma le provee. De esta manera encontramos que esta conexión es mayor en la mayoría de los pueblos indígenas poco “aculturados” en los patrones del mundo moderno, o algunas comunidades de campesinos cuyas culturas están íntimamente asociadas con la protección de la naturaleza. Tal conexión y respeto es parte de una educación ambiental que sin nominarla y sin estar organizada en los patrones que nuestras ciencias de la educación reconocen, es transmitida con éxito a los niños de generación a generación y de la cual tenemos mucho que aprender. La imposición de los patrones educativos desarrollados por nuestra humanidad “civilizada desde nuestra herencia romana”en comunidades indígenas se relaciona con la pérdida de los valores de respeto por la naturaleza que se observan en comunidades indígenas aculturadas.


3- Agua y ciudades
“En 2030, más del 60% de la población mundial (alrededor de 5000 millones de personas) residirá en zona urbana. Como consecuencia de este aumento, la demanda concurrencial entre las necesidades domésticas, comerciales, industriales y de la agricultura periurbana crearán unas presiones enormes sobre los recursos de agua dulce.”
Una realidad que nos es también muy cercana: desde la última mitad del Siglo XX el auge petrolero desplazó la agricultura trayendo como consecuencia una excesiva migración hacia el área central con Distrito Capital, Miranda, Carabobo y Aragua (hoy con 2,073,768, 2,765,442, 2,155,610 y 1,617,333 habitantes respectivamente). La industria petrolera en el estado Zulia, las grandes siderurgias y centros petroquímicos han conllevado a una población de 3,486,850, mayormente concentrada en Maracaibo.
El estado fomentó el comercio y la industria en otras ciudades de segundo orden en el interior del país como Ciudad Guayana en el Estado Bolívar favorecida por la siderurgia, el aluminio y el cemento que ha conllevado a que hoy día la población de este estado alcance 1,475,527 de habitantes. Asimismo Lara y Táchira que tienen un estimado al 2005 de 1,736,983 y 1,134,710 habitantes respectivamente. Estos ocho estados entre los 24 existentes y las dependencias federales, con la población concentrada en sus centros urbanos reúnen 16,446,223 de una población de 26,577,423 , es decir un 61% aproximadamente. No es raro entonces que tengamos grandes problemas de servicios de agua en los centros urbanos de estos estados debidos a una demanda incrementada sin una adecuada planificación.
El reto es que a la par que se mejoran los servicios en el medio urbano, se fomente la revalorización de la vida en el medio rural y la mayor conciencia ecológica, tal como se viene dando en países con un mayor grado de desarrollo económico y social. Esta reversión debe estar apoyada sin embargo por acciones del ejecutivo, específicas a las mejoras de servicios en el medio rural, en el sistema educativo, en la incorporación de nuevas tecnologías en el campo de las comunicaciones y la energía, en incentivos fiscales, de turismo social, esparcimiento, vinculados a este medio. Si existen buenas escuelas, servicios de electricidad (preferiblemente con energías alternativas como la solar), agua potable y saneamiento de aguas servidas con eco-letrinas por ejemplo, módulos de salud, transporte, comunicaciones, recreación, la vida en el medio rural puede fomentar el trabajo productivo y eficiente de los recursos tierra y agua.

4- Asegurar el suministro de alimentos
“El reto que se plantea en este caso consiste en aumentar la producción de alimentos y su suministro consiguiendo "más cosecha por gota" a la vez que se asegura una distribución más equitativa del agua para la producción de alimentos. Puesto que cerca del 80% del agua en el mundo se utiliza para el riego, incluso los pequeños cambios en la manera de sembrar los cultivos, de regar y de cosechar pueden marcar una gran diferencia. Igualmente deben desarrollarse mejores medios para aumentar la productividad de la agricultura por irrigación natural (precipitaciones).”
Este reto tiene que ver con la productividad de los cultivos en torno a la eficiencia de uso de agua, y por supuesto se relaciona con la selección o el fitomejoramiento de las especies a cultivar.
De acuerdo al informe de la FAO los principios básicos para mejorar la productividad del agua en el campo, a nivel de finca o de cuenca que se aplican a todos los cultivos, tanto bajo condiciones de secano como de riego, son: i) incrementar los rendimientos comercializables de los cultivos por cada unidad de agua transpirada por este; ii) reducir todas las pérdidas (p. ej., drenaje, filtrado y percolación) incluyendo las pérdidas por evaporación distintas de la transpiración estomática de las plantas; y iii) incrementar el uso efectivo del agua de lluvia, del agua almacenada y del agua marginal de menor calidad. Igualmente la substitución de los cultivos involucra cambios de especies que consumen gran cantidad de agua y que son reemplazadas por otras de menores necesidades hídricas o de mayor productividad económica. Este enfoque proporciona una estrategia para incrementar la productividad del agua de los cultivos a nivel de sistema agroecológico así como también a nivel global.
En Venezuela, considerando la variabilidad climática existente, podríamos ordenar los rubros potenciales a producir de acuerdo a la disponibilidad de agua siguiendo los conocimientos de investigaciones agro-climatológicas. En términos económicos, quizá sea mas rentable tener buenos niveles de exportación de coco, maní, piña, merey, que se adaptan muy bien a zonas de bosque seco tropical, si bien eso signifique tener que importar rubros con menor eficiencia de uso de agua. De esta manera evitamos un uso excesivo de agua de riego que muchas veces tiene que ser importada de otras subcuencas diferentes a la cuenca donde se ubica la tierra en producción afectando los humedales y la producción de otros alimentos como los peces por ejemplo. De acuerdo a la FAO op. cit. el desarrollo del riego en gran escala y los proyectos de modernización tienden a concentrarse en la producción de alimentos básicos pero se ignora la existencia de la pesca. La provisión de proteína animal de las pesquerías debe estar en el análisis específico a la realidad local que haga nuestro país en torno a este desafío, ya que el consumo de pescado de agua dulce es importante para los venezolanos, particularmente en áreas ribereñas rurales.

5- Agua e industria
“La industria es, al mismo tiempo, un usuario importante de los recursos hídricos y el que más contribuye al desarrollo económico y social. Para garantizar su desarrollo, la industria ha de disponer de un suministro adecuado de agua. En contrapartida, la industria debería comprometerse a que el agua utilizada en los procesos industriales sea usada de manera eficaz y no vuelva a la naturaleza como deshechos no tratados que contaminen el medio ambiente. La tecnología resulta importante para el reciclaje del agua pero no basta por sí sola, medidas económicas y legales resultan también necesarias con el fin de incentivar una gestión responsable de la misma.”
Al igual que con la agricultura es necesario incentivar el incremento en los índices de eco-eficiencia de las industrias. En términos de agua, este se mide por la cantidad de agua utilizada en los procesos que dan lugar al producto. Por el tratamiento y re-uso de las aguas y el continuo monitoreo de la calidad de los efluentes que son vertidos en los cuerpos de agua o las redes de drenaje. Un sistema de información geográfico serviría para establecer las cuotas de responsabilidad y los incentivos a las industrias que aumenten los índices de eco-eficiencia e incrementen los índices de calidad de los efluentes. Esta debería ser tarea de una agencia de agua adscrita al MARN o de la misma Hidrológica cuyos recursos provengan de los pagos por servicios e impuestos al incumplimiento de las leyes. Esta debe velar por el fiel cumplimiento de las mismas y otorgar los incentivos, será mas verde una industria cuyos productos demanden menos agua y vierta efluentes de mayor calidad, pudiendo obtenerse los sellos verdes que promueven un mayor mercadeo de los productos. La sociedad debe estar por otro lado sensibilizada a comprar aquellos productos que sean más verdes, eso sólo se logra a través de la educación del consumidor para la sostenibilidad.
6- Agua y energía
“Puesto que la población mundial aumentará en un futuro próximo de 6 a 9 mil millones de personas, se requerirá un enorme incremento de energía y de agua. Incluso hoy, unos 2 mil millones de personas no tienen acceso a una fuente fiable de electricidad. Deberá aumentarse la capacidad de cubrir esta demanda de alguna manera al tiempo que se lleva a cabo una producción y un uso eficiente de la energía. Estos objetivos sólo serán sostenibles si se logra alcanzar que este incremento de la producción energética no tenga impacto negativo alguno sobre la salud humana o el medio ambiente. En cuanto a la industria, las herramientas disponibles incluyen soluciones tecnológicas, el desarrollo de fuentes de energía alternativas como las energías renovables, y una mezcla juiciosa de opciones de gestión que incluyan tanto incentivos económicos como leyes.”
Igualmente debemos hacer una campaña real para la disminución del uso de energía, promover el uso de energías renovables como la solar dada los altísimos niveles de radiación que forman parte de la riqueza de la cual disponemos. Aunque parezca energía barata, no contaminante, la energía hidroeléctrica trae consigo muchos otros problemas ambientales como son la inundación de ecosistemas y centros poblados con la consecuente necesidad de reubicación de las poblaciones aumentando la presión por los recursos existentes en otras áreas.
Asimismo, cambios en la dinámica de erosión-sedimentación que afecta humedales aguas abajo, cierre de rutas de migración de peces. En muchos casos, particularmente cuando se deja la cubierta vegetal sin desforestar hay también un incremento en la generación de CH4 (metano) a la atmósfera, el cual también incide en el calentamiento global. En nuestro caso debemos ser muy eficientes en el uso de la energía del Caroní, la cual ha costado grandes pérdidas a nivel ecosistémico y cultural. Debemos comprender además que cada kilowatio de energía utilizada, está relacionada con los servicios ecosistémicos que la mantienen en su cuenca alta, particularmente con la presencia de bosques. La venta de energía debería entonces tener su cuota para el mantenimiento de los servicios hídricos de la cuenca alta en la cual las comunidades indígenas que mayoritariamente habitan la misma, podrían trabajo en su mantenimiento y recibir los beneficios económicos como parte de la estructura con la que cuenta el estado para mantener el suministro. Si se incrementa la eficiencia de uso de esta energía, utilizando fuentes alternas combinadas para obtener los mismos productos, para mantener las casas en ciudades o pueblos ahorraríamos una energía que debe implicar la no necesidad de construir mas represas, con los daños ecológicos y culturales que causan las mismas.

DESAFÍOS EN EL ÁMBITO DE LA GESTIÓN: GOBERNABILIDAD
7- Gestionar los riesgos
“Los riesgos relacionados con el agua como las inundaciones, las sequías, las tormentas tropicales, la erosión y las diversas clases de contaminación, deben abordarse a través de un enfoque integrado de la gestión y la política de los recursos hídricos. Aunque son los pobres del mundo quienes mas sufren cuando se ven expuestos a tales peligros, la seguridad de todos está en juego. Una forma de reducir al mínimo estos riesgos es desarrollando la capacidad de controlar y de predecir dichos casos extremos. Gracias a esta información se podrían instalar la infraestructura y los sistemas apropiados de detección anticipada y diseñar nuevos planes de estrategia. Resulta igualmente necesario integrar el factor variabilidad y el cambio climático a la hora de abordar esta cuestión.”

8- Compartir los recursos hídricos
“La competencia por unos recursos escasos o mal asignados puede generar tensión e inseguridad. Por ello, los responsables políticos, las comunidades, los gobiernos y las regiones, deben esforzarse por desarrollar políticas que permitan compartir entre todas las partes interesadas. Están en juego muchos intereses diferentes y deben encontrarse soluciones equitativas: entre ciudades y áreas rurales; ricos y pobres; tierras áridas y húmedas; sectores público y privado; la infraestructura y el mediambiente natural; grupos dominantes y marginales; los actores locales y las autoridades centrales. A escala regional e internacional, muchas autoridades de las cuencas hidrográficas y de acuíferos están desarrollando enfoques integrados que estrechan la cooperación frente a este recurso común. La contribución de la UNESCO a WWAP es un proyecto designado con las siglas PCCP (from Potential Conflict to Cooperation Potential, en inglés). Este proyecto tratará toda una serie de estudios de casos referentes a la compartición de aguas transfronterizas.”

9- Valorar el agua
“Este asunto de interés general está entre los más polémicos de todos los Desafíos identificados en la Declaración Ministerial que surgió del 2º Foro Mundial del Agua de La Haya. Muchas sociedades consideran inaceptable el hecho de poner un precio a algo tan intrínsecamente valioso como el agua. Ello sin considerar que han de pagarse además los servicios. Hay también gran desacuerdo acerca de cómo equilibrar los costos de suministro y de tratamiento de las aguas residuales con el fin de alcanzar la equidad y de encontrar maneras de resolver las necesidades de las poblaciones pobres y vulnerables. Deben desarrollarse nuevas asociaciones creativas entre los sectores público y privado, junto con sistemas de contabilidad y de impuestos, que tengan totalmente en cuenta los factores sociales y medioambientales.”

10- Asegurar los conocimientos básicos
“Este objetivo toma en cuenta toda la variedad de informaciones y conocimientos técnicos y no técnicos, y busca la manera de que todas las sociedades se beneficien de su desarrollo, intercambio y difusión. Las autoridades nacionales y los gestores de recursos necesitan datos científicos fiables en los cuales basar sus proyecciones y tomas de decisión. Las partes interesadas necesitan acceder a otro tipo de información y de oportunidades educativas si quieren comprender y participar en el proceso como ciudadanos responsables. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación y del mercado global, resulta más que nunca necesario asegurar que cada comunidad y cada país desempeñe un papel en la construcción de un futuro sostenible.”

11- Administrar el agua de modo responsable
“Este reto resulta particularmente complejo y sensible. El debate va más allá de las cuestiones relativas a la gestión del agua para definir su marco dentro de los procesos de cambio político, social e institucional actuales. Muchos países convienen en que un buen gobierno significa permitir que cada sector de la sociedad participe en el proceso de toma de decisión y que se consideren los intereses de todas las partes concernidas. Sin embargo, los mecanismos para llevar a cabo tal tarea no siempre están disponibles aun cuando, a nivel mundial, se tiende a la descentralización y al incremento de la participación de la sociedad civil. La cooperación y la ayuda internacional pueden desempeñar un papel crucial - particularmente en países en vías de desarrollo - ayudando a consolidar las capacidades institucionales.”


REFERENCIAS
FAO 2003. Descubrir el Potencial del Agua para la Agricultura. http://www.fao.org/documents/show_cdr.asp?url_file=/DOCREP/006/Y4525S/y4525s06.htm.


(*)BioGuayana – Subprograma Orinoco, Profesora e Investigadora de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, Centro de Investigaciones Ecológicas de Guayana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...