sábado, 23 de febrero de 2013

Efectos del mercurio compromete salud de la población en Guayana

Infografía Elluz Avila.

El experto en Ciencias Médicas, Salvador Penna Videau considera necesario aplicar las medidas correctivas y de mitigación del daño provocado por la minería en las cuencas de los ríos Cuyuní, Caroní y Caura



Cual "espada de Damocles", los efectos de la contaminación por mercurio comprometen la salud de una región minera como Guayana. De esto no tiene duda ninguna el doctor en Ciencias Médicas Salvador Penna Videau, profesor e investigador del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Escuela Ciencias de la Salud de la Universidad de Oriente (UDO), quien fue uno de los conferencistas del foroContaminación pormercurio en la Guayana venezolana: diálogos para la acción”, realizado el pasado jueves en Caracas.

“Es una realidad que la contaminación en Guayana no sólo involucra al sector laboral, sino también a la población en general, que puede estar crónicamente expuesta a una diversidad de agentes que afectan tanto al ambiente como la salud humana”.

Penna está convencido de que “la falta de aplicación de medidas de seguridad y control, aceptadas mundialmente, ha ocasionado daños al ambiente y a la población que habita o labora en los focos de contaminación”.



PRESENCIA DEL MERCURIO

El experto recuerda que los estudios de investigación en mercurio comenzaron en 1985, “a raíz de la explosión de la actividad minera que ocurrió en el estado Bolívar y que atrajo a los garimpeiros brasileños”. Asegura que desde entonces, diversas han sido las instituciones regionales, nacionales e internacionales que han generado “soluciones a través del diagnóstico e implementación de medidas correctivas y mitigantes del daño provocado por la minería en las cuencas de los ríos Cuyuní, Caroní y, más recientemente, Caura”.

Explica que la actividad minera aurífera, al utilizar el mercurio en los métodos de concentración y recuperación del metal precioso, provoca tres vías de contaminación: por la quema de la amalgama que produce emisiones de vapores de mercurio a la atmósfera, siendo inhalado por el minero; por disposición directa en suelos y por vertido directo del mercurio (amalgamado en las colas de minería) en los cuerpos de agua.

No obstante, Penna señala que también se han descrito niveles elevados de mercurio en los embalses, “los cuales son generados por la construcción de represas con fines hidroeléctricos, que ocasionan un incremento de la disponibilidad biológica del metal, relacionada con la calidad y cantidad de la vegetación y el humus. Este tipo de fuente antropogénica del mercurio también está presente en Guayana ya que, por su potencialidad de desarrollo hidroeléctrico, se han construido numerosas represas”.      

De hecho, el especialista detalla que los programas de monitoreo de mercurio en peces del embalse de Guri revelan concentraciones de mercurio de hasta 8 partes por millón (ppm), en especies carnívoras como la payara, pavón, aymara, caribe, curvinata y bagre "chola". Incluso, destaca que, a pesar de las toneladas de mercurio vertidas en los ríos, los peces recolectados a 35 km del sector afectado por la actividad minera han mostrado menores niveles de contaminación que los peces del lago de Guri, “sugiriendo que la disponibilidad del metal está afectada fuertemente por estos cuerpos de agua”.

Además, indica que el clima tropical húmedo de Guayana “ofrece características especiales de acidez de los suelos, temperatura, conductividad, presencia de materia orgánica, óxidos de hierro, actividad microbiana y tamaño de sedimentos-arcilla que permiten la transformación de las diferentes especies químicas del mercurio que se encuentran en las formas más solubles y tóxicas, concentrándose en la cadena alimenticia y provocando así impacto sobre el ambiente y la salud humana”.

EFECTOS EN MINEROS Y NIÑOS

En cuanto a los niveles de contaminación de la población laboral expuesta al mercurio, enfatiza que, según estudios realizados por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Unido), “se han llegado a detectar una de las cifras más altas en el 15% de los mineros de El Callao, con rangos que oscilan entre 1 211 y 3 260 microgramos de mercurio por gramo de creatinina excretada en orina (el nivel máximo legal es de 100)”.

De igual forma, subraya los resultados del estudio hecho por un grupo de investigadores de la UDO en una comunidad indígena del río Cuyuní que se habían desempeñado como mineros, los cuales detectaron niveles de mercurio elevados “relacionados con sintomatología del sistema nervioso y una asociación significativa con la edad y el antecedente laboral”. 

Sin embargo, Penna advierte que la exposición al metal no es solo laboral, por cuanto existen poblaciones que no son mineras, pero su principal fuente de proteína proviene de los peces carnívoros con alto contenido de mercurio. Tal es el caso de la comunidad yekuana y sanema de la cuenca del Caura que en 2012 evidenciaron alto contenido de mercurio en cabello, según los resultados del estudio realizado por Fundación La Salle y la ONG Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre.

Con relación a los efectos en los niños, el especialista señala que está comprobada la acción del mercurio sobre el sistema nervioso, siendo altamente nociva para el cerebro del feto. Asimismo, “existen evidencias de que el consumo de pescado contaminado por mercurio está asociado con parto prematuro”.



MODELO EXPERIMENTAL

Por su parte, las investigaciones de Penna sobre los efectos del mercurio en el sistema reproductor masculino advierten que la presencia del metal en el testículo puede llegar a causar una alteración en los espermatozoides y con ello, la capacidad de fecundar.

Aunque los estudios emplean modelos experimentales con animales, los resultados hasta ahora obtenidos apoyan la hipótesis científica de que “las dosis subtóxicas de mercurio son capaces de provocar daño directo e inducir una respuesta autoinmune o de autodefensa en el testículo”.

Penna complementa que en este tipo de respuestas están involucradas, de igual forma, las de tipo celular y humoral, las cuales provocan “daño al epitelio germinal, por mediación de varios factores lo que podría prevenir, a largo plazo, la fecundación”.

Aclara que aunque son resultados obtenidos en ratas albinas, “no pierdo las esperanzas de hacer cuantificaciones de mercurio en el semen de la población de riesgo. Si nada hacemos, perderemos lo más importante para cualquier especie: la garantía de su preservación”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...