Indígenas del Caura elaboran propuesta de manejo comunitario para la cacería de aves

El equipo de la WCS con el grupo de parabiólogos indígenas de las etnias yekuana y sanema.
Las principales aves cazadas por las comunidades indígenas del río Erebato están cada vez más escasas, lo que motivó una propuesta dirigida al manejo comunitario de la caza y la pesca  en el Alto Caura
 
Ya casi no se ven. La pava rajadora (Aburria cumanensis), el paují cola colorada (Mitu tomentosa) y el paují cola blanca (Crax alector) son aves que se han vuelto “bastante escasas” en los alrededores de las comunidades yekuana Jüwütüña y Anadekeña, y en las cercanías del poblado sanema Asakoshito Uli, ubicadas a orillas del río Erebato, en la cuenca alta del río Caura.

Explotación petrolera en la Orinoquia debe contemplar medidas preventivas


Los morichales son ecosistemas frágiles y refugio de gran parte de la fauna de las sabanas altas y medias de la Orinoquia. Foto Google
Científicos advierten que los planes estratégicos “ameritan una cuidadosa preparación y la incorporación de medidas de mitigación y control de impactos ecológicos”

Un manejo y control adecuado de las actividades productivas previstas en uno de los mayores reservorios de crudo pesado y extra pesado del planeta, es el exhorto que hace el grupo de científicos colombo venezolanos que participa en el estudio sobre la biodiversidad de la cuenca del Orinoco.

Prácticas de uso de la tierra generan conflictos en la cuenca alta del río Botanamo


Río Botanamo. Tomada del Atlas publicado por el Fondo Editorial UNEG.
Estudio destaca las diferentes prácticas de uso de la tierra que están generando conflictos “lo suficientemente graves como para amenazar su sostenibilidad ecológica, económica y social”

En el borde oriental de la reserva forestal Imataca se encuentra uno de los reservorios de agua con mayor riqueza biológica del noreste del estado Bolívar. Sin embargo, la cuenca alta del río Botanamo, tributario del río Cuyuní (afluente del río Esequibo) que nace en la Serranía de Nuria, es considerada por los especialistas del Centro de Investigaciones Ecológicas de Guayana (Cieg-Uneg) como “una región de alta fragilidad hidrológica y biogeográfica”, ya que en sus 2 555, 6 kilómetros cuadrados “están ocurriendo relaciones complejas entre las poblaciones humanas allí asentadas y sus recursos biofísicos”.

10 500 hectáreas menos de bosques en la Reserva Forestal Sipapo del Amazonas venezolano

Imágenes satelitales analizadas para el estudio de la cobertura de bosques siempreverdes de la reserva forestal Sipapo. Tomada del Libro Rojo de los Ecosistemas Terrestres de Venezuela p. 277.

Científicos advierten que las actividades agrícolas, la quema, la cacería ilegal, el tráfico de madera y la minería “tienen un efecto marcado en las coberturas boscosas de las áreas que circundan los asentamientos humanos”

En solo quince años, los bosques siempreverdes de la reserva forestal Sipapo, ubicada al noroccidente del estado Amazonas, sufrieron una reducción de 10 500 hectáreas.

La cifra pareciera insignificante, máxime cuando esta área bajo régimen de administración especial (Abrae) abarca más de un millón trescientas mil hectáreas (1 350 890 ha para ser exactos), pero los investigadores Irene Zager y Fabián Carrasquel advierten que en un periodo de 50 años, “la proyección de estos cambios predice una pérdida de menos de 20% del total de la superficie de bosques siempreverdes”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...