Por una "economía verde" en el Día Mundial del Ambiente




No obstante, la declaratoria del III Congreso Venezolano de Diversidad Biológica concluyó que la “economía verde” es un concepto que disfraza la mercantilización de los recursos naturales

El martes 5 de junio la humanidad amanecerá pensando si encaja en la llamada “economía verde”, tema escogido este año para celebrar el Día Mundial del Ambiente, efeméride designada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para conmemorar la primera conferencia sobre el medio ambiente que se realizó en 1972 y la cual permitió a la humanidad “no solo comprender su responsabilidad sino también su poder para formarse como agentes del cambio, apoyando un desarrollo justo y sostenible”.

Cuarenta años después, este concepto de “economía verde” también será el eje central de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, conocida más como Río+20 debido a que tendrá lugar en la ciudad brasilera de Río de Janeiro, donde en 1992 se celebró la Cumbre de la Tierra, en la cual se enarboló la bandera del “desarrollo sostenible”.

Foto Google
 ANTE LA CRISIS MUNDIAL
Economía verde” es una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), lanzada en 2008 como una “propuesta alternativa y mucho más sostenible de hacer negocios”, luego que la crisis financiera mundial de 2007 evidenciara -a juicio de este organismo de la ONU- que “el funcionamiento de las economías en la forma en que lo hemos hecho siempre (…) claramente no es una opción”.
El Pnuma contempla esta iniciativa como un mecanismo práctico de trabajo para “el análisis y apoyo a las políticas de inversión en los sectores verdes y para reverdecer los sectores hostiles con el medio ambiente”.
En términos sencillos, el Pnuma define como verde aquella economía en la que el crecimiento tanto en los ingresos como en el empleo, “es impulsado por las inversiones públicas y privadas que reducen las emisiones de carbono y la contaminación, mejoran la eficiencia energética y de recursos, y evitan la pérdida de biodiversidad y servicios eco sistémico”. Inversiones que a juicio del Pnuma “deben ser catalizadas y apoyadas por reformas específicas en políticas de gasto, y en cambios de regulación”.
En pocas palabras, “es baja en carbono, eficiente en recursos y socialmente inclusiva”, y cuyos resultados buscan “mejorar el bienestar humano y la equidad social, reduciendo significativamente los riesgos ambientales y el daño ecológico”.
Por eso, el lema del Día Mundial del Ambiente invita a peguntarse si “La economía verde ¿te incluye a ti?”, como un llamado a conocer más acerca de sus postulados y si los gobiernos la están incluyendo en sus políticas.  
Foto Google
NI TAN VERDE
Sin embargo, a la luz de la declaratoria final del III Congreso Venezolano de Diversidad Biológica, organizado por el Ministerio de Ambiente (Minamb), la propuesta de “economía verde” es rebatida por considerar que “son el intento de hacer perdurar un sistema (capitalista) en decadencia, profundizando la mercantilización y la globalización de la naturaleza” cuando a su entender “la verdadera solución para detener la gran crisis ambiental es cambiar el sistema”.
El documento denuncia “la pretensión de impulsar la economía verde en el contexto del desarrollo sustentable como panacea de un nuevo paradigma de la economía del capital para la erradicación de la pobreza, la seguridad alimentaria, acceso universal a los servicios modernos de energía”.
MODELOS INCOMPATIBLES
Para uno de los organizadores del congreso, Jesús Manzanilla, director de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del Minamb, la “economía verde” pretende cambiar los ciclos de la naturaleza “por la oferta y la demanda, por los flujos de capital, por el supuesto otorgamiento o asignación de valores a los servicios medioambientales”.
“Esos servicios que para los seres humanos no tienen una expresión real de valor, el mercado verde pretende colocarle precio para asignarlos en las relaciones de mercadeo internacional; incluso, apartando los compromisos internacionales en materia de ley ambiental”.
Lo cierto es que, este año, el Día Mundial del Ambiente agitará conciencias sobre un tema controversial y complejo de entender, pero que en todo caso estimulará la participación de un mayor número de ciudadanos, en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales locales y globales.
Componente social
“¿Por qué tanto alboroto?” se pregunta el Pnuma ante los cuestionamientos a la “economía verde”. Explica que “independientemente de los beneficios ambientales y opciones para la sostenibilidad”, invertir en esta iniciativa es crear millones de nuevos puestos de trabajo. “En 2008, más de 2,3 millones de personas en tan sólo seis países líderes en empleos verdes fueron contratados en este sector bajo en carbono (China, Dinamarca, Alemania, España, India y los Estados Unidos). La Economía Verde es por lo tanto, no sólo una moda pasajera medioambiental sino que es una de las mejores soluciones disponibles para el crecimiento económico sostenible que reconoce el componente social”.

1 comentario:

  1. interesante noticias sobre economia y analisis sobre su actual hundimiento, me fue de mucha utilidad ya que inicio mis estudios en esta area, tambien comparto con ustedes la noticia sobre Alfredo Sáenz http://noticiasbancarias.com/tag/alfredo-saenz

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...