La exuberante fauna del Parque Nacional Canaima...Mamíferos

El más reciente estudio sobre “Biodiversidad del Parque Nacional Canaima”, coordinado por Fundación La Salle de Ciencias Naturales y The Nature Conservancy, identifica 1 063 especies de vertebrados en el parque que el pasado 12 de junio arribó a sus 50 años de creado 

Fotos Google

Los científicos ya lo intuían. Luego de revisar más de 7 000 registros provenientes de 681 localidades del Parque Nacional (PN) Canaima, los resultados reafirman la elevada diversidad de fauna que alberga uno de los tres sitios en Venezuela declarado Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad. 
El más reciente estudio sobre “Biodiversidad del Parque Nacional Canaima” (2009) coordinado por Fundación La Salle de Ciencias Naturales (Flasa) y The Nature Conservancy (TNC), identifica 151 especies de mamíferos, 95 de anfibios y 111 reptiles, 119 peces y 587 aves, para un total de 1 063 especies, una riqueza muy superior a la registrada en 1995 por el Instituto Nacional de Parques de 822 especies. 

MAMÍFEROS 
Los datos científicos revelan que el 40 % de los mamíferos registrados para Venezuela y el 61% para la región Guayana, atraviesan los ríos, selvas, sabanas y mesetas del PN Canaima, dominando ampliamente los murciélagos (77 especies) y roedores (29 especies). 
De hecho, el estudio menciona que, de las especies que son únicas de Venezuela (endémica), cinco son exclusivas del parque: el roedor Monodelphis reigi, resultó una especie nueva para la ciencia que solo proviene de una localidad ubicada en el kilómetro 134 de la carretera de El Dorado a Santa Elena de Uairén, donde predomina el bosque nublado. Unos pocos kilómetros atrás, se halló al Rhipidomys wetzeli que en principio había sido descrito en la cima del Cerro La Neblina (Estado Amazonas), y resulta que ha sido colectado también en Churí-tepui. 
Pero, quizás el ratón más famoso sea el Podoxymys roraimae, un género endémico del tepuy Roraima “cuyo hábitat parece restringirse a los entramados de raíces recubiertas de musgos y líquenes en pequeños valles boscosos”; asimismo, en este tepuy es común observar el Rhipidomys macconnelli, roedor que según el estudio está asociado a formaciones boscosas en laderas y cimas de tepuyes, pero también se encuentra en “bosques montanos, arbustales y vegetación tepuyana”. 
Otra especie única es la Marmosa tyleriana, un marsupial que ha sido registrado en la cima del Auyán-tepui y otros tepuyes fuera del Parque Nacional y también está asociado a bosques montanos y vegetación tepuyana. 
Además, una investigación llevada a cabo en 2003 encontró un nuevo registro para el país del murciélago Phyllostomus latifolius
En términos de conservación, el estudio de Flasa y TNC señala que “todos los mamíferos de medio y gran porte son particularmente importantes, y de ellos dos han sido clasificados como especies En peligro el cuspón o cachicamo gigante y el perro de agua”. 
1063

Especies de vertebrados
EL SOLITARIO CUSPÓN 
No hay hormigas, termitas y larvas que escapen a su lengua pegajosa. Con la ayuda de sus garras –tan grandes que la del centro llega a medir más de 20 centímetros- penetra hasta los nidos de insectos y culebras, por lo que es considerada una especie de importancia para el control de estas poblaciones; incluso es capaz de desenterrar carroña para alimentarse. El cuspón o cachicamo gigante (Priodontes maximus), último pariente del gliptodonte que vivió hace 10 000 años atrás, es de hábito solitario, nocturno y terrestre; puede medir hasta un metro y pesar 30 kilos. A excepción de su vientre, el resto del cuerpo está cubierto por un caparazón flexible de color gris con bordes amarillentos. La cacería es su mayor amenaza y respecto al PN Canaima, Flasa y TNC infieren que “la fragmentación y aislamiento de hábitat boscosos operan negativamente en la actualidad sobre sus poblaciones”. 

LA FAMILIAR NUTRIA 
Hasta para cazar andan juntas y además son juguetonas. Así de familiar es la nutria o perro de agua (Pteronura brasiliensis) que desde el amanecer persiguen -en grupo de hasta 20 individuos- peces, aves acuáticas y mamíferos de porte pequeño, lanzando gruñidos cada vez que se asoman en el agua con la presa en la boca. Llega a medir hasta metro y medio y pesar 34 kilos; su pelaje aterciopelado es de color café oscuro con manchas claras en el cuello, siendo éstas más grandes en los machos que en las hembras. Para tener a sus crías (máximo dos) prefieren encontrar una madriguera entre los matorrales que bordean la ribera del río o bajo las raíces de los árboles. Sobre las poblaciones registradas dentro del PN Canaima, el estudio de Flasa y TNC indican que “se encuentren en condición satisfactoria, en tanto que no se tiene conocimiento que exista presión activa de cacería sobre ellas”.
En veda
Tanto el cuspón o cachicamo gigante como el perro de agua o nutria, son especies que se encuentran protegidas bajo el Decreto 1485 del año 1996, que establece su veda indefinida en Venezuela. La cacería de cuspón se prohíbe desde 1988 y algunas poblaciones se localizan en parques nacionales como Río Viejo-San Camilo (Apure), Guatopo (cordillera norte), Parima Tapirapecó (Amazonas) y Canaima (Bolívar), aunque el Libro Rojo desconoce la efectividad de estos parques como medida de conservación.
Por su parte, la cacería del perro de agua con fines de vender su piel para la confección del sombrero “pelo de guama”, está erradicada desde hace más de 30 años, siendo su principal amenaza la destrucción del hábitat por deforestación de las márgenes de los ríos, contaminación y captura incidental en redes de pesca, según reporta el Libro Rojo. Algunos grupos se encuentran en áreas protegidas ubicadas en los Llanos y en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro. Ambas especies están incluidas en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...