El valor ecológico del río Guarapiche


Foto http://cdch-ucv.net/contenido/3320
La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela se ofrece para promover, con los organismos gubernamentales competentes, las investigaciones técnicas y científicas que permitan evaluar la magnitud y consecuencias del derrame petrolero
 

En un llamado de alerta sobre las amenazas que conlleva la actividad petrolera en la Cuenca del Orinoco y cuencas vecinas, ha resultado el reciente derrame de crudo en el río Guarapiche del estado Monagas.

“Los derrames producen cambios importantes en el equilibrio químico del agua, más aún en estas áreas donde los morichales poseen muy poca capacidad amortiguadora y son frágiles ante cualquier tipo de alteración de su equilibrio. Por estas razones la fauna y flora acuáticas y en particular su ictiofauna (peces) seguramente serán afectadas y posiblemente eliminadas en todas las áreas bajo el efecto del derrame”, explica el científico Antonio Machado-Allison, uno de los firmantes del comunicado emitido el pasado viernes 24 de febrero por la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela (Acfiman).
En el documento la Acfiman exhorta al Ejecutivo Nacional a iniciar estudios científicos que evalúen, de forma “justa e imparcial”, la magnitud y las consecuencias que pudiera ocasionar en el ecosistema y la salud de la población afectada, el derrame petrolero ocurrido en el río Guarapiche del estado Monagas.
“La Academia considera preocupante que los órganos del Estado responsables de las operaciones petroleras, de la salud pública, de la seguridad laboral y del ambiente, no hayan presentado, hasta el momento, una evaluación del hecho acaecido y de sus consecuencias. Esta evaluación inicial debe ser el punto de partida de una consideración justa e imparcial de la evolución del suceso, con carácter retrospectivo elaborada conforme a severos protocolos”.
En tal sentido, la Acfiman, como corporación que agrupa a científicos del país se ofrece para promover con los organismos gubernamentales competentes” “las investigaciones técnicas y científicas que se consideren pertinentes con el concurso de las universidades nacionales, institutos y centros de investigación expertos en el tema”. 

Aún no se tiene conocimiento del volumen de petróleo derramado en el río Guarapiche. Foto Google
Añaden que esta evaluación debe medir no sólo la magnitud del daño ocurrido sino también conocer los mecanismos que llevaron a que sucediera este derrame a fin de “dar pautas para establecer medidas compensatorias justas, a la vez que dictar normas que procuren evitar sucesos indeseados”. Aclaran que la investigación debe ser “exhaustiva, independiente de las instituciones, directa o indirectamente involucradas, que cuente con su buena disposición y colaboración”.
Además, el exhorto de la Acfiman señala que debe garantizarse a las comunidades que habitan en la zona impactada por el derrame petrolero “que su agua de consumo esté en condiciones de uso sin afectaciones a la salud inmediatas o a largo plazo y que igualmente puedan hacer uso alimentario de la fauna íctica (peces), sin deterioro a su salud o que sometidas a la imposibilidad de usar ambos recursos o alguno de ellos, se garantice su adecuada suplencia con suficiencia y oportunidad”.


ISLA ECOLÓGICA

El documento explica que el río Guarapiche forma parte de la cuenca del río San Juan, que es considerada una “isla ecológica”, por ser un centro de gran importancia geográfica y evolutiva de los peces continentales. Detalla que los estudios científicos realizados en los años 1970, 1978 y 2010 indican que en esta cuenca se han registrado 218 especies de peces y muchas de ellas se encuentran solamente señaladas para estos ríos (endémicas), tal es el caso de la sardina pintada (Bryconamericus yokiae), la mojarra (Creagrutus hysginus), el corroncho o chupa piedra (Chaetostoma venezuelae) y la aguja (Farlowella venezuelensis). 

Especies de peces que sólo habitan en la cuenca del río San Juan.
Asimismo destaca que la vegetación ribereña de los ríos de la cuenca del San Juan al estar compuesta por bosques de galería, de piedemonte, morichales, y bosques siempre verdes de pantano en la zona continental y un bosque de manglar en su desembocadura en el Golfo de Paria; “tiene sus particularidades e importancia biológica tanto como en componentes de biodiversidad como su uso como alimento, refugio y protección la fauna silvestre”.
Antonio Machado-Allison, biólogo e investigador del Instituto de Zoología Tropical, advierte en un análisis publicado por el Consejo de Desarrollo Cietífico y Humanístico de la Universidad Central de Venezuela, que al norte de la desembocadura del río San Juan se encuentra el Parque Nacional de Turuépano, un área biológica importante que protege uno de los sistemas de manglares más extensos y mejor conservados del país, así como también complejos de turberas, morichales, bosques inundables y manglares que son un importante refugio de biodiversidad terrestre y acuática.

Parque Nacional Turuépano. Foto Google
“El parque protege una de las poblaciones más grandes del “manatí del Caribe” (Trichechus manatus) y de otras especies amenazadas como el “perro de agua” (Pteronura brasiliensis) y la “nutria” (Lontra longicaudis), la “danta” (Tapirus terrestris), la “corocora roja” (Eudocimus ruber) y “pato real” (Cairina moschata). El área también es zona de paso de aves migratorias como el “playero albiblanco” (Catoptrophorus semipalmatus) y es reconocida como una de las reservas más importantes de aves acuáticas en Venezuela”.
Subraya Machado-Allison que este parque presenta un riesgo alto de amenaza a su biodiversidad debido a la cacería ilegal, los incendios, la pesca ilegal, la carencia de personal e infraestructura y los proyectos de desarrollo del sector petrolero en sus adyacencias, tal como lo han señalado los estudios de la organización ambiental Parks Watch-Venezuela.
Enfatiza que debido a la falta de conocimiento del volumen de petróleo derramado, sólo se puede hacer un escenario que contemplaría un volumen moderado, en el cual “el petróleo no solamente afectará el Guarapiche y el Río San Juan sino que saldrá al Golfo de Paria y por el efecto de las corrientes se desplazará al norte afectando áreas tan lejanas como las costas de Trinidad”.

Impactos

El especialista Antonio Machado-Allison señala que entre los efectos principales de la contaminación por petróleo, se encuentran:

  • Muerte de organismos que permanecieron en contacto con el derrame
  • Cambios inmediatos y a largo plazo en la calidad del agua. Reducción del oxígeno disuelto, incremento de CO2 y de la temperatura, reducción de transparencia impidiendo entrada de luz y fotosíntesis en microalgas y plantas sumergidas. Agua no apta para consumo animal o humano
  • Modificación del sustrato (sedimento), inconveniente para el desarrollo de la vida.
  • Pérdida de nutrientes.
  • Reducción de la producción primaria y productividad afectando la circulación y transferencia de nutrientes.
  • Efectos inmediatos incluyen: reducción de diversidad y simplificación de la estructura comunitaria por mortalidad directa por asfixia o por bioacumulación en el tiempo. Por ejemplo incremento de oligoquetos y disminución o eliminación de quironómidos, crustáceos y peces (ictioplancton (larvas de peces) es particularmente sensible).
  • Efectos a largo plazo incluyen modificaciones subletales: fisiológicas, bioquímicas, genéticas y de comportamiento, en numerosos organismos acuáticos y terrestres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...