Los 44 años de las reservas forestales El Caura y La Paragua


El 23 de enero de 1968 se les asignó la figura jurídica de áreas con fines de aprovechamiento bajo usos normados

Las reservas forestales de El Caura y La Paragua arriban mañana a sus 44 años de creadas, como áreas con fines de aprovechamiento bajo usos normados.
Ambas figuras jurídicas fueron establecidas el 23 de enero de 1968, según los Decretos N° 1045 (El Caura) y 1046 (La Paragua), publicados en la Gaceta Oficial N°28.541, con el objetivo de “conservar tierras y bosques públicos para asegurar la producción forestal, garantizar el abastecimiento de la industria maderera nacional y el manejo del recurso forestal”.

Estas reservas junto a Imataca y Sipapo (estado Amazonas) constituyen, según el Informe de la FAO, el más grande patrimonio forestal al sur del río Orinoco, representando el 91 % del total de superficie de reserva del país: El Caura 5.134.000 ha, La Paragua 782.000 ha, Imataca 3.749.941 ha, y Sipapo 1.215.500 ha, para un total de 10.881.441 ha.
Explica el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (Mppa) que la superficie delimitada por la reserva forestal El Caura está cubierta de bosques “con un cuantioso potencial maderero”, en la que destacan las especies vegetales aceite cabimo, algarrobo, araguaney, caoba y carapa. Abarca los Municipios Sucre y Cedeño del estado Bolívar y presenta la particularidad de ser la más extensa reserva forestal del país, incluyendo en su seno al Parque Nacional Jaua Sari Sariñama.
El Caura es rico en diversidad biológica y cultural, con un gran potencial de desarrollo para la generación de los servicios ambientales. Según datos aportados por la Asociación Venezolana para la Conservación de Áreas Naturales, Acoana, esta cuenca posee una biomasa aproximada de 1.400 millones de toneladas, 17 por ciento de las especies florísticas del país y más del 32 por ciento de la fauna nacional, además de ser un importante reservorio de carbono para el mundo.
Por su parte, la Reserva Forestal La Paragua se ubica en el Municipio Angostura, entre los ríos Caroní y Paragua, destacando al sur el cerro Guaiquinima, uno de los monumentos naturales Los Tepuyes. Los estudios del Mppa estiman que en ella existen unas “400 especies forestales catalogadas como comerciales de las cuales se han aprovechado unas 60 especies como el puy, algarrobo, carapa, cedro, samán y pardillo amarillo”. 
Según el decreto 1046, los usos permitidos en esta área bajo régimen de administración especial son el forestal y el científico-educativo.
Sin embargo, aunque estas reservas aún no se han incorporado a la producción nacional, tanto en La Paragua como en El Caura ya se evidencian impactos por las presiones agrícolas y mineras. Respecto a La Paragua, un estudio publicado en 2008 por Edelca (hoy Corpoelec) indica que esta reserva “ha sido ocupada y deforestada de manera ilegal para desarrollar actividades agrícolas y mineras”. Con relación a esta última actividad, el documento señala que las explotaciones legales e ilegales se ubican en la parte norte siendo las más activas aquellas localizadas en las zonas La Paragua-Aza-Karún y río Oris-Los Picachos.
También, un análisis del especialista forestal José Lozada, investigador de la Universidad de Los Andes, publicado en la Revista Forestal Venezolana N° 51, refiere los estudios realizados en la Reserva Forestal El Caura que estiman una tasa de deforestación de 1.510 ha/año en el período 1993-2005; además de comprobar la destrucción del área noroeste de la Reserva Forestal La Paragua. “En estos dos sectores parece urgente formular y ejecutar planes de manejo adaptados a las realidades socio-económicas y culturales de esas regiones. Esta es la mejor forma de frenar el detrimento que están sufriendo estos ecosistemas”.

Patrimonio Forestal
Según el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente las Reservas Forestales “son áreas de patrimonio forestal que se pueden encontrar tanto en tierras del dominio público como privado y que debido a sus características y potencialidades deben destinarse a la producción permanente de productos forestales sin menoscabo de sus funciones protectoras, recreacionales y científicas; bajo el criterio de rendimiento continuo o sostenido a través de planes de manejo”.
Actualmente, el Gobierno nacional revisa la Política Forestal Nacional que prevé entre otros aspectos “la sustentabilidad del patrimonio forestal, y con ello, la conservación y protección de la Diversidad Biológica, bajo un enfoque que oriente acciones para el desarrollo de medidas de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático”. Asimismo, plantea:
  • El uso múltiple del bosque que permita dar valor agregado a la actividad forestal incorporando otros usos compatibles con la misma.
  • La eliminación del latifundio forestal (concesiones forestales), con la creación de la Empresa Forestal Nacional.
  • La inclusión social, corresponsabilidad y la formación de los sectores organizados para fortalecer el desarrollo endógeno y el manejo forestal comunitario.
  • El desarrollo de un programa nacional de plantaciones forestales de uso múltiple en un horizonte de 25 años, que permita satisfacer la demanda nacional de madera y otros servicios, con la finalidad de disminuir la presión que existe sobre del bosque natural para la obtención de bienes maderables.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías y el rescate de las tradiciones de los pueblos originarios que valoren el bosque desde la perspectiva de los bienes no maderables
  • La consolidación de las cadenas y redes productivas forestales (producción-transformación-transporte-comercialización de los bienes maderables y no maderables).
  • El desarrollo de programas de investigación que respondan a los intereses actuales y potenciales de la Política Forestal Nacional. Creación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...