Científicos priorizan acciones de conservación en seis áreas de la Guayana venezolana

El área de la cuenca binacional del Orinoco comprende
981.446 km2.
Recomiendan implementar estrategias en un plazo no mayor a dos años destinadas a la ejecución de programas de monitoreo e inventario de especies

Científicos recomiendan iniciar en un plazo no mayor a dos años, acciones de conservación en seis áreas naturales de la Guayana venezolana: Confluencia de los ríos Caura y Orinoco; Corredor Medio Orinoco; Estrella Fluvial del río Inírida; Corredor Bajo Orinoco-Delta sur; Sierra Maigualida (río Cuchivero); y Río Ventuari.
Así se desprende del análisis realizado durante el cuarto taller binacional para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad en la cuenca del Orinoco, evento realizado a finales de 2011 en Colombia con el objetivo de “generar propuestas conjuntas de trabajo a corto, mediano y largo plazo, mediante sinergias, cooperación técnica y financiera e intercambio de información entre Colombia y Venezuela”.


A CORTO PLAZO
Los expertos señalan que el tamaño y la condición prístina presente en la confluencia de los ríos Caura-Orinoco “convocan a actuar de inmediato”, además de requerir inventarios y enfatizar los proyectos de monitoreo existentes. Respecto al corredor Medio-Orinoco, “existen inventarios pero es necesario complementarlos y hacer monitoreo”. Asimismo, advierten sobre la existencia de muchos títulos mineros y la excesiva extracción de peces ornamentales.
Con relación al área Sierra Maigualida-Río Cuchivero, sugieren iniciar estudios de inventario de especies; mientras que el área denominada Estrella Fluvial Inírida, sitio Ramsar por ser un importante humedal, “presenta un sector de desembocadura del río Guaviare con alto grado de transformación y bajo conocimiento sobre el efecto de aguas blancas y suelos arcillosos”, así como también amenazas por futura minería. Señalan que sobre esta área, considerada como una oportunidad para probar una estrategia binacional, “existen inventarios pero deben ser complementados y se deben hacer monitoreo.
Acerca de la parte sur del Delta del Orinoco, cercana a la provincia de Imataca, donde existe un aparente corredor biológico con influencia de plantas amazónicas, hay presión de uso (por la extracción de diamante, hierro y bauxita), tráfico de fauna y presencia de mamíferos endémicos, por lo que “hay necesidad de abordarlo pronto e inventariar”.
En el sector Río Ventuari, los científicos han determinado al menos 13 especies de tortugas viviendo en el mismo sitio; la extracción de grandes cantidades de peces que salen a Colombia; y la actividad minera ilegal. De tal forma que proponen verificar cambios por uso, monitoreo e inventarios.

A MEDIANO PLAZO
La isla de Mamo, en el bajo Orinoco, fue considerada como un área de atención a mediano plazo (máximo cinco años), ante el desarrollo petrolero, la sobrepesca y pesca ilegal (incluso con uso de pesticidas) y el irrespeto a las vedas.
De igual forma, subrayaron la necesidad de trabajar en la estandarización de métodos para inventarios y monitoreo de la biodiversidad de la Orinoquia colombo-venezolana; promover la elaboración del “Libro rojo de los ecosistemas terrestres y acuáticos de la Orinoquia; completar para septiembre de 2012 el estudio de estimaciones poblacionales de delfines desde el rio Caura hasta Tucupita; evaluar el estado de las poblaciones de manatí, perro de agua, nutria, delfín (Inia geofrensis y Sotalia) en toda la Orinoquia; proponer como áreas de conservación la desembocadura del río Caura y el delta interno de la confluencia Ventuari y Orinoco; y evaluar la situación del aprovechamiento ilegal de la tortuga cabezona y la anaconda o boa en el alto Orinoco.
Cambio Climático
Los científicos destacaron la necesidad de seleccionar localidades para el monitoreo del efecto de cambio climático en la biodiversidad de la Orinoquia, para lo cual proponen establecer parcelas en Los Andes y las tierras altas de la Guayana. Además, plantean “conformar un grupo de trabajo para el análisis de información que permita conocer el efecto del cambio climático sobre la biodiversidad con base en inventarios e información disponible”.
Áreas de conservación
La reunión de Colombia sirvió para presentar los avances del trabajo propuesto en los talleres de 2009 y 2010, en los cuales se reconocieron 28 áreas geográficas para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad en la cuenca del Orinoco, y también permitió definir “una ruta para implementar acciones de conservación que van desde la declaratoria de áreas protegidas hasta el desarrollo de estrategias de conservación que aseguren la conexión de dichas áreas”. Para la Guayana venezolana se identificaron siete áreas ubicadas en:
  1. Confluencia Caura-Orinoco: se distribuye en límites de los estados Guárico, Anzoátegui y Bolívar.
  2. Corredor Medio-Orinoco: comprende una zona de 15 km, desde la desembocadura del rio Mataven en Colombia, hasta el sector conocido como río Parguaza, en el Estado Bolívar.
  3. Estrella Fluvial Inírida: abarca parte de los departamentos del Guainía y Vichada en Colombia y el estado Amazonas en Venezuela.
  4. Corredor Bajo Orinoco-Delta Sur: incluye los estados Delta Amacuro y Monagas y es parte de la reserva de la biosfera Delta del Orinoco.
  5. Río Ventuari: se encuentra en el norte del estado Amazonas donde limita con el estado Bolívar.
  6. Sierra Maigualida (Río Cuchivero): se encuentra en el estado Bolívar en límites con el estado Amazonas.
  7. Isla de Mamo: incluye los estados Anzoátegui y Bolívar y se ubica en el propio cauce principal del rio Orinoco, donde se dispone la isla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...