Indígenas construyen estrategia ante impacto de megaproyectos en territorios amazónicos

Los líderes indígenas expusieron los proyectos de infraestructura que pudieran impactar en sus hábitats.
La posible construcción de un puerto de aguas profundas en el Delta del Orinoco y un corredor vial entre Manaos y Río Negro, preocupó a los 50 voceros indígenas de los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro que se reunieron a lo largo de esta semana en la Casa de la Diversidad Cultural de Ciudad Bolívar

Esta semana, la Casa de la Diversidad Cultural, ubicada en la calle Venezuela de Ciudad Bolívar, estuvo muy concurrida. Temas como la posible construcción de un puerto de aguas profundas en el Delta del Orinoco y un corredor vial entre Manaos y Río Negro, preocuparon a los 50 voceros indígenas de los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro que se dieron cita en el primer taller nacional de análisis y construcción de estrategias a implementar, frente a los proyectos de infraestructura previstos en la Amazonia venezolana.
El evento fue organizado por la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) y la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Amazonas venezolano (Orpia), con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, la Defensoría del Pueblo, la Fundación Ford, el Consejo Nacional Indio de Venezuela (Conive), la Federación Indígena del estado Bolívar, la Unión de Comunidades Indígenas Warao y el Instituto Autónomo Indígena de Bolívar.
Nicolás Betis, vice coordinador general de la Coica y defensor auxiliar en derechos indígenas de la Defensoría del Pueblo, explicó que a lo largo de la semana, los asistentes se conformaron en grupos de trabajo para analizar la cartera de proyectos planteada por la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA), los cuales en su mayoría serán desarrollados en territorios indígenas amazónicos.
Al respecto, destacó la importancia de que “los pueblos analicen la situación, conozcan claramente las amenazas y oportunidades que estos proyectos representan para ellos y construyan una estrategia que les permita constituirse en un actor regional fuerte, que sea tomado en cuenta en los procesos de toma de decisiones, de manera directa, y garanticen el cumplimiento de los derechos que les asisten y puedan participar en los procesos de planeamiento a nivel de gobiernos e instituciones financieras internacionales”.
Juan Carlos Jintiach de la COICA

DERECHO A LA CONSULTA
Juan Carlos Jintiach, coordinador del área de Cooperación Económica Internacional y Desarrollo Autónomo con Identidad de Coica, agregó que el taller permitió a los pueblos indígenas identificar a los actores claves que están detrás de los megaproyectos de IIRSA, pero también destacó la importancia de conocer aquellos proyectos previstos en el Plan Nacional Simón Bolívar.
“Deben hacer una lectura de todos los pro y los contra de esa cartera de proyectos, si en verdad van a fortalecer a los pueblos indígenas o es un paso más a la extinción, a la expulsión o al saqueo de sus recursos naturales, entonces debemos tener conciencia que Venezuela como Estado soberano tiene su plan nacional, pero deben velar por el consentimiento de sus derechos universales, respetando las normas constitucionales y los derechos colectivos de los pueblos indígenas”.
Alfredo Rendón, concejal indígena y secretario ejecutivo de Conive, manifestó la importancia de conocer los planes estratégicos tanto nacionales como internacionales que se tienen proyectados en los hábitats y territorios indígenas, a fin de “analizar sus impactos, intercambiar ideas y experiencias que nos van a beneficiar en la defensa de nuestro derechos”.
Alfredo Rendón de CONIVE
“Con la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco estamos conscientes que los recursos naturales renovables son del Estado venezolano, pero este desarrollo está causando un impacto dentro de nuestros pueblos, dañando todo lo que significa ese ecosistema que por muchos años hemos mantenido y que significa la convivencia y la cosmovisión de nosotros como pueblo”.   
Luis Paulino Mundo, Capitán General del sector indígena Cuyuni, ubicado en el Municipio Sifontes, destacó que “como pueblos indígenas ya sabemos los impactos que van a venir al desarrollar algunos de estos megaproyectos, como el tendido eléctrico que pasó por nuestros territorios hasta Brasil”. Recordó las diversas actividades de protesta que llevaron a cabo hasta que, “entendimos que era un proyecto internacional de integración y llegamos a un acuerdo entre el Estado venezolano y pueblos indígenas, estableciendo puntos de entendimiento dirigidos a crear una comisión interinstitucional para el proceso de demarcación y titulación de los pueblos indígenas, que continúa vigente”.
Asimismo, al líder indígena le preocupa la minería de gran escala que se viene realizando de forma ilegal en su sector “invadido por mineros extranjeros que terminan contaminando los ríos y deforestando nuestros bosques”. Indicó Mundo que la actividad se está llevando a cabo en la cabecera del río Cuyuní y por el río Chikanan, cerca de las comunidades de San Luis Morichal, “destruyendo la naturaleza y eso es un impacto negativo sobre las comunidades, ahora hay una escasez de alimentos primarios en cuanto a la pesca y la cacería”.
Dijo que el Ejecutivo nacional decretó once áreas para la explotación de la pequeña minera en el Municipio Sifontes, ubicadas en los sectores conocidos como  La Pelota, Bizkaitarra y San Martín de Turumbán, “pero hasta los momentos, el manejo ambiental de estas áreas no se ha cumplido. El Gobierno nacional también planteó el saneamiento ambiental del río Cuyuní, pero esto se aplicó parcialmente, y nuevamente volvieron los mineros”.
Ninfa Tividor coordinadora de ORPIA
Por su parte, Ninfa Tividor, coordinadora de Orpia, insistió en que “debe darse la consulta y participación directa de nuestros pueblos, ya que además nuestra misma Constitución Nacional nos garantiza ese derecho”. Dijo que durante las deliberaciones se plantearon los posibles impactos que tendrán los proyectos de una arrocera planificada para el estado Delta Amacuro y la construcción del corredor vial entre Manaos y Río Negro en el estado Amazonas. Para Tividor la tarea ahora es socializar la información recibida en el taller  “y bajarla a nuestra dirigencia indígena venezolana, y que a su vez ellos sirvan de multiplicadores en sus respectivas comunidades”.

RESULTADOS DE LAS MESAS DE TRABAJO 

Alianza estratégica: Consolidación de posiciones de los pueblos indígenas de la cuenca sobre el desarrollo regional.
Fortalecimiento organizativo: Consolidación de la organización nacional de los pueblos indígenas en el marco de la estructura de cada estado o región.
Participación: Los gobiernos, las empresas privadas y públicas están implementando proyectos y mega proyectos de infraestructura a nivel regional, con el concepto de integración regional, con o sin consulta / consentimiento a los pueblos indígenas, por tanto la importancia de articular propuestas alternativas y propositivas que promuevan la participación efectiva en los aspectos de derechos económicos, sociales y ambientales.
Capacitación: Crear programas conjuntos de capacitación a los actores claves como gobiernos locales, gobiernos provinciales, instituciones indígenas amazónicas, organizaciones, nacionalidades, pueblos indígenas bases, para articular propuestas y exigir a los gobiernos el derecho a la libre determinación de los pueblos.
Transparencia: Facilitación de la información total; Dialogo de alto nivel entre representantes de los estados estado y los pueblos indígenas; Mapeo de actores; Llevar el tema de Mega Proyectos en el Foro Permanente de la NNUU y dialogar con los delegados de gobiernos el mayo de 2012; Visibilización de la Unión Europea al IIRSA; Aprovechamiento del Estatus Consultivo ante la CAN, OEA; Especialización de la COICA en Cambio Climático, REDD, Biodiversidad, con un programa de diplomacia indígena.
Estrategia de trabajo: Generar capacitación y puntos de debate interno como pueblos indígenas para una incidencia a nivel de gobiernos sobre los proyectos e industrias extractivas que afectan principios de los pueblos indígenas (Minería, petróleo, hidrovías, represas, forestales, consulta previa, consentimiento).
La COICA trabaje mediante una agenda que integre participar a las organizaciones regionales y sus bases, la organización debe estar fortalecida priorizar estudios de caso.
Cambio climático: Los pueblos indígenas de la cuenca amazónica debemos asegurar la consolidación de los territorios antes de la preparación, implementación y aplicación de los programas de REDD+.
Transporte sostenible:Como COICA, solicitar a BID que las consultas sean de tratamiento especial sobre los PPII, se realice en base a los instrumentos jurídicos internacionales en el principio de un procedimiento y mecanismo adecuado sobre sus usos y costumbres.
Proyectos IIRSA
Foto iirsa.org
Según explica en su página web, la IIRSA se estableció en agosto de 2000 durante una reunión de Presidentes de América del Sur realizada en Brasilia, y se concibió como “un mecanismo institucional de coordinación de acciones intergubernamentales de los doce países suramericanos, con el objetivo de construir una agenda común para impulsar proyectos de integración de infraestructura de transportes, energía y comunicaciones”.
Los países acordaron una cartera de 524 proyectos de los cuales Venezuela participa en ocho desarrollos, a saber: Expansión de la actual línea de transmisión Guri-Boa Vista; líneas de fibra óptica que interconecte Caracas-Norte de Brasil; puerto de aguas profundas en el noreste de la costa caribeña de Venezuela o mejoramiento del actual puerto de Guanta; rehabilitación de la carretera Caracas-Manaos; segundo puente bimodal sobre el río Orinoco; vía férrea conectando el puerto de aguas profundas o el puerto de Guanta con Ciudad Guayana; Gasoducto Venezuela-Suriname-Guyana; y las rutas de conexión entre Venezuela (Ciudad Guayana), Guyana (Georgetown) y Suriname (Apura-Zanderij-Paramaribo)
Cambio climático
Juan Carlos Chacón, técnico de la Coica, explicó que en el marco del taller se realizaron cursos de formación sobre el impacto del cambio climático en las condiciones de vida de los pueblos indígenas, al tiempo que se les instruyó sobre el programa de Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y la Degradación Forestal en los Países en Desarrollo (Redd), capacitándolos en los métodos para medir la captación de dióxido de carbono (CO2) en los árboles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...