Los 49 años del Parque Nacional Canaima

El 12 de junio de 1962, el Ejecutivo Nacional crea esta figura jurídica con el fin de proteger los legendarios tepuyes y el imponente Kerepakupai, mejor conocido como el Salto Ángel
  
 





“Tu individualidad se desvanece cuando llegas a la sombra de los tepuy, donde las chicharras han invitado a todas las aves a participar…”. Libro de cuentos “Makunaima en el valle de los Kanaimas” de Lino Figueroa.

Así le decía la voz de la serpiente a Makunaima, la más grandiosa de las leyendas del pueblo Pemon y tan cierto es, que cualquier visitante del Parque Nacional Canaima (PNC) pierde esa particularidad del ser, para integrarse como un todo a la naturaleza que se manifiesta exuberante en el cuarto parque más extenso del mundo.
De ahí, que hoy cuando se cumplen 49 años de creado, según decreto Nº 770 del 12 de junio de 1962, hay más de un motivo para sentirse orgulloso de ser guardianes y depositarios de uno de los escenarios paisajísticos declarado por la Unesco, Patrimonio Natural de la Humanidad.
Con una superficie de 30 mil kilómetros cuadrados (del tamaño del estado Monagas), el PNC está ubicado al sur del rio Orinoco entre los municipios Gran Sabana, Sifontes y Piar del estado Bolívar, siendo drenado casi en su totalidad, por ríos de la cuenca del Caroní y en menor proporción, por la parte alta de la cuenca del rio Cuyuní, al nordeste.
Es el segundo parque nacional más grande de Venezuela (el primero es el Parima Tapirapecó ubicado en el estado Amazonas), por lo que el PNC se divide en dos sectores, el occidental conocido como Canaima que abarca un millón de hectáreas, delimitadas entre el río Karuai al este y el río Caroní al oeste. En este sector se encuentran las localidades de Kamarata, Kavac, Urimán y Canaima con su hermosa laguna que se forma en el río Carrao, así como también el Macizo del Chimantá y el Auyantepui.
Por su parte, el sector oriental mejor conocido como la Gran Sabana, ocupa una extensión de 2 millones de hectáreas que abarca desde Sierra Lema hasta la frontera con Brasil.
Según la publicación “Áreas Naturales Protegidas de Venezuela”, la figura jurídica de parque nacional se otorga con el objetivo de “conservar y preservar las características naturales únicas que forman parte del Escudo Guayanés”; entre ellas destaca que es uno de los núcleos continentales más antiguos del planeta, con una edad aproximada de 2 mil millones de años, formado por una capa de rocas sedimentarias que se ha ido depositando a lo largo de unos mil setecientos millones de años. Además de poseer los indescriptibles Tepuyes que en su mayoría alcanzan alturas que varían entre los 2 mil y 2 mil 700 metros, siendo el más imponente el Auyantepui desde donde se desprende el conocido Salto Ángel o Kerepakupai (en lengua Pemon), la cascada más alta del mundo con una caída libre de agua de 980 m.

ENDEMISMO
Otra de las características únicas que presenta el PNC y que motivaron su creación como parque nacional, fue la elevada diversidad de flora y fauna que sólo se da en este ecosistema. El más reciente estudio compilado en el libro “Biodiversidad del Parque Nacional Canaima”, editado por Fundación La Salle de
Ciencias Naturales y The Nature Conservancy, detalla que del total de peces, identificados (119 especies) casi la mitad son exclusivos de los ríos del parque, un nivel de endemismo considerado como el más elevado en el contexto de otras subcuencas del Orinoco.
Asimismo, se registran 95 anfibios y 111 reptiles, “riqueza que representa un tercio del total conocido para Venezuela y casi la mitad de los anfibios y reptiles señalados para toda Guayana venezolana”. La investigación señala que el 36% de los anfibios son exclusivos del parque, mientras que solo 8% de los reptiles son endémicos, la mayoría de ellos circunscritos a las cimas y laderas tepuyanas, exhibiendo historias de vida muy peculiares y únicas.
Respeto a las aves, el estudio registra un total de 587 especies, número que representa el 43% de la avifauna del país, siendo el 6% de estas aves propias del parque, habitando en los ecosistemas de los macizos tepuyanos.
Con relación a la fauna de mamíferos, la publicación reúne 151 especies, riqueza que representa el 40 % de la fauna del país y el 61% de la región Guayana, dominando ampliamente los murciélagos y roedores. “Dos marsupiales y tres roedores son exclusivos del parque, incluyendo un genero endémico del Roraima: el ratón Podoxymys roraimae”.

AMENAZAS
Toda una riqueza natural que se ve amenazada, según reporta el último monitoreo realizado por la organización ambiental venezolana Bioparques, debido al turismo no regulado, los incendios, minería, el crecimiento demográfico, infraestructura incompatible con el paisaje y los valores culturales, desarrollos hidroeléctricos y conflictos de manejo con las comunidades indígenas.  Viviana Salas, directora ejecuta de Bioparques menciona que “cada vez es más inminente implementar iniciativas que armonicen con la conservación de la biodiversidad del parque y con el aprovechamiento y uso sustentable de los recursos naturales por parte de las comunidades indígenas”.
Si queremos que las aves sigan aceptando la invitación de las chicharras para ese concierto en los majestuosos tepuyes, debemos apoyar las distintas iniciativas tanto del Estado venezolano como de las organizaciones ambientalistas en el manejo y conservación del Parque Nacional Canaima.


Acciones como regalo

1 Cuando te acerques a disfrutar de los particulares paisajes que ofrece nuestro patrimonio natural de la humanidad recuerda contribuir con la conservación de nuestros recursos naturales y causar el menor impacto posible en tu visita.

2 Respeta las señalizaciones y utiliza los caminos ya existentes para movilizarte dentro del parque. No intentes abrir caminos nuevos con tu vehículo.

3 Coloca la basura en los sitios destinados para ello, si es posible lleva tu propia bolsa de desechos e incluso colócala en algún contenedor fuera del parque nacional.

4 Evita encender fogatas, son sumamente peligrosas para la integridad biológica del parque.

5 No extraigas minerales ni compres artesanía que utiliza materiales como el jaspe y el caolín.

6 No extraigas plantas y no compres ni caces animales silvestres. Si observas personas vendiendo cualquier animal o planta, no contribuyas con el tráfico ilegal de recursos naturales y denuncia al vendedor. Fuente: Bioparques

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...