domingo, 19 de junio de 2011

La estrategia para lograr un aire limpio


Explica Carrasco que en la ciudad existen siete empresas vinculadas a los sectores hierro y acero, aluminio primario, ferroaleaciones y minerales no metálicos que en conjunto generan más del 80 % de los contaminantes atmosféricos.
Santos Carrasco, experto en tecnología de las Ciencias Ambientales explica los factores tecnológicos, legales e institucionales, que inciden en el deterioro del nivel de calidad de aire de Ciudad Guayana

“La situación de contaminación ambiental que presenta Ciudad Guyana, puede revertirse en un lapso entre tres y cinco años”. Así lo asevera el experto en tecnología de las Ciencias Ambientales, Santos Carrasco quien está convencido que para lograrlo es necesario actuar sobre los factores tecnológicos, legales e institucionales que inciden en el deterioro del nivel de calidad de aire de Ciudad Guayana.
“Afortunadamente y salvo situaciones muy localizadas como el vertedero de desechos de Cambalache, sectores de la zona industrial Matanzas y Cañaveral, Ciudad Guayana no presenta todavía un nivel de deterioro ambiental crítico e irreversible, lo cual representa una excelente oportunidad para diseñar y ejecutar planes de actuación, basados en el marco legal vigente”.

FACTORES TECNOLÓGICOS
Entre los factores tecnológicos, Carrasco menciona “la obsolescencia tecnológica de los equipos y procesos de producción y de control ambiental utilizados por las empresas, que en su gran mayoría datan de la década de los 60 y 70, ocasionando una alta generación de contaminantes atmosféricos y impide cumplir con los límites de emisión establecidos en la norma”.
A manera de ejemplo, Carrasco señala que los filtros de mangas existentes en la mayoría de las factorías sólo garantizan una concentración de partículas totales a la salida de la chimenea de hasta 150 microgramos por m3, “cuando los nuevos textiles filtrantes  permiten alcanzar concentraciones menores a 10 mg/m3, es decir 15 veces menos”.
Otro aspecto que resalta, es el aumento en la capacidad de producción, “sin que se ejecuten las mejoras y ampliaciones en la infraestructura de control ambiental existente para manejar la mayor carga de contaminantes generados”. 
A lo anterior, añade el uso de materias primas e insumos “de baja calidad, es decir con un alto contenido de impurezas que eventualmente se transforman en contaminantes”, además de la inadecuada operación y mantenimiento de los sistemas de control de contaminación de aire, que existen en las industrias. 
“En la zona no existen y tampoco se ha estimulado, la creación de empresas especializadas en la prestación de ese tipo de servicio, y el personal de planta de las empresas, tanto públicas como privadas, no han recibido una capacitación formal sobre el tema”.
Añade Carrasco que en los diseños de las plantas no se incorporaron todos los equipos necesario para controlar las emisiones de partículas asociadas al manejo de materias primas y productos finales a granel (mineral de hierro, pella, prerreducido, alúmina, finos de hierro, etc.) tales como, correas transportadoras, patios de Almacenamiento, silos de materia prima y productos finales, estaciones de transferencia y estaciones de cribado.
Santos Carrasco resalta que mientras funcionó, la red generó información ambiental valiosa que permitió determinar los principales contaminantes generados por las empresas  de Ciudad Guayana.
ENTRE LO LEGAL E INSTITUCIONAL
Con relación a los factores legales e institucionales, Carrasco afirma que la condición de accionista mayoritario que tiene el Estado en las principales industrias generadoras de contaminación “siempre ha influido de manera desfavorable en las actuaciones de las autoridades ambientales competentes (Ministerio de Ambiente, Alcaldía, Fiscalía Ambiental, Guardia Nacional, etc.), creando conflictos de intereses, toda vez que dichos organismos, bajo un equivocado concepto de solidaridad institucional,  exigen de manera tímida e ineficaz  el cumplimiento de la normativa ambiental vigente”.
Aspira Carrasco a que sean las propias empresas del Estado, “mediante el cumplimiento voluntario, oportuno y cabal de las normas ambientales vigentes, las que sirvan de modelo a todas las empresas del sector privado, a través de una gestión conjunta que contribuya con el desarrollo sustentable del país”.     
Respecto a los cronogramas de adecuación ambiental de las empresas dice que ha faltado “una adecuada y sistemática gestión de seguimiento y fiscalización ambiental”; no obstante, destaca los casos de las empresas Sidetur Planta Casima y  Ferroven donde el Ministerio del Ambiente realizó un eficiente control administrativo y técnico, logrando que las empresas instalaran modernos colectores de polvo, con una inversión que supera los 50 millones de dólares americanos.
Asegura que toda estrategia ambiental será factible si se cuenta con “el apoyo de los niveles de decisión correspondientes de las empresas, la actuación firme de las autoridades ambientales, la asignación de los recursos económicos que demandan los proyectos de adecuación ambiental y la activa y permanente contraloría social y ambiental de las comunidades, universidades, medios de comunicación y centros de investigación de la región”.
Perfil
Santos Carrasco, experto en tecnología de las Ciencias Ambientales, egresado de la Berkshire  College de Massachusetts (Estado Unidos), con postgrado en la Universidad de Tokio, Japón y en Holanda.
Actualizar la Norma 
Para quien también ejerció como director del antiguo Servicio Autónomo Ambiental de Guayana, adscrito al Ministerio del Ambiente, la falta de actualización de las Normas sobre Calidad de Aire y Control de Contaminación Atmosférica, “conlleva a que el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y la Alcaldía de Caroní autoricen la instalación de nuevas plantas industriales y la modernización o ampliación de las existentes, exigiéndose límites de emisión que no se corresponde con los desarrollos tecnológicos actuales en materia de control y tratamiento de contaminantes atmosféricos”.

Recomendaciones
El especialista Santos Carrasco detalla una serie de acciones a implementar para mejorar la calidad de aire de la ciudad, entre ellas:
1.   Adoptar en el corto plazo medidas extraordinarias de mitigación y control ambiental en aquellos sectores de la zona industrial Matanzas donde las concentraciones de partículas totales suspendidas  exceden los 300 microgramos por m3 (zonas de aire muy contaminado).
2.  Reactivar el funcionamiento de la Red de Vigilancia de Calidad de Aire, instalando nuevas estaciones de monitoreo en las áreas que se consideren criticas.
3.  Actualizar el inventario de emisiones del parque industrial de Ciudad Guayana mediante la caracterización de todas las fuentes fijas de contaminación existentes.
4.  Priorizar las inversiones ambientales  en aquellas  industrias que contribuyen en mayor proporción con el deterioro de la calidad del aire.
5.  Instrumentar el Plan de Control de Emisiones de Atmosféricas de  Ciudad Guayana a través del Régimen de Adecuación Ambiental establecido en la norma.
6.  Diseñar mecanismos de financiamiento que faciliten a las industrias, tanto públicas y privadas, la obtención oportuna de los recursos económicos y divisas extranjeras necesarias para la ejecución de sus proyectos de adecuación ambiental.
7.  Evitar la expansión urbana anárquica e ilegal de la ciudad hacia las franjas de amortiguación de la Zona Industrial Cañaveral, toda vez que se estaría exponiendo de manera permanente e innecesariamente la población a  niveles de contaminación superiores a los límites de la norma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...