8 mil tortuguillos retornan a su hábitat

En el marco del programa de conservación de tortugas continentales de la cuenca del río Caura, que desarrollan de forma conjunta Fundación La Salle y el Zoocriadero Experimental Wasaña de Maripa con el apoyo del Ministerio del Ambiente y PNUD

Fotos Luís Pérez
Es la mejor época para su liberación. Cuando comienza la temporada de aguas altas en el río Caura, pero aún se pueden ver sus playas, los tortuguillos retornan a su hábitat con el instinto natural de saber que, una vez entrado el período de lluvias, consiguen refugio en los bosques inundables donde van a estar más protegidos y con más alimento.
Un equilibrio tan perfecto como la misma naturaleza, que cada año convoca el compromiso de quienes participan en el programa de conservación de tortugas continentales de la cuenca del río Caura.
En total, 6 mil tortuguillos de la especie Arrau y 2 mil de la Terecay fueron liberados esta semana en el Caño Mato del río Caura, a más de una hora de travesía en lancha desde el muelle de Aripao, comunidad que por primera vez participa de esta actividad conservacionista.

POR QUINTA VEZ
Este programa se desarrolla desde 2005, bajo la coordinación del Museo de Historia Natural de Fundación La Salle, el Zoocriadero Experimental Wasaña y el Ministerio del Ambiente (Minamb), con la activa participación de las comunidades ribereñas del Municipio Sucre del estado Bolívar.
El objetivo del programa es lograr la recuperación de las poblaciones de tortugas Terecay y Arrau, a través de la incorporación de las comunidades locales en el manejo y uso sustentable de este recurso natural.  
Explica el coordinador principal del proyecto e investigador de Fundación La Salle, Arnaldo Ferrer que este año participaron las poblaciones de Aripao y Colonial, esta última constituida por indígenas de la etnia Piapoco.  “La comunidad nunca había criado, ni había participado en colecta de huevos de tortuguillos, incubación y el cuidado de los mismos. Anteriormente se realizaba en el zoocriadero, el cual era manejado por el personal del lugar e investigadores de nuestra institución”. No obstante, añade Ferrer que gracias al aporte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se dotó a 14 familias de Aripao con los implementos necesarios para incorporarlos a la “cría de los tortuguillos en unidades familiares durante un año, para luego ser liberados”. 
Menciona que la participación de las comunidades rurales e indígenas de la región, en cada una de las etapas de esta actividad es fundamental a fin de “minimizar el altísimo porcentaje de mortalidad de estas tortugas durante la fase inicial de sus vidas, por causa del saqueo de nidos y la depredación natural de neonatos, lo cual debería contribuir a la preservación y recuperación de sus poblaciones”.
 
Convenio renovado
En el marco de la liberación de los tortuguillos, se llevó a cabo la renovación del acuerdo de conservación de 88 mil hectáreas de bosques ubicadas en la Reserva Forestal El Caura,  por parte de la comunidad de Aripao. El convenio cuenta con el apoyo de la ONG Phynatura, Mibam y el Programa de Pequeñas Donaciones del PNUD. Suapure es el área escogida para su conservación, la cual abarca desde el caño Guayapo y el límite norte de la Reserva Forestal El Caura; los Caños Mato y Cuchiverito hasta la divisoria de agua de la serranía de Guayapo.  El acuerdo se basa en controlar las amenazas de caza y pesca comercial, extracción de productos forestales primarios, explotaciones mineras y avance de frontera agrícola, haciendo vigilancia frecuente en el área de conservación para reportar a las autoridades competentes cualquier actividad irregular o no permitida.

Terecay (Podocnemis unifilis)
Es de agua dulce, distribuida en la región Oriental de Colombia y Ecuador, el noroeste de Perú, Las Guayanas y parte de Bolivia. En Venezuela se le encuentra en la cuenca del río Orinoco y en el Amazonas, donde presenta una amplia distribución con gran variedad de hábitat, encontrándosele en pequeños caños, lagunas, sabanas inundables y en grandes ríos como el Orinoco, el Apure y el Caura. Alcanza hasta 48 cm de longitud. Su alimentación es omnívora, encontrándose en su dieta principalmente vegetales, crustáceos, moluscos e insectos. Su reproducción se realiza entre los meses de enero a marzo, correspondiendo estos meses al período de verano. El número de huevos por nido oscila entre 25 y 31.

Arrau (Podocnemis expanda)
Es de agua dulce y pesa cerca de 40 kilos. Es la tortuga más grande de Latinoamérica, la hembra puede llegar a medir hasta 70 centímetros de longitud. El color de su carapacho es casi negro formado por placas lisas y grandes, la parte de abajo llamada peto o plastrón es de color amarillento, las patas son cortas y provistas de fuertes y largas uñas. Se alimenta de plantas acuáticas, frutas y semillas, pero también se incluyen en su dieta algunos invertebrados. Además, suelen encontrarse en las cuencas de los ríos Orinoco y Amazonas, pero al momento de poner los huevos prefiere sólo algunas islas del río Orinoco de suelos arenosos. La tortuga adulta puede llegar a poner hasta 200 huevos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...