22 de mayo: el día de la Biodiversidad


En el marco del Año Internacional de los Bosques, hoy se enfatiza la importancia de crear conciencia sobre las amenazas y los desafíos que enfrentan estos espacios naturales, tan pertinente en una Venezuela que cada año pierde 288 mil hectáreas de cobertura vegetal Fotos Google

Desde el año 2000, más de 6 millones de hectáreas de bosques tropicales primarios se pierden cada año en el mundo. Una cifra nada alentadora cuando hoy se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica, enfatizando la importancia de “crear conciencia sobre las amenazas y los desafíos que enfrentan los bosques y promover los esfuerzos para la conservación y la ordenación forestal sostenible”.
La fecha del 22 de mayo fue escogida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para conmemorar el  Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), tratado internacional firmado por 193 países que acuerdan promover medidas para alcanzar un futuro sostenible mediante “la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos”.
Según explica Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, el nuevo Plan Estratégico del CDB, definido el año pasado durante la Cumbre de Nagoya celebrada en Japón, contempla restaurar el 15 por ciento de los bosques degradados, gestionar todos los bosques de manera sostenible, y aumentar la cobertura de las áreas protegidas a un 17 por ciento, para 2020. 

“Los bosques captan y almacenan agua, estabilizan los suelos, albergan la biodiversidad y hacen una importante contribución a la regulación del clima y de los gases de efecto invernadero que están causando el cambio climático”, recuerda el máximo funcionario de la ONU.

DEFORESTACIÓN EN VENEZUELA
Según la última Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales de 2010, realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO), la tasa deforestación en Venezuela es de 0,61%, es decir, 2.880 kilómetros cuadrados al año  (288.000 hectáreas).
Estos datos de la FAO  indican que la superficie de bosque natural en Venezuela “está disminuyendo debido a la tala destinada a pastos para el ganado vacuno y una ordenación forestal aun deficiente”. Al respecto, cabe destacar un reciente estudio realizado por la Universidad de Los Andes, la FAO y la Universidad Alcalá de Henares (España), que permitió identificar las áreas “hot spot” de deforestación en Venezuela, las cuales “representaron un rápido cambio en la cobertura del bosque en los últimos 5 años (2005-2010), debido a la expansión agrícola, la minería o el aprovechamiento forestal entre otras actividades”.
Explica el estudio que el concepto “hot spot” de deforestación es un método que “se basa en la utilización de datos procedentes de sensores remotos, así como la consulta a expertos y su finalidad es obtener las aéreas de rápido cambio a través de cartografía e identificar las causas que impulsaron dichos cambios”.  Los resultados del estudio fueron presentados en el XV Simposio “Sensores Remotos”, celebrado del 30 de abril al 5 de mayo de este año en la ciudad brasilera de Curitiba.

RESULTADOS
La investigación validó cinco áreas “hot spot” de deforestación, de las cuales tres corresponden al estado Bolívar: cuenca alta del río Grita (Táchira); Reserva Forestal de Caparo (Barinas); cuenca alta del Caura; yacimiento minero  Las Cristalinas; y el asentamiento minero Icabarú. 
Los resultados del estudio muestran que las áreas ubicadas al norte del río Orinoco superaron la tasa media anual del país, cifrada por la FAO en 0,61%, al registrar una tasa de deforestación de 0,72% en la cuenca alta del río Grita y 2,95% en la Reserva Forestal de Caparo; mientras que al sur del Orinoco, la tasa estuvo por debajo de la media calculada por la FAO en esa fecha: la cuenca alta del río Caura registró 0,37%, el yacimiento Las Cristinas 0,31% y el asentamiento Icabarú 0,20%.
Una situación que para los científicos que participaron en este estudio, Carlos Pacheco, Danilo Mollicone e Inmaculada Aguado, es preocupante porque “en esta región se localizan los bosques amazónicos del país”.
Con relación a la consulta a expertos, los resultados del estudio permiten delinear 17 zonas  (ver mapa) que en los últimos cinco años han presentado “alta concentración de cambio en la cubierta del bosque”, las cuales, de continuar las tendencias, seguirán siendo áreas “hot spot” en los siguientes 5 años. 
Zonas al norte del Orinoco: Sierra de Perijá, Cuenca alta del río Maticora y Cocuiza,Subregión Andina, Reserva Forestal San Camilo, Reserva Forestal de Caparo, Reserva Forestal Ticoporo, Subregión de la Cordillera de la Costa Central, Macizo del Turimiquire. Zonas al sur del Orinoco: Puerto Ayacucho, Cerro Autana-Yapacana, Cerro Camani-Morrocoy, Los Pijiguaos, La Salvación-El Milagro-Chivapure-Sierra Maigualida, Norte de la Cuenca del Caura-Guarataro-La Tigrera, Icabarú-Salvador de Paul, Ciudad Guayana-Upata-El Palmar, reserva Forestal Imataca.
“La descripción de dichas áreas permitió diagnosticar los procesos de deforestación, además permitió valorar, porcentualmente, las principales causas de la deforestación en Venezuela. De este modo, se identifica la actividad agropecuaria como la primera causa de deforestación, siendo responsable del 47,85% de este proceso. A continuación, se perfila la minería como segunda causa (22,94%), el crecimiento poblacional (20,00%), el aprovechamiento forestal selectivo (4,24%), los incendios forestales (3,29%) y finalmente, la construcción de infraestructuras (1,68%)”.
Pacheco, Mollicone y Aguado están convencidos que este estudio “servirá de plataforma para la evaluación de la deforestación y para establecer la investigación de los inventarios de las emisiones de los gases del efecto invernadero, que tiene que realizar Venezuela ante el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Climáticos”.

Causas
El estudio de Pacheco, Mollicone y Aguado subrayan como causas de la deforestación en Venezuela a “la actividad agropecuaria, específicamente la agricultura familiar mixta y la ganadería extensiva que se practican en un 94% de las áreas “hot spot” de todo el país. La misma está acompañada de las invasiones, la mala aplicación de las leyes agrarias, la construcción de infraestructuras viales y la utilización de incendios forestales de manera intencionada para ampliar la frontera agrícola. Otra causa principal es la actividad minera, tanto metálica como la no metálica; la primera se desarrolla en la mayoría de las áreas “hot spot” de la región sur del Orinoco, y la segunda en la región norte del Orinoco, en la Sierra de Perijá y la Región Andina. De igual manera, el crecimiento demográfico, es otra causa a considerar en la deforestación, ejemplos de interés son los asentamientos cerca de los poblados principales en la región sur del Orinoco, las inmigraciones interregional, nacional y extranjera en la Reserva Forestal de Imataca o la expansión urbana en áreas metropolitanas de las regiones Andinas y centro norte costera”.
El dato 50,49% de la superficie de Venezuela son bosques (FAO, 2010), el 91,37% de los cuales pertenecen a la Amazonía, (Eva y Huber, 2005).

Dinámicas al sur del Orinoco
Según el estudio de Pacheco, Mollicone y Aguado, entre las dinámicas propias de la zona sur de Orinoco que actúan en detrimento de los bosques tropicales, se encuentran:
  • Rápido crecimiento de las áreas urbanas en la región de Guayana.
  • Alta densidad de asentamientos rurales alrededor de los centros urbanos.
  • Crecimiento de la población indígena.
  • Evolución de los asentamientos permanentes de la población minera.
  • Políticas gubernamentales que seguirán incrementado los servicios básicos de salud, educación, finanzas y seguridad en las poblaciones indígenas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...