La magia de observar aves


Rosauro Navarro, coordinador del GIO explica el uso de los binoculares.
Estudiantes y docentes conocieron el mágico mundo de las aves a través del taller organizado por el Grupo de Investigaciones Ornitológicas, la Universidad Nacional Experimental de Guayana y la Red de Aves Internacionales

En el aula “Sabino Eizaguirre” del Centro de Formación Docente “Luis Beltrán Prieto Figueroa”, todo era asombro y curiosidad. Y es que, capacitarse como observadores de aves fue todo un despertar al conocimiento de estos animales vertebrados, para los participantes del taller organizado por el Grupo de Investigaciones Ornitológicas (GIO), Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg) y Aves Internacionales (red de investigadores dedicada al estudio y conservación de las especies que migran dentro del continente suramericano).
Nay Valero
Un total de 25 estudiantes y cuatro docentes de educación primaria y secundaria, de los colegios Fe y Alegría, Monte Carmelo y Yocoima, de Puerto Ordaz; Joaquín Moreno de Mendoza, de San Félix; y Divina Pastora de Tacarigua, estado Nueva Esparta, se adiestraron esta semana, en las nociones básicas y en el uso de las herramientas necesarias para aproximarse a la naturaleza de una de las criaturas más vistosas y sonoras de la biosfera; además de comprender que para conservar, primero hay que conocer.
Nay Valero, profesora e investigadora de la Uneg, dijo que la actividad forma parte del programa de capacitación que desarrollan de forma conjunta GIO, Uneg y Aves Internacionales,  con el objetivo de familiarizar a la comunidad educativa con la llegada de las aves migratorias procedentes de los países del sur del continente americano, evento natural que tiene como escenario la Plaza de las Ciencias, ubicada en la calle Caicara del centro de Puerto Ordaz. 
El dato
En el marco del Día Mundial de la Tierra y el Año Internacional de los Bosques, Fundacite Bolívar estará organizando el 29 de abril a las 2 PM en la Plaza de las Ciencias (calle Caicara, centro de Puerto Ordaz) un ciclo de conferencias a propósito del “Evento Migratorio Austral de Golondrinas”. Entrada libre.
ARTICULANDO ESFUERZOS
Valero explicó que esta iniciativa viene a darle continuidad al taller “Ecosistema Orinoco: Un laboratorio abierto”, organizado en 2010 por Fundacite Bolívar y dictado por la Uneg y GIO a los coordinadores de los Centros de Ciencias de las escuelas del Municipio Caroní, quienes manifestaron su interés en transmitir esos conocimientos  a sus alumnos.
“Así nació la propuesta de articular el trabajo de GIO y Aves Internacionales y establecer la red de monitoreo de las aves desde las escuelas, siendo aprobada como proyecto de extensión de la Uneg”.
Añadió Valero que este primer taller persigue habituar a los participantes con los materiales básicos para la observación de aves: la libreta de campo, los binoculares, la cartilla, el horario, los registros y la ubicación espacial, considerando los puntos cardinales para que tengan una mejor referencia respecto a la plaza, el colegio e incluso sus casas.
“Los estudiantes y docentes tienen ahora que emprender su primera tarea que es hacer un registro de cualquier ave que observen, bien sea en sus casas o camino a la escuela. El próximo encuentro será el 10 de mayo para socializar sus primeras observaciones de aves y compartir experiencias en torno a las especies que escogieron, para luego asistir ese mismo día al final de la tarde, a la Plaza de las Ciencias con el fin de presenciar el espectáculo que constituye la llegada de las aves migratorias”.

Niños atentos a las explicaciones.
TAXIDERMIA
Al abrir la puerta del aula, se podía divisar al grupo de estudiantes que rodeaba a la técnico taxidermista Yemayá Padrón de la Colección Ornitológica Phelps. Los colegiales escuchaban con asombro sobre las características fisiológicas de las aves a través de un ejemplar de la especie Atrapamoscas, que sostenía en sus manos para disecarla y posterior estudio. La especialista les señaló la importancia de las colecciones biológicas porque permiten el estudio de las aves, también les habló sobre el servicio que prestan y la función que tienen en el mantenimiento de los bosques, en la dispersión de semillas y en el control biológico de insectos porque llegan a consumir tres veces su peso corporal.

CONSTRUCTORES DE CIUDADANÍA
Para la especialista en Educación Ambiental, Nay Valero promover este tipo de talleres implica, desde el punto de vista pedagógico, formar un estudiante que se reconozca más en su entorno, a través de la observación y descripción de las especies, y en esa medida “empezar a tener más identidad, a conservar, defender o tener curiosidad por estudiar algún área afín de la ecología”.
Asimismo, Valero resaltó que este tipo de actividades fomentan la posibilidad que tienen los niños de empezar a reconocer los espacios de la ciudad para hacer ciudadanía “y esto es uno de los elementos que nos permite anclar a los niños en su espacio geográfico para que comiencen a ser constructores de ciudadanía”.
Dijo que en ese intercambio de saberes, aspiran involucrar a los padres tanto en la observación del evento natural, el 10 de mayo, como en las futuras actividades que estarán organizando para observar aves en los parques locales. Valero está convencida que “interrelacionarse dentro de sus propios espacios geográficos, será transcendental tanto en la vida personal del escolar como en su futuro profesional”.

Futuros observadores de aves
  • Eunimar Brito (Colegio Divina Pastora, 12 años): es una experiencia muy bonita porque podemos conocer todo sobre las aves, donde viven, como es su cuerpo por dentro y lo que más me llamó la atención fue lo que dijeron de observar la ubicación de las aves respecto a las manecillas del reloj.
  • Jeilenis Green (Colegio Fe y Alegría, 11 años): Siempre me ha gustado el color de su plumaje, por eso me pareció muy interesante este taller donde aprendí mucho sobre como identificarlas y cuidarlas. Me interesó conocer la migración que realizan a través de tantos kilómetros por todo el mundo.
  • Abelardo Belmonte (Colegio Yocoima, 11 años): todo lo que nos enseñaron me interesó, aunque la parte de la taxidermia no mucho, pero me enseñó a conocer al ave por dentro y como cuidarla y protegerla por todo lo que nos brinda al comer tantos insectos.
  • Elvia Rivera, coordinadora de Educación Media del colegio Divina Pastora (Nueva Esparta), dijo que a través del representante de GIO, conoció del taller y “a raíz del fenómeno natural que se dio en el estado Nueva Esparta con las inundaciones, vimos la importancia de trabajar más el aspecto ecológico en nuestro colegio”.

  Aves migratorias (Fotos Google)
Golondrina de río (Progne tapera fusca)
Las dos especies de aves migratorias que llegan a la ciudad son, el atrapamoscas tijereta (Tyrannus savana) y la golondrina de río (Progne tapera), siendo esta última la más numerosa en cuanto a individuos que irrumpen en los frondosos árboles que se encuentran en la Plaza de las Ciencias.
Atarapamoscas tijereta (Tyrannus savana)
Según los especialistas en aves Rosauro Navarro, coordinador del GIO en la región y Sara Leal, investigadora de la Uneg, ambas especies son residentes de Venezuela, pero durante mayo y junio aumentan en número debido a que para esa fecha entra el invierno austral y comienzan los desplazamientos de estas aves migratorias. Sus observaciones indican que estas especies utilizan la Plaza de las Ciencias como dormidero, hecho que pudiera estar asociado a las especies de árboles que se encuentran allí como la Ceiba. Señalan que durante el día están en la ribera del Orinoco, porque son especies asociadas a espacios abiertos donde pueden encontrar muchos insectos para comer.
Destacan que la condición de laboratorio abierto natural de la plaza, debe ser aprovechada por las universidades, liceos y escuelas, para conocer lo que es un movimiento migratorio de las especies de fauna y cómo el hombre incide en él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...