El año de los bosques

La ONU declaró 2011 como el Año Internacional de los Bosques, enfatizando la importancia de estos ecosistemas en la subsistencia humana

Fotos Google/Vitalis

En la Guayana venezolana hay muchas razones para socializar 2011 como el Año Internacional de los Bosques, declarado así por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de enfatizar la importancia de estos ecosistemas en la subsistencia humana.
Y es que al sur del Orinoco se encuentra la mayor extensión de bosques intactos que queda en Venezuela. Según explica la organización ambientalista venezolana Vitalis, cerca del 40% del territorio nacional está cubierto por zonas boscosas, las cuales se concentran en los estados Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro (Región Guayana), con un 75% de superficie forestal; mientras que los estados con baja proporción de bosques son Apure, Cojedes, Monagas y Anzoátegui en los Llanos; y Carabobo, Lara y Nueva Esparta en el centro y el norte de la República. Los demás estados tienen una proporción boscosa moderada.
Sin embargo, advierte Vitalis que “pese a los esfuerzos por conservarlos, la destrucción de bosques en Venezuela continúa a tasas alarmantes. Si bien no existen estadísticas totalmente confiables, según la ONU, nuestro país ha venido registrando en los últimos 20 años una de las tasas de deforestación más altas de América Latina”.
Mapa de los bosques de Venezuela
Al respecto, cabe destacar que los datos registrados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), indican que la superficie de bosque natural en Venezuela “está disminuyendo a un ritmo de 218 mil hectáreas anuales en promedio, debido a la tala destinada a pastos para el ganado vacuno, y una ordenación forestal aun deficiente”. Asimismo, con relación al marco de ordenamiento del uso y manejo de las áreas forestales, la FAO señala que “se han destinado a la producción de madera alrededor de 10 millones de hectáreas de bosques”.
El dato
Bosque: Ecosistema que tenga como mínimo un 10 por ciento de cubierta de copas formada por árboles y/o bambúes, asociados generalmente a una flora y fauna silvestres y a unas condiciones naturales del suelo, y donde no se practican actividades agrícolas. Fuente FAO
GUAYANA BOSCOSA
Los estudios realizados por el equipo del Observatorio Mundial de Bosques (OMB) Capítulo Venezuela, desde 1999 (fecha en que comenzó a identificar valores y amenazas asociadas a estos ecosistemas) indican que los bosques de la región Guayana “están intactos y que una porción importante de ellos, ha sido protegida con fines conservacionistas”. En contraste,  detalla que en los últimos 40 años, cerca del 80% de la deforestación estimada en Venezuela, ha ocurrido al norte del río Orinoco.
De ahí que, a juicio del OMB-Venezuela, el país “enfrenta la oportunidad única de conservar, para las generaciones futuras, una de las zonas boscosas intactas de mayor extensión en el mundo”, considerada por estos expertos como la última gran frontera forestal de la nación, a pesar de las amenazas potenciales que se ciernen sobre ellas y que provienen de las invasiones agrícolas, la ganadería y la minería a pequeña escala.
“Estas amenazas se agravan por el incremento reciente de la población, los cambios en el patrón de asentamiento, la construcción de carreteras y la asignación de concesiones madereras y mineras en bosques hasta ahora intactos; que contribuyen a aumentar las presiones y el acceso a estos ecosistemas”.
El OMB-Venezuela es una red integrada por las organizaciones no gubernamentales Provita, Fudena y Acoana, conjuntamente con la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg); y está afiliada al programa internacional del Observatorio Mundial de Bosques.


RIESGOS
El OMB-Venezuela refiere que los bosques de Guayana están en riesgo debido a la extracción de maderas, la minería, la agricultura y las presiones demográficas:
1. La colonización de los bosques por parte de pequeños agricultores y mineros, representa la mayor presión generada sobre los ecosistemas boscosos en la región.
2. Las presiones poblacionales y los conflictos por uso de la tierra crean el potencial para la pérdida de bosques. El aprovechamiento de maderas, la minería, las comunidades agrícolas y los asentamientos indígenas se solapan a lo largo del territorio del estado Bolívar y, especialmente, en la Reserva Forestal Imataca.
3. Las prácticas vigentes para el aprovechamiento de maderas y la minería promueven la degradación de los bosques y, donde la presión demográfica es alta, facilitan la deforestación de la región.
4. La situación legal no está clara para la mitad de las áreas protegidas con fines conservacionistas de la región Guayana. Esta falta de claridad es producida por el solapamiento entre áreas protegidas con objetivos de manejo contradictorios (por ejemplo, parque nacional versus reserva forestal) y la indefinición existente acerca de los límites decretados para algunas áreas en los documentos oficiales.

ZONAS CRÍTICAS
De igual forma, el estudio del OMB-Venezuela identifica tres subzonas calificadas como críticas que serán objeto de seguimiento por parte del grupo de científicos que integra esta red, a fin de obtener información sobre el estado de su condición:
Sierra Imataca
Reserva Forestal Imataca: la extracción de maderas, la minería, los asentamientos indígenas y la agricultura a pequeña escala constituyen usos territoriales competitivos, convirtiendo a la reserva en una zona de conflictos.

Cuenca del Caura
Sector Norte de las cuencas Caura y Paragua: los bosques de las cuencas de estos ríos son bastante inaccesibles, excepto en el sector norte donde la agricultura que practican las comunidades no indígenas ha generado en los últimos años una rápida deforestación.
Norte del estado Amazonas
Norte del estado Amazonas: la culminación de la carretera Cdad. Bolívar-Puerto Ayacucho ha promovido la penetración de los bosques en esta región. Aún quedan trechos importantes de bosques montanos, submontanos y de tierras bajas, pero el crecimiento demográfico y las presiones generadas por el desarrollo podrían afectar significativamente los ecosistemas boscosos en esta parte del estado.


  • ¿Por qué declarar 2011 como Año Internacional de los Bosques?
Esta decisión se basó en la urgencia de un manejo más adecuado de los bosques para la mitigación y adaptación al cambio climático, y en la necesidad de adoptar medidas para frenar la deforestación, cuya tasa mundial se ha reducido en un 37%, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), “pero queda mucho por avanzar, fundamentalmente en Sudamérica y África”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...