Uneg propone evaluar cambio climático en el Bajo Orinoco


Científicos de esta casa de estudios plantean diseñar un sistema de gestión ambiental que permita disminuir las amenazas, ante potenciales eventos de inundaciones y sequías extremas

Fotos Google
Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg), propone diseñar un sistema de gestión ambiental en el corredor ribereño del bajo Orinoco, que permita disminuir las amenazas y la vulnerabilidad ante potenciales eventos de inundaciones y sequías extremas, derivados de cambios climáticos.
Esta investigación científica ha sido postulada ante el Programa de Proyectos Estratégicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Industria Intermedia (Mcti), a fin de gestionar la obtención de los recursos financieros necesarios para su ejecución (estimada para dos años), los cuales ascienden a 3 millones de bolívares.
El proyecto de la Uneg se enmarca dentro de la línea de investigación “Impacto del Cambio Climático”, establecida por el Mcti (las otras líneas son: vivienda y hábitat; dinámicas, tendencias y desafíos del desarrollo urbano; y eficiencia energética), y cuenta con los recursos que aportan las empresas públicas y privadas, en el marco de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti).
El proyecto de la Uneg se basa en la gestión integrada del riesgo de inundación que toma en cuenta tanto las variables hidrometereológicas como los procesos sociales, económicos y ecológicos.
PROYECTO
Judith Rosales, coordinadora del proyecto, explicó que “los ecosistemas de corredores ribereños de tierras bajas, cercanas al mar, y los servicios que presta a las comunidades, pueden ser muy vulnerables a los cambios climáticos, tal es el caso del Orinoco, de ahí la importancia de iniciar este estudio”.
Dijo que “el riesgo de eventos extremos hidroclimatológicos, de inundaciones y sequías, es la probabilidad de ocurrencia de éstos eventos, que pueden ocasionar daños en las
sociedades localizadas a lo largo de los corredores ribereños, en las zonas bajas de los grandes ríos y en particular, aquellas que se encuentran asentadas en los terrenos con cotas topográficas bajas de las riberas más cercanas a los canales fluviales”.
Añadió que el incremento en el nivel del mar, previsto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, “afectará la línea de marea y la cota de inundación del corredor ribereño en el bajo Orinoco que actualmente es influenciada hasta el sector Punta de Cuchillo frente a la zona industrial de Ciudad Guayana, previéndose entonces una influencia que puede llegar hasta Ciudad Bolívar”.

PARTICIPATIVO
Explicó la científica Judith Rosales que este proyecto es transversal a las diferentes directrices del Plan de Desarrollo Económico y Social de la nación 2007-2013 y “es eminentemente participativo en todos sus componentes con dos universidades, cuatro centros de investigación y una Estación de Investigaciones gestionada por un convenio Comunidad-Universidad”. Entre los participantes se encuentran: los centros de investigación de Ecología (Cieg), Antropología (Ciag) y Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable (Cigads) de la Uneg; así como también del departamento de Hidráulica de la Universidad Central de Venezuela; integrantes de las cooperativas de viveristas de Las Galderas y Velo de Cristo; el Grupo de Investigadores Ornitológicos de Venezuela (GIO); Asociación Nuestros Ríos son Navegables; y voceros de los Consejos Comunales de Las Galderas y Los Negritos (Parroquia Panapana, Municipio Heres); Los Castillos de Guayana y El Almacén (Municipio Heres); Cambalache, La Laja, San Félix y Acapulco (Municipio Caroní); y representantes de las comunidades de Mamo arriba, Mamo abajo, Palital y Corrientoso.
“El incremento en el nivel del mar afectará la línea de marea y la cota de inundación del corredor ribereño en el bajo Orinoco, previéndose entonces una influencia que puede llegar hasta Ciudad Bolívar”.
COMPONENTES DEL ESTUDIO
Detalló que el proyecto prevé llevarse a cabo entre aguas arriba de El Almacén y el Delta Superior aguas abajo de Los Castillos de Guayana, y entre los componentes que incluirá, menciona:
1) Características sociales, culturales y económicas de las comunidades ribereñas en relación a los factores de riesgo a la inundación en el bajo Orinoco.
2) Percepción que tienen las comunidades y los gestores del estado sobre los riesgos de inundación en los paisajes rurales, urbanos e industriales del corredor Orinoco
3) Evaluación, simulación y modelaje espacial (SIG) de los riesgos de inundación en el corredor ribereño del bajo Orinoco.
4) Evaluación de evidencias eco hidrológicas y paleoecolohidrológicas de eventos extremos de inundación y sequia en el corredor ribereño del bajo Orinoco
5) Evaluación de los efectos de represamiento de efluentes urbanos e industriales por inundación en la dispersión de contaminantes en aéreas de riesgo por inundación
6) Preservación y restauración de los humedales de bosques estacionalmente inundables del bajo Orinoco con participación de los viveristas comunitarios del Orinoco
7) Programas de gestión ambiental publica, privada y comunitaria para disminución  del riesgo a la inundación de las comunidades ribereñas del bajo Orinoco. Incluyendo los subproyectos de Gestión de Territorio y Educación Ambiental.
8)  Red Conceptual Multinivel para analizar, modelar y medir la sostenibilidad del sistema socio-ecológico del corredor ribereño Orinoco ante los extremos de inundación y sequía relacionados con cambio climático.
9) Implementación del Sistema de Información Geográfico del Orinoco para uso compartido con instituciones y comunidades del Corredor Orinoco a través de los Infocentros, compatibilizando la información con herramientas informáticas de software libre.
10) Propuesta de sistemas de alerta temprana de riesgos hidrológicos en el corredor ribereño  del bajo Orinoco con base en la economía ecológica y participación de instituciones,  comunidades e investigadores de los centros de investigación.
Rosales precisó que los resultados de los diversos estudios planteados en el proyecto “permitirían anticipar con mayor certeza, los riesgos a futuro y, en consecuencia, realizar acciones de prevención en el presente, que disminuyan los daños asociados a potenciales catástrofes como las ocurridas recientemente en algunas sociedades ribereñas del mundo”.
Está convencida que la creación de programas de alerta temprana, en el que se involucre a la sociedad en su conjunto, “es un reto a alcanzar cuando los valores de servicios ecosistémicos son incorporados en la sostenibilidad de los sistemas socio-ecológicos”.


Cambio climático
Según el cuarto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el
Cambio Climático (IPCC-2007), se concluye que:
1. El calentamiento del sistema climático es inequívoco.
2. Las emisiones de dióxido de carbono provocadas por los humanos seguirán contribuyendo al calentamiento y la elevación del nivel del mar durante más de un milenio.
3. Producto de ello las temperaturas mundiales subirán entre 1,1 y 6,4 ° C durante el siglo 21.
4. Su efecto más notable es el aumento del nivel del mar.
5. Habrá más episodios frecuentes de olas de calor y lluvias intensas.
6. Habrá un aumento de sequías, ciclones tropicales y mareas altas.
Perfil
Judith Rosales, coordinadora del proyecto, es bióloga con Maestría en Ecología y Doctorado en Geografía. Acumula 25 años de investigaciones en la Orinoquía y la Guayana Venezolana: vegetación arbórea, bosques ribereños, fitoambiente asociado, relaciones ecohidrológicas, restauración de áreas degradadas y proyectos de integración participativa y educación para la biodiversidad y el manejo de cuencas hidrográficas de comunidades criollas e indígenas en la Cuenca del Río Orinoco. Cuenta con más de 100 publicaciones nacionales e internacionales relacionadas con los recursos hídricos.
Orinoco en cifras 2.150 kilómetros de longitud desde su nacimiento en Sierra Parima, en el Estado Amazonas, hasta su desembocadura en el Atlántico. Su cuenca ocupa un área de 981.446 kilómetros cuadrados, compartida en un 35% por Colombia y un 65% por Venezuela. Tercer río a nivel mundial en caudal (31.061 m3/seg) y el quinto en transporte de sedimentos (150 millones de ton/año).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...