ONG Vitalis presenta balance ambiental 2010

A juicio de Vitalis, la fuerte sequía y las inundaciones que afectaron al país en 2010 evidenciaron la carencia de planes y estrategias eficientes para enfrentar las emergencias originadas por los diversos fenómenos naturales ocurridos.

Los problemas referidos a basura, agua, energía, biodiversidad, áreas protegidas y uso de hidrocarburos y recursos mineros, entre otros,  son los más destacados del informe, cuyos resultados se basan en la opinión de 131 especialistas venezolanos

Fotos Google
Un total de 62 problemas, 50 logros y 56 recomendaciones sobre la gestión ambiental en Venezuela, identifica la ONG Vitalis en su acostumbrado balance anual, presentado esta semana, y con el cual busca propiciar un debate “propositivo y constructivo” sobre la importancia de una eficiente gestión ambiental del país.
Los problemas ambientales referidos a basura, agua, energía, biodiversidad, áreas protegidas y uso de hidrocarburos y recursos mineros, entre otros,  son los más destacados del informe, cuyos resultados se basan en la opinión de 131 especialistas venezolanos de diferentes sectores del país, tanto públicos como privados, consultados entre el 15 de octubre y el 30 de diciembre de 2010.
Vitalis es una organización creada en el año 2000, con el objetivo de promover la formación de valores y conductas cónsonas con la conservación ambiental y el desarrollo sustentable en la sociedad venezolana.

GUAYANA EN LA MIRA
Algunos de los problemas ambientales más recurrentes de la Guayana venezolana se recogen en el balance ambiental de Vitalis, entre los que se resalta “la persistencia de la minería ilegal en el sur del país, en particular en los estados Bolívar y Amazonas, con consecuencias lamentables en la calidad de los cuerpos de agua, especialmente por el mercurio depositado en dichos cuerpos de agua”. Sin embargo, el informe destaca el desmantelamiento de los campamentos mineros de la cuenca del Río Caura que permitió “detener la destrucción de sus hábitats”.
También advierte sobre el comercio ilegal de animales y plantas silvestres en las áreas del Delta del Orinoco y en las carreteras y pueblos del estado Bolívar. Asimismo, el informe incluye al estado Bolívar en el mal manejo de los residuos hospitalarios, tóxicos y peligrosos, al calificarlo como un problema ambiental de escala nacional. “Las empresas operadoras de recolección siguen sin contar con toda la infraestructura necesaria para el apropiado manejo de estos residuos y las autoridades ambientales realizan pocos esfuerzos para su debida supervisión”.
Del mismo modo, Bolívar se incluye en las regiones del país donde se evidencia un crecimiento de los pasivos ambientales “sin la debida atención de las empresas públicas y privadas responsables de los mismos”. Igualmente, se mencionan los recientes impactos ocasionados por vehículos rústicos (4 x 4) en el Parque Nacional Canaima, “con supuestos efectos en las áreas naturales, los cursos de agua y en general, el medio natural”.
El informe de Vitalis enfatiza la “desinformación y alarma innecesaria frente a fenómenos climatológicos y/o naturales como la Calima y la disminución del caudal del Salto Ángel o la represa del Guri, entre otros, pues la población desconoce su naturaleza y dinámicas”.

BALANCE
La consulta determina, en un orden de mayor a menor, un total de 62 problemas ambientales (11 más que en 2009), y 50 logros (13 más que en 2009),  de los cuales se mencionan, a continuación, los diez primeros:
Problemas: Larga sequía e inundaciones que afectaron a todo el país; inapropiado manejo de los residuos y desechos sólidos (principalmente domésticos); mal manejo de vectores que ha traído como consecuencia la proliferación de enfermedades como el dengue; inapropiado manejo de las aguas servidas y residuales; nueva amenaza de modificar el lindero norte del Parque Nacional Waraira Repano; limitado tratamiento y acceso al agua potable; producción y/o comercialización de equipos electrónicos, considerados como peligrosos una vez desechados; derroche de agua y energía siguen siendo prácticas habituales de la ciudadanía; proliferación de sistemas de generación de energía eléctrica altamente contaminantes; y pocos esfuerzos en materia educativa ambiental, que formen en valores a la ciudadanía y promueva nuevas actitudes en favor de un ambiente sano y ecológicamente equilibrado.
Logros: crisis hídrica y energética alertaron a todos los sectores del país en torno a la importancia del uso y manejo racional de estos recursos; fortalecimiento del programa GNV (reconversión a gas); uso de las redes sociales (twitter, facebok); mayor conocimiento y conciencia en torno a la problemática del incremento del efecto invernadero y el cambio climático por parte de la ciudadanía; programas de ahorro energético, voluntarios y obligatorios, para enfrentar la crisis energética nacional; presencia de la Red de Organizaciones No Gubernamentales Ambientales de Venezuela (Red ARA); fortalecimiento del Sistema Nacional de Alerta y Pronóstico del Clima; desarrollo de diversas iniciativas ciudadana, privadas y públicas para celebrar fechas emblemáticas del ambiente; disminución del uso de agroquímicos en algunos lugares del país, adoptando lenta y gradualmente al modelo agroecológico; y diversificación de los programas de conservación de Tortugas Marinas en diversas zonas de la región marino-costera.

RECOMENDACIONES
Cabe destacar que las 56 recomendaciones formuladas por los 131 especialistas consultados y  el grupo de expertos de Vitalis, proponen una serie de acciones dirigidas a promover una gestión más eficiente en las áreas de residuos y desechos sólidos, educación y concienciación ambiental, ecoeficiencia, agua, energía y transporte, gestión pública, ordenación y ocupación del territorio, financiamiento, legislación ambiental, biodiversidad, entre otras líneas generales a ser ejecutadas en 2011. El informe completo se puede consultar en www.vitalis.net
Gestión ambiental
Los 131 especialistas consultados por Vitalis evaluaron la gestión de las diversas organizaciones públicas y privadas en materia ambiental, cuya percepción arrojó los siguientes resultados:
1. El 68.03% valoró la gestión ambiental municipal de regular a muy mala, seguida de la gestión estadal por 65.57% y la nacional por 63.93%.
2. De muy mala a mala se catalogó la gestión ambiental de otras instituciones públicas, según el siguiente orden: Asamblea Nacional (74.59%), Fiscalía General de la República (77.87%) y Contraloría General de la República (79.05%).
3. El 75.41% calificó de regular a buena, la gestión ambiental de las ONG, seguida de las universidades públicas (72.13 %) y privadas (67.21%) y los medios de comunicación social (69.67%).
4. La gestión ambiental de las asociaciones de vecinos (64.75%), los consejos comunales (60.03%) y los organismos de guardería ambiental (55.74%), se catalogó  de mala a regular.
 5. Respecto a la gestión ambiental de las organizaciones productivas privadas, la misma se valoró de mala a regular para las pequeñas y medianas industrias (71.31% ) y para las grandes industrias (61.84%).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...