Guayana se unió a la Acción Climática

Niños, jóvenes y adultos decidieron aportar su cuota de compromiso con el medio ambiente, participando en actividades de reforestación en Puerto Ordaz y Santa Elena de Uairén

La invitación decía a las 7 y 30 de la mañana, pero antes de esa hora ya había movimiento detrás del famoso Kiosco de “Pili” en Villa Brasil (Puerto Ordaz). Lo mismo ocurría a orillas del  Río Warí en Santa Elena de Uairén (Gran Sabana).
En Puerto Ordaz todo estaba dispuesto. Las bolsas de tierra negra, las plantas ornamentales y utilitarias bien acomodadas bajo un frondoso árbol de mango, pico, palas, rastrillos, mucha agua y diversos carteles con el número 350ppm, se encontraban listos para la acción del Día Internacional de Soluciones Climáticas.
Niños, jóvenes y adultos se unieron ayer en una cruzada ciudadana por el ambiente, bajo la consigna “Adopta un árbol y Crece con él”. El objetivo era recuperar un área degradada y actualmente en desuso, ubicada en Villa Brasil, mediante la construcción de un ECO Jardín 350.
Truadys López, Jesús Carrera y Nilza Pérez, organizadores del evento e integrantes de la organización no gubernamental Biosfera Ecológica, ofrecieron una charla a los asistentes en la cual explicaron los alcances del Día Internacional de Soluciones Climáticas, que busca crear conciencia sobre los efectos del cambio climático y las acciones que cada ciudadano puede emprender para contribuir a mitigar este fenómeno mundial.
Añadieron que la ONG Vitalis es la encargada de promover a nivel nacional, la campaña mundial de sensibilización, en la cual se destaca el número 350ppm (partes por millón), considerado el límite máximo seguro de las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Aunque uno de los asistentes sugirió que debería llamarse plantas por millón.
 
A SEMBRAR
Los adultos tomaron pico y palas para preparar el terreno degradado y abrir las zanjas correspondientes, los niños se encargaron de echar la tierra negra, mientras las niñas iban sembrando las plantas para que luego los niños volvieran a echar más tierra negra. Todo ordenado y cronometrado.
La señora Nancy iba y venía, pendiente de ofrecer agua a los voluntarios del ambiente, sugiriendo la ubicación de las plantas o entusiasmando a los transeúntes y amigos que se estacionaban al ver la actividad. De repente, empezaron aparecer sábilas, palmas, bella las once, en fin, cada vez más se iba incorporando más ciudadanos al ECO Jardín 350.
Yoleyda Rodríguez de 10 años y Airam Vaquero de 7 años, comisionadas para colocar las plantas en la zanja, comentaron que estaban felices de participar porque “también estamos haciendo feliz al planeta”. Gregory Rodríguez de 10, a quien le tocó echar la tierra, dijo que sin los árboles no hay oxígeno, mientras que las jóvenes Stefany Trujillo de 12 y Mei-Ling Parodi de 11, encargadas de recoger los desperdicios vegetales para dárselos a los morrocoyes, coincidieron en que este tipo de actividades permiten ayudar al ambiente mientras se divierten y comparten con otros amigos.
Hasta la pequeña Sahory García de un año y cinco meses de edad puso su granito de arena.







ECO EN LA SABANA
Por su parte, la actividad llevada a cabo en Santa Elena de Uairén fue organizada por el ambientalista Rodneal Nathaniel y consistió en la reforestación y recolección de basura en las márgenes del río Warí, en el Campamento Caliope Warí, Km 932 de la Troncal 10, Municipio Gran Sabana.
El evento llamado “Eco en la Gran Sabana: Por un clima mejor”, persiguió “llamar la atención sobre la necesidad de conservación de masas boscosas como sumideros de carbono”. Asimismo, Nathaniel informó que “en un cruce hacia cuatro direcciones, de alto tráfico, se aprovecharan los cambios del semáforo para mostrar a los transeúntes, pancartas alusivas a como evitar el cambio climático”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...