Día Mundial de la Protección de la Naturaleza

Guayana tiene muchos motivos para celebrar y proteger la Naturaleza

En Guayana sobran las razones para incorporarse hoy a la celebración mundial por el Día de la Protección de la Naturaleza. Cada 18 de octubre, las naciones del planeta hacen un alto en la vorágine cotidiana para fomentar la responsabilidad ambiental, valorar la flora, la fauna y los ecosistemas, además de incentivar las prácticas sustentables.

BOLÍVAR Y AMAZONAS
La Biorregión Guayana cubre casi la mitad del país y se ubica al Sur del río Orinoco, en los estados Bolívar y Amazonas, tal como se detalla en la Estrategia Nacional de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente. Esta inmensa región incluye el sistema de colinas piemontanas y las montañas del Escudo de Guayana, la penillanura Caura-Paragua y la penillanura del Brazo Casiquiare alto Orinoco, ecosistemas en los que se encuentra una fauna y flora única que sólo se dan en esta tierra bendita poseedora además, de seis de los nueve ríos más caudalosos del país: Orinoco, Caroní, Caura, Cuyuní, Ventuari y Paragua.

FLORA Y FAUNA ÚNICA
Se caracteriza por presentar un alto grado de endemismo florístico con 2.136 especies registradas, lo que representa el 14% en relación al total de la flora nacional. Explica el botánico Paul Berry, editor de la enciclopedia “Flora de la Guayana venezolana”, que la cuarta parte de las especies endémicas “se dan en la cima de ciertos y determinados tepuyes”. Precisamente, entre las montañas que presentan el mayor número de endemismo se encuentran: Sierra de La Neblina (192 especies), Macizo de Chimantá (99), Cerro Duida (76) y el Cerro Sipapo (61 especies).
Respecto a la fauna, la biorregión exhibe el 73,7% del total de especies de mamíferos identificados para el país; sin embargo, al menos 35 especies de la fauna guayanesa (18 mamíferos, 3 aves, 11 anfibios y 3 reptiles) se encuentran amenazados, según registra la versión 2008 del Libro Rojo de la fauna venezolana. Manatí, cuspón, oso hormiguero, mono araña del Sur, Mono barbudo, Ratón del Roraima, murciélago narigudo menor, perro de monte, cunaguaro, caimán del Orinoco, tortugas Arrau y Terecay, danta, águila Arpía y  el pavón del Cuyuní, son algunas de las 36 especies que ven impactados sus hábitats.
En cuanto a los ecosistemas más amenazados, la Estrategia Nacional de Diversidad Biológica señala que los bosques húmedos de la Amazonía, La Gran Sabana y las formaciones de Tepuyes, son considerados frágiles, mencionando a la minería como una de las actividades causantes de la pérdida de un hábitat “donde se ubican los mayores reservorios de diversidad biológica”.
“La deforestación para el establecimiento de esta actividad, la contaminación con mercurio y cianuro en la explotación del oro y la devastación de los suelos causada por el método hidráulico de extracción son las principales causas de la destrucción de numerosos hábitat de especies animales y vegetales”.

RESERVORIO DE VIDA
La Biorregión Guayana constituye un reservorio de vida y riquezas naturales que exige de sus habitantes el conocimiento y la valoración de los genes, especies y ecosistemas que alberga en sus 6 Parques Nacionales y 29 Monumentos Naturales, totalizando una superficie protegida de más de 9 millones 700 mil hectáreas. También en ella se encuentra la Reserva de Biosfera Alto Orinoco-Casiquiare y el Refugio de Fauna Silvestre de la Tortuga Arrau.
Destaca el hecho de que el  Estado venezolano concibe a las áreas naturales protegidas, como “piezas fundamentales en la búsqueda por alcanzar el mayor grado de satisfacción del desarrollo Bio psico social del ser humano, en una sociedad solidaria, respetuosa y amante de la paz. De allí que sean interpretadas como elementos estratégicos para la vida, la defensa, la seguridad y la soberanía”, según el informe presentado por el Ministerio del Ambiente ante el último Congreso Mundial de Parques Nacionales celebrado en Argentina 2007. 
Guayana natural
                                                
  • Sistema de colinas piemontano: Se desarrolla sobre el basamento ígneo-metamórfico del Escudo de Guayana, cuyos afloramientos graníticos forman lajas o serranías bajas, constituyendo este paisaje uno de sus rasgos más significativos. Esta región es extensa y su flora es heterogénea; cubre la franja entre el borde noroccidental del Escudo y el río Orinoco. Desde allí hacia el Este, comprende la parte inferior de las cuencas de los ríos Caura y Paragua, del bajo Caroní y del Cuyuní. Incluye además la sierra de Imataca y la altiplanicie de Nuria en la divisoria entre los estados Bolívar y Delta Amacuro. (Foto Google)
  • Penillanura Caura-Paragua: Ocupa las cuencas medias de los ríos Paragua y Caura en el centro del estado Bolívar, delimitando al Norte con Cerro Guaiquinima, en el Este por el valle del río Caroní y la serranía Chaco-Tepui; por el Sur con la serie de macizos Ichun, Guanacoco, Sarisariñama y Jaua, y por el Oeste por las serranías Uasadi, Maigualida y Nichare. La vegetación predominante es de bosques siempreverdes sobre tierra firme y áreas inundables, desconociéndose todavía su grado de endemismo. (Foto Google)
  • Penillanura del Casiquiare-Alto Orinoco: Comprende las tierras bajas de la cuenca del río Ventuari, así como las penillanuras del Alto-Orinoco, Casiquiare y río Negro en el estado Amazonas. Predomina la vegetación boscosa. La diversidad de los ecosistemas es muy pronunciada con un alto grado de endemismo. (Foto Google)
  • Montañas del Macizo Guayanés y los Tepuyes: Es la subregión montañosa más extensa del país y forma gran parte de la frontera con Brasil. La mayor altitud de 3.014 msnm es alcanzada en el Cerro Neblina en el extremo Sur. La vegetación está constituida por extensos bosques, arbustales y herbazales altotepuyanos, es significativamente rica en endemismo y presenta una alta diversidad biológica. (Fuente Estrategia Nacional de Diversidad Biológica, Minamb 2001)  (Foto Google)
Perón ambientalista
El Día Mundial de la Protección de la Naturaleza fue instaurado, luego que el 16 de marzo de 1972, el exiliado presidente argentino Juan Domingo Perón, enviara una carta al entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim en la que instaba a la ONU a constituirse como eje de cualquier acción internacional conjunta en el campo de la protección de la naturaleza.  En la carta hacia mención a los graves problemas que en ese momento de la historia acosaban a la humanidad. “Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobreestimación de la tecnología. Es necesario revertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una acción mancomunada internacional”. Fuente consultada INE.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...