Caimanes del Orinoco amenazados en el río Capanaparo

-->
La Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas, Matemática y Naturales gestiona con el Instituto Nacional de Parques un proyecto de conservación en el Parque Capanaparo-Cinaruco

Dos caimanes adultos muertos y flotando en el río Capanaparo, fue lo que encontró Omar Hernández a principios de marzo. Lo grave es que el año pasado también vio otro cadáver de reptil, de casi 4 metros de largo, en el mismo río.
El Capanaparo nace en el Arauca colombiano cerca de la frontera con Venezuela, siendo uno de los afluentes del río Orinoco. A lo largo de sus 650 Km. de longitud, el  río Capanaparo bordea al estado venezolano de Apure hasta unirse con el Orinoco por su margen izquierda, rodeando la isla de Intavaro en la frontera con el estado de Bolívar (ine.gob.ve).
“Hay un problema en el Capanaparo, porque estamos viendo de manera seguida que están matando animales adultos, nosotros fuimos este año con la intención de colectar unos nidos para luego incubarlos, pero lamentablemente, no vimos los que ya se habían censado en años anteriores”.
El biólogo Omar Hernández es el director general de la Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas, Matemática y Naturales (Fudeci), organización no gubernamental que desde 1994 participa del Programa de Conservación de la Tortuga Arrau (Podocnemis expansa) que dirige el Ministerio de Ambiente, incorporándose luego en el año 2000 a la cría en cautiverio del Caimán del Orinoco (Crocodylus intermedius).
Hernández explica que el objetivo del programa es aumentar la supervivencia de los neonatos de caimán del Orinoco, criándolos por un año, para luego liberarlos con mayor talla, reforzando así sus poblaciones en diversas áreas naturales protegidas.
“El programa contempla, además, determinar las mejores condiciones para su cría, realizar el seguimiento de los ejemplares liberados y desarrollar estudios genéticos de sus poblaciones”.
Señala que la cría en cautiverio se realiza tanto en la Estación Experimental ubicada en Puerto Ayacucho estado Amazonas, como en el Fundo Pecuario Masaguaral en Corozopando estado Guárico y en la Universidad de Los Llanos Ezequiel Zamora (Unellez), en Guanare estado Portuguesa.
El trabajo de Fudeci, en conjunto con el Ministerio de Ambiente y la Guardia Nacional, ha permitido la liberación en los últimos 15 años de casi 400 mil tortugas arrau y más de 7.000 caimanes, lo que a juicio de Hernández “representa un récord mundial”.
Sin embargo, Hernández advierte que desde hace dos años el Ministerio de Ambiente no ha dado respuesta “a ninguna de las solicitudes de permiso para seguir trabajando”.

POBLACIÓN DISMINUÍDA
El especialista explica que aunque el caimán del Orinoco es endémico de la cuenca de este río, la cacería desmedida a mediados del siglo 20 lo llevó al borde de la extinción. Advierte que las únicas dos poblaciones viables en el mundo se encuentran en los ríos Cojedes y Capanaparo, con una población aproximada de sólo unas 50 hembras adultas.
“Considerando que esta especie requiere de muchos años para la madurez sexual, iniciar un programa de recuperación sólo con actividades de vigilancia y control no asegura la recuperación de sus poblaciones, más aun cuando persiste la cacería ilegal de adultos”.
Respecto al río Cojedes, Hernández dice que aunque este río no es su hábitat natural, es considerado su refugio “por ser un río poco navegable y le permite al caimán esconderse, pero los estudios realizados por el Prof. Seijas de la Unellez, indican que la población está mermando, al parecer, por la deforestación y eso ha llevado mayor actividad a la zona y hasta saqueo de nidos se observan”.
Asegura que según los resultados de un proyecto financiado por la también organización ambiental Provita, de 11 nidos de caimán que fueron colectados en 2009, sólo 2 nidos se recolectaron en 2010. Agrega que en los censos efectuados en años anteriores, se estimaron unos 20 nidos de hembras adultas, por lo que este año se pretende comparar estas cifras con la base de datos establecidos en los años 80 y finales de los 90.
“Lamentablemente, no vimos los nidos que ya se habían censado en años anteriores, incluso tampoco vimos a las hembras, una vez que ellas ponen, salen a la playa y vuelven al nido, por lo que es fácil detectar sus huellas en las cercanía del nido, pero este año ni vimos los rastros. Parece que hay práctica de matar a las hembras y hay una tradición de los indígenas pumé de comerse los huevos de caimán, además de las tortugas Arrau y terecay”.

PROYECTO CONJUNTO
En vista de las muertes de caimanes adultos en el río Capanaparo, Fudeci gestiona conjuntamente con el Instituto Nacional de Parques (Inparques) un proyecto de conservación en el Parque Capanaparo-Cinaruco (estado Apure). El objetivo del proyecto es trasplantar los nidos hacia la sede de Inparques en el propio Capanaparo, donde “hay sólo dos funcionarios para 585 mil hectáreas con una camioneta vieja y una lancha con el motor dañado”. Sin embargo, Fudeci aún espera (desde enero) por los permisos que otorga el Ministerio de Ambiente para poder ejecutar el mencionado proyecto de conservación.
Con este proyecto, Fudeci espera aumentar la sobrevivencia de crías en el Capanaparo teniendo en cuenta que la depredación de huevos de caimán y tortugas arrau es casi del 100%, porque, según detalla, si siguen matando a los animales adultos no habrá quien reemplace a esos viejos. Hernández insiste en la urgencia de activar los mecanismos de vigilancia y control en estas áreas naturales. “Estamos fallando en cumplir y hacer cumplir las leyes. No hay una política de hacerlas cumplir”.

Especies claves
El director de Fudeci, Omar Hernández explica que los caimanes son especies claves del ecosistema porque ponen huevos durante la época seca, cuando se reduce el alimento para el resto de los animales.
“Hace 200 años el Orinoco estaba plagado de estas especies. Una importante biomasa para el sistema atrófico. Al afectar estas dos especies estás afectando la biodiversidad de este ecosistema acuático, además que es un recurso que puede ser aprovechado.
De una u otra manera hay que incentivar el uso de zoocriaderos comerciales de caimanes lo que va a permitir que la especie obtenga un valor y se abra una especie de periodo de comercialización de cría de caimán”. Comenta que el objetivo es liberar caimanes en el medio silvestre y que el campesino pueda vender sus huevos a los zoocriaderos y éstos puedan vender pieles y nuevamente, liberar caimanes en el medio silvestre. “Queremos lograr un uso sustentable del recurso, porque sería imposible poner un guardián en cada caño ribereño para que no maten un caimán, pero si el campesino ve que obtiene un beneficio conservando el caimán, lo hará”.

4 comentarios:

  1. es una excelente labor los apoyo 100% por recuperar y conservar nuestras especies autotonas del pais.

    ResponderEliminar
  2. me gustaria que no mataran a los animales por que son una creacion bonita de jehova

    ResponderEliminar
  3. me parece que se debe cuidar mas el medio ambiente porque es el pulmon de la tierra.es verdaderamente gratificante ver que muchas persona<s se pereocupan por ello si todos buscramos hacer algo todo fuera distinto..ya que la accion individual de cada uno puede hacer la diferencia..

    ResponderEliminar
  4. los felicitos por tan importante labor que están realizando, espero que sus proyectos e intenciones sean tomadas en cuenta y colocadas en practica para así conservar las especies y mantener un equilibrio en la biodiversidad. seria muy bueno difundir mayor la información a nivel nacional para buscar un tipo de estrategia y apoyo económico que es fundamental,no muchas personas manejan este tipo de información! mucha suerte y pronto estare de visita en la zona M.V. MIlagros Gomez

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...