Tepuy Roraima quedó reluciente

El pasado sábado concluyó el operativo de saneamiento ambiental realizado en una de las formaciones montañosas más visitadas por turistas y escaladores, al sureste del estado Bolívar

¡Insólito! Ante uno de los paisajes más imponentes y únicos del planeta, turistas y escaladores dejan, a su paso por el Tepuy Roraima, basura.
Más de 690 kilos de desechos entre latas de aluminio, bolsas plásticas, heces, cartón, papeles, pilas, botellas de vidrio, ropa y hasta zapatos, fueron recolectados en los últimos nueve días durante la ejecución del Proyecto Cima 2010, operativo de saneamiento ambiental que desde 2005 se lleva a cabo con el objetivo de “modelar estrategias de sustentabilidad social, económica y técnico-ambiental para el desarrollo del eje turístico Paraitepui-Roraima, ubicado en el sector oriental del Parque Nacional Canaima”.
El Roraima forma parte del conjunto de montañas o tepuyes orientales que están ubicados en el extremo sureste de la Gran Sabana, siendo el de mayor altura con 2.723 m snm.
En él se encuentra una flora y fauna exclusiva de estas cumbres tepuyanas, por lo que su valor científico es incalculable, además de su condición prístina que la hace testigo de la evolución geológica del planeta y en la que según los expertos “se verá tanto más reducida cuanto más sea el número de visitantes y en consecuencia el riesgo de daños irreversibles”.

MISIÓN CUMPLIDA
El Proyecto Cima es una actividad emprendida de forma conjunta por el Instituto Nacional de Parques (Inparques) seccional Bolívar, Protección Civil, los centros de excursionismo Ecológico de la Uneg (Ceeuneg) y el Jawa-Sarisariñama de la Unexpo, con el apoyo del Servicio Aéreo de la Gobernación del estado Bolívar, Alcaldía del Municipio Gran Sabana, Edelca y la comunidad indígena de Paraitepui del Roraima.
La extracción de desechos se realizó a lo largo de la ruta que conduce hasta la cima del Roraima (Paraitepui-río Tek-base-Kukenan-cima), recolectándose 91 bolsas de basura que fueron trasladadas en los helicópteros de Edelca y del Servicio Aéreo de la Gobernación del estado Bolívar, hasta el campamento base en San Ignacio de Yuruaní, donde ayer fueron recogidos por el camión compactador de la Alcaldía de Gran Sabana para ser depositados finalmente en el vertedero de basura en Santa Elena de Uairén.

40 KILOS DE HECES
El director de Inparques en el estado Bolívar, César Cario mostró su preocupación porque “las operadoras turísticas y los guías no están cumpliendo su responsabilidad frente al grupo que visita al Roraima, vimos mucho excremento humano esparcido por la cima de donde se sacaron 182 kilos de desechos, de los cuales 40 eran heces”.
Indicó el funcionario que existen parámetros y normas que regulan los tipos de baños ecológicos que deben acompañar las excursiones al tepuy y que no se están cumpliendo. “Cada quien es responsable de sus desechos y debe bajarlos”.
Cario resaltó la labor de limpieza emprendida por la propia comunidad indígena de Paraitepui durante los pasados meses de febrero y abril en la cima del Roraima, lo cual permitió que este año la cantidad de kilos de basura fuera menor respecto a 2008 cuando se recolectaron 1.199 kilos. “Esos son indicadores positivos porque significa que la comunidad está ejerciendo la corresponsabilidad de su área”.
Insistió Cario que la intención de Cima es que en cada edición se incorporen los diferentes actores locales “porque ellos son los principales protagonistas”. En tal sentido, resaltó la ausencia de las operadoras turísticas en la jornada de saneamiento ambiental de este año, siendo que a su juicio “son las primeras beneficiadas”.

SALUD Y EDUCACIÓN
El equipo de Cima también llevó a cabo la campaña de salud odontológica y medicina general en la población de Paraitepui del Roraima. Al respecto la odontóloga Yelika Marín dijo que fueron atendidos un total de 29 pacientes, 6 de ellos niños, presentando una incidencia de caries considerable, enfermedades periodontales, gingivitis localizadas, entre otras; por su parte el médico Diomil Cabello diagnosticó al menos un 70% de infecciones respiratorias aguda luego de evaluar a 33 adultos y 13 niños, presentándose un solo caso de parasitosis. Cabe destacar que ante la carencia de medicinas, el equipo de Cima abasteció con antihistamínicos, antipiréticos y antiemético al ambulatorio local.
De igual forma se realizaron charlas de sensibilización ambiental en el tema del reciclaje y los talleres ecológicos dirigidos a los 67 escolares y a los 2 maestros de la escuela local. Fabiola Mendoza, presidenta de Ceeuneg e Ingrid Martínez, coordinadora de Educación Ambiental de Inparques en la Gran Sabana, manifestaron su complacencia al culminar la jornada educativa y escuchar de los niños “somos los guardianes del Roraima”. Los niños comprendieron conceptos como desechos orgánicos e inorgánicos, clasificaron la basura y plasmaron en dibujos las enseñanzas aprendidas.

CULTURA DE PREVENCIÓN
Para el equipo del Proyecto Cima la filosofía principal se basa en lograr el equilibrio perfecto “cuando somos capaces de pasar por un lugar y no alterar en lo más mínimo las condiciones en que lo encontramos”. Aseguran que es posible un comportamiento óptimo con mínimo impacto si los turistas y excursionistas toman las siguientes medidas: planificar con tiempo, transitar y acampar en superficies duras, manejar todos los deshechos adecuadamente, no extraer flora, fauna y minerales, minimizar o evitar el efecto de las fogatas, respetar la vida salvaje y mantener consideración por otros visitantes.
José García, director de Protección Civil, resume que Cima busca sembrar la cultura de la prevención en las futuras generaciones, enfatizando la importancia de conservar la naturaleza privilegiada que tiene el estado Bolívar para el futuro. “Este esfuerzo de más de 70 personas de distintas instituciones, con vocación por el trabajo de servicio que se hace pensando en el bien del prójimo y de la naturaleza, es una filosofía, una manera de sentir y vivir con conciencia ambiental”.

Huella indeseable
Fuego, pisoteo, contaminación, eutroficación, minería y depredación son algunos de los impactos que la actividad turística ocasiona en los tepuyes de la Gran Sabana y que son reflejados en el primer informe sobre el estado de conservación de la diversidad biológica del país, realizado por el Ministerio de Ambiente.
Entre las actividades turísticas se encuentran el excursionismo libre, parapente, ala delta, excursionismo guiado y filmación; sin contar con la actividad científica que realizan investigadores extranjeros de forma ilegal.
Explica el informe que la presencia de incendios es evidente, sin embargo es difícil precisar su origen. “Si bien es cierto que los incendios pueden ser originados por causas naturales, también se puede decir que de los científicos visitantes ninguno ha reportado haber visto un incendio en progreso”.
Respecto del pisoteo, el informe reconoce que sí hay evidencias, “pues ciertos tipos de vegetación sufren considerablemente de este daño, que se refleja en hierbas que no logran desarrollar nuevas láminas foliares después de haber sido pisoteadas; así mismo, en antiguas veredas o caminos y sitios de campamento se observa una recuperación muy lenta, pues perduran las huellas y daños por varios años después de efectuada la expedición o campamento”.
Asegura el estudio que la depredación se observa tanto en el sustrato físico del ambiente alto tepuyano, como en ciertas especies vegetales y animales, siendo considerable “el saque de cristales del purísimo cuarzo de la cumbre de Roraima, la colecta de orquídeas, bromelias, plantas carnívoras y mariposas”. 
-->
Basura en cifras
2008.....1.199 kilos
2010........690 kilos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...