Bacterias que remedian

-->
En los últimos 20 años, la ciencia les ha reconocido su poder para remediar problemas ambientales causados por derrames petroleros
 
Las bacterias son organismos vivos tan diminutos que sólo pueden observarse a través del microscopio, pero en los últimos 20 años la ciencia les ha reconocido su poder para remediar problemas ambientales causados por derrames petroleros.
Esta técnica, conocida como biorremediación, se aplicó para sanear un área de morichales que fue impactada por un derrame de crudos livianos, proveniente de una tanquilla del Complejo Muscar de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), ubicada en Punta de Mata, estado Monagas.
Los investigadores Héctor Bastardo, asesor ambiental de Pdvsa Oriente y Darío Bermúdez Tirado del Centro de Investigaciones de Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable (Cigads) de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg), coordinaron el proyecto de saneamiento que culminó con la recuperación total del área contaminada y con la aprobación del procedimiento aplicado, por parte del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente.
Cabe destacar que los resultados de este trabajo fueron presentados en el marco del décimo Congreso de la Asociación Latinoamericana de Geoquímica Orgánica, realizado en Salvador (Brasil).

ANTECEDENTES

El Complejo Muscar lleva a cabo las actividades del manejo de gas desarrolladas en el Distrito Norte de la División Oriente de Pdvsa, ubicándose entre los campos petroleros de Musipán y Carito, de ahí su nombre.
La biorremediación se aplicó para sanear un área de morichales que fue impactada por un derrame de crudos livianos, en Punta de Mata, estado Monagas.

Explican los especialistas que durante los procesos de recolección de gas, se produce una cantidad de líquidos que son separados y almacenados temporalmente en tanques, para luego incorporarlos a los procesos de producción.
“Sin embargo, en algunas oportunidades a consecuencia del incremento en el volumen de líquidos producto del arrastre, el flujo de los mismos rebasa la capacidad de contención de la tanquilla con el eventual rebose de estos líquidos, en este caso particular ocurrió un desbordamiento del fluido lo cual afectó parte del suelo, vegetación circundante y un área de morichales adyacente a la zona”.
Agregan que la empresa petrolera activó un plan de contingencia “para controlar el derrame, permitiendo la normalización de la fuente de flujo que va a los tanques recolectores. Se realizaron actividades de saneamiento, ejecutándose una serie de acciones con el propósito de minimizar al máximo el daño ocurrido”.

Adición de bio-surfactante en la unión de la quebrada con el morichal, en el sector Los Ocumillos.
BIORREMEDIACIÓN
Precisamente, una de esas acciones fue la aplicación de la técnica de biorremediación porque tal como señalan los investigadores “en la actualidad, es bien reconocida la necesidad de introducir tecnologías limpias en distintos niveles de la industria petrolera tales como procesamiento del petróleo, reducción del consumo energético y disminución de la contaminación”.
En la literatura se define la biorremediación como el proceso en el cual se utiliza microorganismos (como las bacterias), hongos, plantas o las enzimas que de ella se derivan, para recuperar áreas naturales afectadas por diversos contaminantes.
Los investigadores expresan que en el caso de la biorremediación aplicada a la protección del medio ambiente cuando suceden derrames de hidrocarburos, esta técnica “consiste en el aceleramiento de la bio-degradación de la cadena de carbonos de estos contaminantes a través del empleo de microorganismos especializados, y mediante la optimización de las condiciones limitantes del proceso, de manera que ocurra a velocidades que den lugar a rendimientos satisfactorios”.
Bastardo y Bermúdez detallan que el proceso de saneamiento consistió en añadir en las aguas del morichal (Sector Los Ocumillos) y en la confluencia de la cárcava con la quebrada un total de 2.600 litros de un bio-surfactante durante dos meses, con una frecuencia semanal. Menciona Bastardo que el bio-surfactante es un compuesto de origen biológico producido por bacterias obtenidas en el mismo sitio del derrame petrolero, que luego en el laboratorio son cultivadas produciendo así el bio-surfactante en grandes cantidades. “Estas bacterias son especializadas y se caracterizan porque degradan el hidrocarburo, permitiendo su extracción del sitio afectado, recuperándolo luego en tanques especiales.”

RESULTADOS
A juicio de los investigadores los resultados obtenidos señalan que la actividad emulsificante del bio-surfactante “ha sido muy eficaz, ya que ha permitido la producción de emulsión, lo que facilitó la extracción tanto del crudo adherido a las partículas de arcilla y suelos en la cárcava como aquel presente en el cuerpo de agua del morichal”.
Un total de 2.600 litros de bio-surfactante durante dos meses fueron adicionados en el morichal impactado por el derrame petrolero.
 
-->Asimismo, añaden que los niveles de contaminación fecal fueron bajos en lo referente a aquellos provenientes de la actividad humana. “La relación estreptococos fecales y coliformes fecales fue bastante baja lo que determina que la presencia de estas bacterias se debe principalmente a la deposición de heces fecales proveniente de animales y no de humanos”.
Además, el estudio determinó que la presencia de bacterias heterótrofas varió de un  tiempo de muestreo al otro “lo que permite señalar que muchos de estos grupos funcionales estaban relacionados directamente con la presencia de crudo en el suelo y agua”.

RECOMENDACIONES
Los investigadores sugieren continuar con el monitoreo (cada tres meses) del agua tratada una vez finalizado el proceso de bio-recuperación con el objeto de observar los cambios producidos en los sitios afectados después del proceso de saneamiento. Así como también, llevar a cabo actividades de investigación, con la finalidad de conocer la capacidad que tienen las bacterias presentes en el agua y suelo tratados, para biodegradar el crudo y la materia orgánica.
Los morichales
Los investigadores Héctor Bastardo y Darío Bermúdez destacan que las comunidades de morichal, constituyen un sistema ecológico en el cual “hay un continuo flujo de materiales y energía entre el subsistema terrestre y el acuático”, por lo que cualquier perturbación natural o ejecutada por la actividad humana (antropogénica) como cambios en la dinámica fluvial, la acción del fuego y las prácticas de la agricultura migratoria (conucos) “pueden detener y en algunos casos revertir el proceso sucesional”.
Refieren que el término morichal “denomina a una comunidad en la cual los individuos adultos de la palma arbórea Mauritia flexuosa, son el elemento más notable de ésta”.
Describen que esta especie “crece en hábitats pantanosos y su densidad poblacional puede variar desde pocos individuos aislados, creciendo en una matriz forestal o herbácea, hasta comunidades en las cuales la palma llega a ser el principal elemento estructural y florístico debido a su alta densidad”.
Comentan que por estar asociadas al paisaje de valle, en el relieve más bajo del paisaje de valle y con una íntima asociación con los ejes fluviales, los morichales son “potencialmente susceptibles a ser afectados por sustancias orgánicas e inorgánicas de carácter contaminante”.

1 comentario:

  1. hola Evelyn mucho gusto. de verdad bien interesante todo lo que escribes y haces por el planeta, vaya que es gratificante, yo simplemente navegaba en la red esta mañana y me encuentro con tu aporte, bueno supongo que te nace.. me gusto mucho lo de las tortugas. espero algun dia poder visitar esas tierras, vivo en isla de margarita pero quisiera conocer lo que tu vives a diario. saludos jesus linares

    jesuslinares23@hotmail.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...