Día Mundial de la Tierra

Caricatura Luís Velásquez.
Este jueves 22 de abril deténgase a pensar sobre su compromiso responsable con el medio ambiente

El planeta Tierra celebra su día con la cifra de 16.928 especies amenazadas de extinción: uno de cada cuatro mamíferos, una de cada ocho aves, un tercio de los anfibios y el 70% de las plantas del planeta se encuentran en peligro.
Pero no todo son malas noticias. Los registros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) indican que las acciones concertadas de conservación permiten a las especies recuperarse.
“En 2008, se registraron 37 mejoras de estado en mamíferos. Se estima que se evitó la extinción de16 especies de aves en los últimos 15 años gracias a programas de conservación. La conservación funciona, pero para mitigar la crisis de extinción queda mucho por hacer, y se debe actuar rápido”.
No obstante, advierten que “es hora de reconocer que la naturaleza es la empresa más grande del planeta, que trabaja para beneficio del 100% de la humanidad y lo hace gratis”. Es por eso que este jueves 22 de abril, cuando se festeje el Día Mundial de la Tierra, deténgase a reflexionar sobre su compromiso responsable, con el único hogar que alberga más de 6 mil 700 millones de habitantes y un número estimado entre 5 y 30 millones de plantas y animales, muchos de ellos aun desconocidos para la ciencia.
Un día en el que al menos 500 millones de personas, en 85 países, celebrarán con ingeniosas acciones que resaltarán los tres objetivos que impulsaron su creación: conciencia, educación ambiental y participación. Venezuela ya se incorporó.

PENSAR GLOBAL Y ACTUAR LOCAL
Esta premisa de preocuparse por los problemas globales pero “ocuparse” a nivel local, está inspirando a un número cada vez mayor de venezolan@s, que este año han decidido organizarse para no sólo festejar a la Madre Tierra, sino también para fortalecer la conciencia ciudadana a través de charlas, talleres, conferencias, juegos y caminatas ecológicas, siembra de árboles, programas radiales y televisivos, entre otros que pueden ser monitoreadas a través de la página Web http://www.my.calendars.net/vitalis2010.
Actividades que vendrán a reforzar el conocimiento sobre la condición de megadiversidad de Venezuela. Según cifras divulgadas por Jesús Manzanilla, director de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del Ministerio de Ambiente, se han documentado 150 mil especies endémicas “lo cual nos convierte en una de las naciones del trópico más privilegiadas”. Entre las acciones de conservación adelantadas por el Estado venezolano con la participación de diferentes actores académicos, comunitarios y organizaciones no gubernamentales (ONG) de carácter ambiental, se encuentran los programas de protección de especies consideradas en peligro de extinción como la tortuga Arrau, caimán del Orinoco, flamencos y osos frontinos.
Asimismo, el grupo de ONG que integran la Asociación Red Ambiental de Venezuela (Red ARA), desarrolla acciones basadas tanto en conservación de especies como en hábitats, destinadas al mantenimiento, restauración y apoyo a ecosistemas y áreas protegidas, corredores ecológicos y trabajo con las comunidades. 
Para la Red ARA, la labor reflejada a lo largo de los últimos 80 años de historia del movimiento ambiental en Venezuela evidencia “el compromiso de construir país, complementando la labor del gobierno”, siendo los principales ejecutores de las investigaciones en conservación de especies y recursos naturales en unión con las universidades del país.

GUAYANA PRESENTE
A nivel local, un grupo de organismos gubernamentales, universidades y movimientos ambientalistas, acordaron unir esfuerzos para realizar de forma conjunta una serie de actividades enfocadas hacia el conocimiento de los derechos de la Tierra.
Destaca la participación de la Corporación Venezolana de Guayana, Edelca, Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), Defensoría del Pueblo, ministerios para el Ambiente y el de Educación, Fundacite Bolívar, Ferrominera Orinoco, Biósfera Ecológica, Red Ambientalista y Gobernación del estado Bolívar.
La agenda prevista contempla para los días martes 20 y miércoles 21 una jornada de recolección de desechos sólidos, así como también el marcado de autos en diversos puntos de Ciudad Guayana. De igual forma, para el jueves 22 se tiene planificado una extensa jornada que incluye la colocación de colchas artísticas ecológicas en diversas zonas de la ciudad y la realización de dos foros, el primero a efectuarse en el Ecomuseo del Caroní de 8 a 12 del mediodía donde se darán a conocer los usos sustentables de los recursos y los derechos de la Madre Tierra. En horas de la tarde, le corresponderá a los especialistas de la UNEG tratar el tema de la importancia de los recursos agua y bosques como los mayores activos naturales de Guayana. La cita será de 3 a 6 AM en la sala de usos múltiples de la UNEG en su sede de Chilemex.
Las actividades culminarán el viernes 23 a las 4 PM con un acto cultural en la Plaza Monumental de CVG en Alta Vista.


Una apuesta que funcionó
Está claro que las comunidades protestan para exigir de sus autoridades la atención a sus problemas. Eso fue lo que pasó el 22 de abril de 1970 en Estados Unidos, cuando un grupo de 20 millones de personas tomaron las calles para mostrar su indignación por el estado del medio ambiente.
Para esa época, la agenda mediática giraba entorno a la cuestionada guerra de Vietnam, por lo que el senador Gaylord Nelson impulsó la primera protesta de importancia en Norteamérica, para que el tema ambiental se incluyera en la agenda del gobierno del entonces presidente Richard Nixon.
“Fue solo una apuesta, pero funcionó”, diría tiempo después el senador Nelson, instaurando cada 22 de abril, el Día Mundial del Planeta. Una fecha creada por la misma gente con el fin de fortalecer el compromiso de actuar cada vez más, con una mayor responsabilidad con el medio ambiente.

Compromiso de las autoridades
El Día Mundial de la Tierra también es propicio para recordar a las autoridades su compromiso en solucionar los problemas ambientales locales, entre ellos:

1. Sanear el botadero de Cambalache
Aún se espera por la aprobación del proyecto de ingeniería para el saneamiento y operación controlada del actual vertedero de Cambalache. Las autoridades del Ministerio de Ambiente dijeron que para finales de enero de este año darían a conocer los alcances del mismo, sin embargo, hasta la fecha no se han pronunciado. La ejecución del proyecto se espera comience a finales del primer semestre de 2010. Cambalache forma parte de una cartera de 51 proyectos que serán financiados con recursos del BID por un monto de 250 millones de dólares, destinados a la construcción de rellenos sanitarios y la adecuación o conversión de vertederos a cielo abierto en el país; así como también la capacitación necesaria para que las alcaldías puedan ejecutar una gestión eficiente en la recolección y disposición final de residuos y desechos sólidos.

2. Regular el manejo de las aguas servidas
El inapropiado manejo de las aguas servidas está comprometiendo la calidad de las aguas del río Orinoco y del lago de Macagua en el río Caroní. Diversos estudios han determinado niveles de contaminación en las descargas de ambos ríos que superan los valores nacionales vigentes. En la gráfica se observa la descarga de aguas servidas en el malecón del Orinoco ubicado en Ciudad Bolívar.

3. Controlar las emisiones que contaminan el aire
Diversos estudios continúan considerando las zonas de Campo C, Venelim, Amazonas, Venalum, Corpoven, La Ceiba y San Jacinto como áreas de aire moderadamente contaminado, mientras que Palúa, entrada, salida y bodega de Sidor se ubican en zonas de aire altamente contaminado. En la gráfica se observa la zona industrial Matanzas en Ciudad Guayana donde se registran los más altos niveles de contaminación atmosférica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...