Evaluarán efectos del calentamiento global en los tepuyes


Fotos Nicolas Laughlin


La investigación verificará las estimaciones realizadas en estudios previos, en las que se calcula que “entre el 75 y el 80% de las casi 2.500 especies de plantas vasculares del Pantepui se extinguirían antes de finales de siglo”


Los efectos del calentamiento global en las mesetas (tepuyes) presentes en el Escudo de Guayana, serán evaluados por un grupo de científicos de la Fundación Instituto Botánico de Venezuela (Fibv) y el Instituto Botánico de Barcelona, España.
El proyecto de investigación, que será financiado en su totalidad por la Fundación BBVA de España, verificará las estimaciones realizadas en estudios previos, en las que se calcula que “entre el 75 y el 80% de las casi 2.500 especies de plantas vasculares del Pantepui se extinguirían antes de finales de siglo”.
Según el científico Otto Huber, la provincia conocida como Pantepui se ubica entre los 1.500 y 3.000 metros sobre el nivel del mar y comprende los herbazales y bosques tepuyanos ubicados en las cumbres de las mesetas de areniscas de Guyana y sur de Venezuela.
Los investigadores venezolanos y españoles que participarán en el estudio, realizarán una comparación entre la flora actual de los tepuyes con la observada en expediciones históricas, a fin de establecer un observatorio permanente que permita monitorear el fenómeno.
Aníbal Castillo, presidente de la Fibv y profesor Asociado de la Escuela de Biología de la Universidad Central de Venezuela (UCV), confirmó vía telefónica, que el proyecto de investigación se encuentra a la espera de los permisos ambientales que se gestionan ante el Instituto Nacional de Parques (Inparques), a fin de proceder a planificar las distintas fases del proyecto, el cual se estima iniciar en 2010.
Explicó Castillo que los resultados de una primera investigación realizada por el mencionado Instituto Botánico de Barcelona, plantean el grado de amenaza a la que estaría expuesta la flora tepuyana frente al cambio climático, por lo que ambas instituciones académicas aunaron esfuerzos para iniciar un estudio de forma conjunta.
Dicho estudio advierte que ante un aumento de entre 2 y 4 ºC de las temperaturas medias en el norte de Sudamérica –tal como lo pronostica el Panel Intergubernamental de Cambio Climático para el año 2100-, las consecuencias para el ecosistema de las cimas de los tepuyes “podrían ser catastróficas, debido a la dificultad de soportar tasas de cambio tan elevadas y a la desaparición o fragmentación del hábitat de especies adaptadas a las mayores altitudes. Como consecuencia, existe una amenaza evidente de pérdida de biodiversidad que, debido al elevado endemismo, sería en parte de carácter global”.

PRIMER ESTUDIO
El primer estudio desarrollado por el Instituto Botánico de Barcelona (http://ddd.uab.cat/pub/orsis/02134039v20p61.pdf), bajo la coordinación del científico Valentí Rull, Teresa Vega y Sandra Nogué, utilizó una muestra representativa de 83 especies de la flora tepuyana, correspondientes a los 23 géneros endémicos de esta zona y a tres géneros que dominan los principales tipos de vegetación: bosques de galería (Bonnetia), arbustales paramoides (Chimantaea) y herbazales tepuyanos (Stegolepis). Estas muestras se basaron en los estudios realizados por los científicos Julian Steyermark, Paul Berry, Bruce Holst y Otto Huber, plasmados en la enciclopedia “Flora de la Guayana venezolana”, y de ejemplares del Jardín Botánico de Missouri (Estados Unidos).
El propósito del mismo fue estimar la magnitud de extinción potencial de las especies de plantas vasculares por desaparición de hábitat. Señalan que la escogencia de estas plantas se sustentó en el conocimiento que se posee sobre las mismas y además porque son organismos reconocidos como buenos indicadores de la biodiversidad general.
Las plantas vasculares, según define el diccionario de Botánica, son aquellas que poseen raíz, tallo y hojas, y presentan un sistema vascular para la distribución de agua y nutrientes.

RESULTADOS
Los resultados indican que, ante un calentamiento de 2 a 4 ºC como el previsto, entre un 8 y 33% de las 83 especies analizadas “se encuentran en peligro de extinguirse debido a la desaparición de su hábitat”.
Respecto a los géneros endémicos, el estudio señala que una tercera parte estaría en peligro de perder su hábitat. “De las 45 especies correspondientes a los 23 géneros endémicos, 16 (aproximadamente el 35%) están amenazadas de extinción por pérdida de hábitat”.
Detalla que la mitad de las especies de Bonnetia que habitan las cimas tepuyanas están amenazadas de pérdida de hábitat. La Bonnetia es un género ampliamente distribuido en Guayana, representado por 26 especies de las cuales 24 se encuentran en las cimas tepuyanas y 14 están restringidos a esta provincia por lo que se considera una especie de género dominante.
“Algunas de estas especies son dominantes en los bosques de galería que constituyen una de las pocas formaciones arbóreas de las cimas tepuyanas, por lo que comunidades enteras podrían estar amenazadas”.
Asimismo, puntualiza que cuatro especies endémicas del género Stegolepis presentes en Guayana, están amenazadas de pérdida de hábitat y un número similar se encuentra cerca del límite. “La mayoría de herbazales tepuyanos están dominados por especies de este género, por lo que su desaparición comportaría un cambio muy significativo en la flora y la vegetación de Pantepui”.
Con relación al género Chimantaea, restringido a las mayores altitudes del macizo de Chimantá y sus alrededores, “dos de sus especies perderían el hábitat con un calentamiento de 2 a 4 ºC, mientras que otras seis están muy cerca del límite y, si bien su hábitat altitudinal potencial no desaparecería totalmente, quedaría reducido a unas pocas y diminutas áreas aisladas de las cumbres más altas”.
Para el grupo de científicos españoles que participaron en este primer estudio, el elevado endemismo del ecosistema alto tepuyano y su posible extinción por pérdida de hábitat “trasciende el ámbito local y afecta directamente la biodiversidad global”. A su juicio, esta situación compromete la biodiversidad futura ya que Pantepui “ha sido considerada un área de especiación muy activa, una especie de ‘bomba de diversidad’ para las cuencas del Orinoco y el Amazonas”. 
Advertencia
Los resultados del primer estudio llevado a cabo por el Instituto Botánico de Barcelona (España), fueron una “advertencia” que justificaba continuar con investigaciones más detalladas sobre las posibles consecuencias del calentamiento global en las comunidades alto tepuyanas. De tal forma que el proyecto que se contempla realizar con la Fundación Instituto Botánico de Venezuela, incluirá observaciones de campo utilizando sistemas remotos de posicionamiento y técnicas de alta resolución para el análisis de datos geográficos; además de un mejor conocimiento fitogeográfico de la provincia Pantepui y el uso de técnicas más sofisticadas como por ejemplo, modelos espaciales de simulación del área potencial para las especies en estudio, bajo los supuestos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático previstos para el año 2100.

1 comentario:

  1. Buenos días,
    Emhorabuena por el blog y gracias por hacerse eco de nuestros trabajos en Guayana. Sólo quisiera añadir que los dos proyectos que se mencionan han sido y son financiados enteramente por la Fundación BBVA y que el primero tuvo como sede la Universitat Autònoma de Barcelona, donde me encontraba hasta julio de 2008. El segundo ya tiene como "cuartel general" el Institut Botànic de Barcelona (CSIC-ICUB) donde trabajo desde hace más o menos un año. Digo esto porque me parece importante dejar constancia de las instituciones que contribuyen a la conservación de Guayana. También quiero destacar que la colaboración de la Fundación Instituto Botánico de Venezuela es fundamental para este estudio que, sin ella, no sería posible. Pueden contar con nosotros para cualquier información qu necesiten sobre nuestros estudios. Muchas gracias y felicidades de nuevo.
    Valentí Rull

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...