Enfrentar el cambio climático requiere de múltiples tecnologías


El experto venezolano Juan Carlos Sánchez, uno de los 2500 científicos integrantes del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, trabaja en el proyecto de mineralización del dióxido de carbono, uno de los principales gases que contribuye al cambio climático

Luego de 17 años investigando y participando de las discusiones globales sobre el tema, el científico venezolano Juan Carlos Sánchez, ya no tiene ninguna duda de que el cambio climático “es más que evidente”, por lo que a su juicio, se debe trabajar de forma conjunta para buscar las soluciones.
Sánchez es ingeniero industrial y doctor en Ciencias Ambientales (Francia), investigador y profesor de la Universidad Central de Venezuela, con más de 50 estudios postdoctorales e igual número de publicaciones editadas en 23 idiomas, y miembro del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (Ipcc) desde el año 2002 cuando, jubilado de la industria estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), recibe una invitación del propio presidente del panel, Rajendra Pachauri. En 2007 recibió, junto a 2 mil 500 científicos integrantes del Ipcc, el Premio Nobel de la Paz. “En lo que queda del presente siglo, el calentamiento global puede producir cambios radicales en la sociedad mundial de consumo”.

SOLUCIONES GLOBALES
El científico venezolano es quien coordina el subgrupo del Ipcc dedicado a buscar soluciones al problema del cambio climático. Desde hace cinco años trabaja en el proyecto de mineralización del dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases que contribuye al cambio climático.
Explica que este método "busca captar el dióxido de carbono que se genera en las refinerías para llevarlo a un reactor, donde el gas se pone en contacto con silicatos metálicos naturales de calcio o magnesio para luego convertirlo en carbonato de calcio o magnesio". De esta forma, añade, el CO2 es retenido en la corteza terrestre y dispuesto de forma segura y permanente, con lo cual se permitiría el uso de las vastas reservas de remanente de fuentes fósiles sin afectar el clima.
“Los suelos de los llanos venezolanos posen un alto contenido de silicatos, es decir, tenemos la materia prima y el proceso de mineralización del CO2 se está desarrollando, lo que se necesita es el conocimiento. Si este proceso llega a materializarse sería de enorme utilidad para un país petrolero como Venezuela”.
Sin embargo, dice que el proyecto se encuentra limitado en cuanto a recursos financieros para continuar con las investigaciones. Algo que lamenta porque a su entender, de llegar a ser factible este proceso de captación y retención de dióxido de carbono, Venezuela "podrá seguir disfrutando de una economía petrolera por muchos años sin dañar el ambiente".

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Agrega que entre otras de las soluciones en las cuales trabaja el grupo de expertos del Ipcc se encuentran: mayor inversión en el desarrollo tecnológico de vehículos más eficientes, energías que no emitan dióxido de carbono, biocombustibles, menor deforestación y mayor reciclaje.
Asimismo, el desarrollo de la energía eólica y solar, ésta última con el desarrollo de la nanotecnología, le hacen avizorar una nueva revolución tecnológica en la que el petróleo continuará teniendo un peso importante, pero con una mayor participación de este tipo de tecnologías amparadas en los subsidios.

EFECTO INVERNADERO
El especialista explica que el calentamiento global es causado por el incremento de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, los cuales, como el dióxido de carbono, pueden durar hasta 100 años en la masa de aire que rodea al planeta. Un problema que para este ingeniero industrial se convierte "en uno de los retos más importante que enfrenta la humanidad por sus potenciales consecuencias adversas sobre numerosos sectores de la actividad económica y sobre la calidad de vida".
"La temperatura promedio de todo el planeta ha aumentado 0,8°C, lo que ha provocado una elevación del nivel del mar en 20 centímetros que puede potenciarse a futuro, y de una manera concordante ha habido un retroceso de la cobertura de hielo registrado en el hemisferio norte".
Dice Sánchez que este incremento en la temperatura, "que pudiera ser insignificante, provoca que los veranos sean más calientes y los inviernos sean menos fríos, lo que trae consecuencias importantes para los ecosistemas".
Según explica, las emisiones de estos gases provienen del uso de combustibles fósiles, procesos industriales actividades agrícolas, cambios en el uso de la tierra y de la disposición inadecuada de los desechos orgánicos. Menciona a los gases PFC y SFG, los cuales están presentes en la industria del aluminio y en la transmisión y distribución de la electricidad respectivamente.
Insiste en que la humanidad debe limitar la emisión de estos gases a fin de prevenir las consecuencias del cambio climático. Una tarea, a su juicio, nada fácil, "porque la reducción plantea dificultades relativas al desarrollo, adquisición, adaptación y adopción de tecnologías de sustitución que reducen las emisiones de gases, asumir los elevados costos implícitos al cambio tecnológico y probablemente, también aceptar cambios en los hábitos de consumo".

CONCIENCIA AMBIENTAL
En lo personal, el científico Juan Carlos Sánchez continuará sus investigaciones en el área de los biocombustibles, con el etanol celulósico que se produce a partir de los desechos orgánicos, porque avizora mayores posibilidades de desarrollo cercanas a Venezuela. Cree que la humanidad siempre ha buscado soluciones a sus problemas y esta no será la excepción. Si bien las soluciones en los actuales momentos, no se ven con claridad porque, según dice, el problema avanza de forma acelerada, cree que se encontrará una salida, que no será única y exclusiva de un país, sino que responderá al desarrollo de múltiples tecnologías.
Pero, advierte que nada de esto servirá si no se fortalece la conciencia ambiental, “lo que se quiere es que la gente tenga conciencia del problema y que actúe en consecuencia. Sin la conciencia de las personas no se conseguirá ninguna solución al problema del cambio climático”.
Soluciones tecnológicas
El investigador estadounidense Wallace Broecker, quien acuñó el término calentamiento global en los años 70, apuesta por soluciones tecnológicas masivas para luchar contra el cambio climático, según reseña una nota del diario español El Mundo. Según su opinión, “los países ricos deben de capturar y almacenar el CO2 de la atmósfera para paliar el problema al que han contribuido más que otros”. En la nota, el científico resalta su apoyo a la investigación que se desarrolla en la Universidad de Columbia (EEUU), en la cual se retendría el 30% del CO2 del aire que circula por las zonas desérticas. Advierte que el calentamiento será aún más agudo en el Hemisferio Norte que en el Sur, donde los océanos ocupan mucha mayor superficie y atenuarán esos cambios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...