Estudio en el alto Cuyuní reporta nuevas especies de fauna y flora

La alianza entre Gold Reserve-Compañía Aurífera Brisas del Cuyuní y Conservación Internacional Venezuela, con la colaboración científica de once instituciones académicas nacionales e internacionales, permitió conocer el inmenso valor biológico de esta región de la Guayana venezolana
 
Naciente del río Uey en Sierra de Lema. Foto Bruce Holst

Una evaluación rápida de la diversidad biológica de la cuenca alta del río Cuyuní y su confluencia en el río Uey, permitió conocer al menos, seis especies de peces nuevas para la ciencia, así como también nuevas especies de insectos acuáticos, reptiles, plantas y aves para la Guayana venezolana.
El estudio (RAP 55) contó con el apoyo financiero de la compañía aurífera Gold Reserve y su filial en Venezuela, Brisas del Cuyuní, conjuntamente con la organización Conservación Internacional Venezuela (CI Venezuela), y con la colaboración técnica y científica de Fundación La Salle de Ciencias Naturales, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Universidad Internacional de Florida y Jardín Botánico “Marie Selby” (Estados Unidos), Ascanio Birding Tours, Colección Ornitológica Phelps, Instituto de Zoología Tropical (Universidad Central de Venezuela), Fundación Andígena, Instituto de Ciencias Naturales (Universidad Nacional de Colombia) y el Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonía (Inpa).
EL MITO EXISTE
El Dorado existe y una de sus joyas emblemáticas es la cuenca del río Cuyuní”. Así lo expresan de forma conjunta Arturo Rivero, presidente de Gold Reserve-Compañía Aurífera Brisas del Cuyuní y Ana Liz Flores, directora de CI Venezuela, para quienes la enorme riqueza de esta cuenca “se certifica en los recursos naturales que ella contiene”, lo cual quedó demostrado en las 1.100 especies colectadas durante la expedición científica realizada entre el 18 y el 31 de enero de 2008.

La nueva especie para la ciencia es el pez Rivulus sp.Foto Oscar Lasso-Alcalá


“Los nuevos registros para la Guayana venezolana incluyen plantas cuya distribución geográfica se relaciona con ambientes tepuyanos de mediana altura en la Sierra de Lema o en la cuenca del río Caroní, nueve especies de peces para la cuenca del Cuyuní, una especie de reptil y ampliaciones de distribución de 11 especies de aves. Para Venezuela se reportan como nuevos registros, seis especies de peces, cuatro especies de invertebrados acuáticos. Como nuevos registros para la ciencia hay probablemente seis especies que están aun bajo descripción".
Explican que a finales de 2006 iniciaron las conversaciones para evaluar la diversidad biológica (flora y fauna) de esta región aún desconocida de la cuenca alta del Cuyuní, “y definir mecanismos para su conservación, dado el alto grado de amenaza que sufre actualmente esa área por la actividad minera no planificada”.
“Es así como surge la idea de explorar y dar a conocer la cuenca del río Uey, un afluente de la cuenca alta del río Cuyuní, en excelentes condiciones de conservación, cuyo tremendo valor en biodiversidad estaba escondido para el mundo y se conocerá a partir de esta publicación”. El libro, que compila los resultados en cuanto a flora, geoquímica de los ecosistemas acuáticos, contaminación por mercurio, macroinvertebrados acuáticos (invertebrados perceptibles a simple vista), peces, anfibios y reptiles, aves y mamíferos, será presentado el próximo 27 de noviembre en Caracas.
INTERÉS BIOGEOGRÁFICO
El estudio señala que la cuenca del río Cuyuní “destaca por reunir gran parte de los ecosistemas guayaneses y albergar muchos de los elementos de la biodiversidad endémicos y únicos de América del Sur”. La ubica en la Guayana oriental venezolana, ocupando una superficie aproximada de 50.000 kilómetros cuadrados, de los cuales 38.000 corresponden a Venezuela y el resto a Guyana.

Pitcairnia caricifolia en el bajo río Uey. Foto Bruce Holst

Asimismo, detalla que el río Cuyuní recorre 750 kilómetros de longitud desde sus cabeceras localizadas en la Serranía de Lema y el Cerro Venamo, entre los 1300 y 1500 metros de elevación. Sus aguas son claras y negras, lo que le confiere a la región un gran interés desde el punto de vista biogeográfico. “Sin embargo, a pesar de este hecho, su importancia geopolítica por ser una zona fronteriza y presentar una de las explotaciones mineras más importantes de oro y diamantes en el país, la cuenca ha recibido poca atención en cuanto a los recursos biológicos. A esto se suma una profunda alteración de los bosques circundantes, así como de la calidad del agua”.
El grupo de científicos que participó en la expedición coinciden en señalar que el río Uey “es uno de los principales afluentes en esta sección de la cuenca, que se mantiene todavía en condiciones prácticamente prístinas”.
Número de especies colectadas
517 Plantas125 Peces29 Anfibios
24 Reptiles254 Aves87 Mamíferos
RECOMENDACIONES PARA CONSERVAR
Para Rivero y Flores las recomendaciones a partir de esta evaluación incluyen:
1. Promover el establecimiento de un área protegida en la cuenca media y alta del río Uey.
2. Continuar con el monitoreo de aguas y las evaluaciones de contaminación mercurial y medidas para la reducción de emisiones de mercurio.
3. Promover actividades de manejo sostenible de los recursos naturales con la población local y su mayor involucramiento con el tema de conservación de la cuenca.
4. Implementar un programa de monitoreo de biodiversidad en el área, con el posible establecimiento de una estación biológica en la subcuenca del río Uey, una vez que se haya establecido una figura de resguardo del área.
Hypsiboas cinereascens. Foto Barrio Amorós

Los representantes de Gold Reserve y Conservación Internacional Venezuela están convencidos de que los resultados de este RAP, representa “el inicio de una nueva forma de mirar el desarrollo para esa área”. Junto a sus aliados, esperan que esta evaluación contribuya a la conservación de la cuenca del río Cuyuní, y presentan estos resultados para que los tomadores de decisiones “puedan ejercer las acciones necesarias contando con información científica que los respalde”.
RAP
Esta técnica rápida de obtener información biológica de una región, con el objetivo de adelantar acciones de conservación, conocida como RAP (por sus siglas en inglés), fue patentada por Conservación Internacional, y la misma se inició en el año de 1990 con evaluaciones rápidas en las regiones de Papúa, Nueva Guinea, Sudáfrica y en los países de Suramérica como Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú, Paraguay, Guyana, Surinam y Venezuela, siendo en este último donde se han realizado el mayor número de evaluaciones rápidas o RAP. Tal como lo explica CI, el objetivo primordial de los RAP es “determinar los valores biológicos y de conservación para ecosistemas acuáticos continentales, ecosistemas terrestres y ecosistemas marinos a través de inventarios rápidos, y transmitir la información a los gerentes ambientales, políticos, conservacionistas, científicos y agencias promotoras internacionales para la toma de decisiones”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...