Minería ilegal requiere una política integral

Esta fue una de las conclusiones del foro celebrado ayer en la Universidad Nacional Experimental de Guayana, evento que permitió reflexionar sobre los problemas ambientales y de salud pública que ocasiona esta actividad económica ilegal al sur del estado

Ayer se llevó a cabo el foro sobre minería ilegal organizado por los estudiantes de la maestría de Ciencias Ambientales de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg) en su sede de Chilemex.
Edward Guzmán, coordinador del foro y Sargento Técnico de Primera del Ejército dijo que el encuentro permitió reflexionar sobre los problemas ambientales y de salud pública que ocasiona esta actividad económica ilegal al sur del estado Bolívar. “Queremos tratar este problema de manera integral reconociendo los distintos enfoques políticos, académicos, sociales y de seguridad que tiene, a fin de entender que este es un problema de toda la comunidad, por lo que debemos trabajar de manera mancomunada e integrada”.
Destacó la participación de un calificado grupo de ponentes representados por los investigadores de la Uneg: Sergio Milano, Darío Bermúdez y Hernán Castellanos; y por parte de CVG Tecmín, Pedro Aguilera. Al evento asistieron estudiantes de la mencionada maestría, oficiales de las Fuerzas Armadas venezolanas, representantes de cooperativas mineras y profesores universitarios.

PERSPECTIVA SOCIOCULTURAL
El antropólogo e investigador de la Uneg, Sergio Milano abogó por una perspectiva sociocultural y psicosocial de la minería ilegal sin olvidar el componente ecológico.
“Unos de los principales problemas de que ha adolecido la política minera oficial desde que la conozco, es asumir que el problema minero es de característica técnico-económica, por tanto, que debe ser dentro de este ámbito donde se encuentra la solución. Repetidas veces hemos sugerido a las autoridades competentes que el eje de acción debe ser cultural”.
Añadió el actual coordinador del Centro de Investigaciones en Gestión Ambiental y Desarrollo Sustentable de la Uneg, que el pequeño minero se sustenta sobre elementos culturales mágico-religiosos que es donde se organiza el proceso productivo, “lo que implica que cambiar estos modos de producción chocarían con modos de ser, de pensar, y de organización familiar”.
Al narrar las experiencias que ha tenido como investigador social en el área minera de Las Claritas, Km. 88 y del Bajo Caroní, Milano aseveró que “el pequeño minero no se ve reflejado en el trabajo asalariado y permanente, aún con la mejor cobertura social, para él siempre será un trabajo forzado, de sujeción, el cual abandonaría ante cualquier oportunidad. Si no son contemplados en la planificación los factores psicosociales, las políticas y ejecutorias no serán completas”
Aún más, Milano destacó la importancia del papel de la mujer en la organización familiar, “eso obliga a que el plan de diversificación económica tenga como eje a la mujer, es un elemento cohesionador del núcleo familiar. La mujer va a nuclear al niño y lo inserta en otro modo de producción al cual progresivamente se sumará el marido minero”.


LENTA RECUPERACIÓN DEL BOSQUE
Por su parte, el coordinador del Centro e Investigaciones Ecológicas de Guayana, Hernán Castellanos reflexionó sobre la funcionalidad del bosque y las complejas afectaciones de la actividad minera en los cuerpos de agua, considerándola como el “cáncer de la vegetación”, repercutiendo en todas las áreas boscosas, reduciendo así todos los servicios ambientales que presta el bosque tales como el agua, absorción de CO2, reserva y producción de oxígeno entre otros. “El planeta necesita entre 300 y 400 años para recuperar un bosque, dependiendo de cuan grande es el área perturbada en esa medida dependerá el tiempo de recuperación, pero como vivimos en una zona con baja fertilidad de suelos la minería perturba del subsuelo hacia arriba, sin dejar capa de suelo que le permita al bosque recuperarse”. Insistió en que la minería daña los ecosistemas “de forma aberrante y aunque exista la buena intención de recuperar estas áreas afectadas, hay que entender que eso se llevará años, porque la capacidad que tiene el planeta de recuperar el bosque es mucho más lenta”.
Reiteró la necesidad de que el Estado venezolano invierta recursos para realizar investigaciones a largo plazo, a fin de hacerle seguimiento y evaluar los proyectos de recuperación de las áreas intervenidas por la minería.

VAPORES MERCURIALES
El investigador Darío Bermúdez Tirado, coordinador del Doctorado Internacional en Ciencias de la Salud en el Trabajo de la Uneg, disertó sobre los resultados obtenidos en los estudios realizados en la población de El Callao, los cuales demostraron que la exposición indiscriminada a los vapores de mercurio durante el procesamiento del oro está minando la salud no sólo de los mineros sino también de los pobladores del sector.
“Más del 90% de los individuos muestreados que trabajan en los centros de procesamiento del Bloque B de El Callao tuvieron niveles de mercurio en la orina por encima del nivel de alerta establecido por la Organización Mundial de la Salud”.
Los resultados arrojaron que cerca del 61,7 % de las muestras individuales tuvieron niveles de mercurio en la orina por sobre el nivel de alerta (5mg de Hg/g de creatinina); 38,3 % de los individuos tuvieron valores de mercurio en la orina por encima del nivel de acción (20 mg de Hg/g creatinina); 20,6 % por sobre el valor máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (50 mg de Hg/g creatinina) y 15 % por sobre los 100 mg Hg/g de creatinina. “Fueron detectados signos de intoxicación y daños neurológicos en la gran mayoría de aquellos individuos involucrados en el proceso de amalgamación, así como en gente inocente que habita en las cercanías de los centros de procesamiento del material aurífero”. Añadió que durante la investigación, se estimó que las emisiones de mercurio liberado a la atmósfera en el Bloque B alcanzaron entre 2 y 4 toneladas por año.
EXPERIENCIA DE CVG TECMIN
Durante su presentación, el funcionario de CVG Tecmin, Pedro Aguilera dio a conocer las experiencias obtenidas en la recuperación de 200 hectáreas, en áreas afectadas por la minería de oro y diamante en el estado Bolívar. Detalló los trabajos de recuperación realizados en las zonas de pequeña minería conocidas como El Polaco, Icabarú y Apoipó en el Municipio Gran Sabana; asimismo, en la zona de Supamo-Parapapoy al sur oeste de la población de El Manteco, Municipio Piar; y en el sector del Guaniamo en el Municipio Cedeño. Explicó que durante el proceso se lleva a cabo un trabajo conjunto con las comunidades mineras y pobladores locales a quienes se les capacita en la conformación de viveros comunales y en la posterior siembra de vegetación en las áreas afectadas. Al referirse al inventario de las áreas intervenidas por la actividad minera ilegal, mencionó que las mismas alcanzan las 11.340 hectáreas ubicadas en los municipios Roscio, El Callao, Sifontes, Cedeño, Gran Sabana y Angostura, éste último con el mayor número de hectáreas afectadas (3.315).


Mineros piden legalidadNellysol Matute, representante de la cooperativa “Mineros Artesanos” (Zona Guariche, El Manteco), dijo que el problema de la minería ilegal era un asunto de los entes rectores como de los propios mineros, “pero necesitamos el apoyo de ellos para salir adelante y terminar de legalizarnos”. Pidió a todos los dirigentes mineros iniciar la lucha para que sus familias puedan vivir con una calidad de vida mejor. “Si el ministerio de Minas, el ministerio de Ambiente y el Teatro de Operaciones Nº5 se dedicaran a organizarnos como pequeños mineros nosotros estaríamos dispuesto a acogernos a las normas que ellos dicten, hablándote en criollo, nosotros bailamos al son que ellos nos toquen, pero ellos tienen que unir esfuerzos para poder darle la solución a esta problemática”.
Dijo que ya tenía siete años asistiendo a foros y a reuniones con los altos funcionarios del Gobierno nacional “y jamás se nos ha dado una respuesta, porque darnos una pequeña cuota de combustible no es respuesta para nosotros, queremos es legalidad en todas las zonas del estado Bolívar”. Aseguró que el Estado venezolano tiene dinero para acometer junto con ellos la recuperación de las áreas afectadas, “porque si hay dinero para regalarle a otros países, debe haber dinero para que nuestro país sea la maravilla que los venezolanos nos merecemos”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...