Investigación rezagada (y III)

Las autoridades de la UDO decidieron “suspender la adquisición de mobiliarios y equipos y limitar las compras a los insumos vitales para operar laboratorios y la función académica y de investigación”


La Universidad de Oriente (UDO) no dudó ni por un momento en la decisión que debía tomar. Cuando el pasado primero de abril recibió la comunicación donde les informaban sobre la disposición del Ejecutivo nacional de recortar en un 6%, el presupuesto nacional asignado a las instancias públicas, las autoridades de esta casa de estudios decidieron por la permanencia de la investigación.
En su reciente visita al estado, la vicerrectora administrativa de la UDO, Tahís Pico dijo que el presupuesto aprobado para la universidad fue de 640 millones de BsF. (ellos habían solicitado un poco más de mil 200 millones de BsF.), pero luego del recorte quedaron en 607 millones 677 mil BsF., lo que significa una disminución real de casi 39 millones de BsF.
Explicó que, de acuerdo a las instrucciones recibidas por el Ejecutivo nacional, el monto debió ser ajustado sólo a las partidas de funcionamiento 402, 403 y 404 dirigidas a proyectos de investigación, docencia y extensión, las cuales tenían asignado un total de 107.669.964 BsF.
De tal forma que las autoridades decidieron “suspender la adquisición de mobiliarios y equipos y limitar las compras a los insumos vitales para operar laboratorios y la función académica y de investigación”.

NADIE SE ESCAPA
Salvador Penna, coordinador de la comisión de Investigación del Núcleo Bolívar de la UDO, dijo que el recorte presupuestario de 6% “en realidad se ha amplificado en casi un 30 ó 40%”.
Explicó que la inversión en investigación varía de acuerdo al número de investigadores adscritos al Programa de Promoción del Investigador (PPI) que tiene cada uno de los cinco núcleos de la UDO (Cumaná, Puerto La Cruz, Margarita, Monagas y Ciudad Bolívar), y como aún se encuentran recibiendo y evaluando proyectos de investigación no tienen en definitiva cuánto es el déficit, luego del recorte.
“En principio se ha decidido recortar en los gastos operativos de las comisiones que involucran gastos administrativos, tratando de tocar lo menos posible el presupuesto para investigación”.
Penna, quien también coordina el Grupo de Investigaciones en Reproducción Humana de la UDO, mencionó que ningún escaño de la sociedad se escapa de este recorte, lo que le preocupa es que llegue a desmotivar a los investigadores “porque los montos se han recortado en función de que no se están duplicando las compras para la adquisición de recursos, que ya existen en la institución”.
Asimismo, dijo que aunado al recorte, el otro incentivo que reciben los investigadores producto del PPI tampoco se ha hecho efectivo. “No sabemos si esto responde a la misma crisis o a una redimensión de lo que es el concepto de investigación en el país y eso está quedando como una disyuntiva. Algunas fuentes oficiales indican que el PPI va a continuar, pero todavía no se ha abierto la convocatoria de este año. Creo que estamos en una zona gris de espera a ver lo que se decide con respecto a la importancia de la investigación”.

SORPRENDIDOS
Penna reconoció el apoyo que el Gobierno le ha dado al desarrollo de la ciencia y la tecnología en el país, pero dijo que haber incluido la investigación en el recorte presupuestario “sorprendió a muchos”.
“A lo mejor es una manera para que las universidades busquen otro tipo de estrategias o alternativas de financiamiento, como lo fue al inicio de la promulgación de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti). El Gobierno estará en una posición de que se busquen recursos por otras vías que no sea sólo a través del presupuesto ordinario, pareciera que fuese así”.
Lo que sí le parece claro en el mensaje del Gobierno es que los científicos vayan reestructurando la forma de hacer investigación, “hasta ahora el Gobierno ha sido el subsidiario de la investigación en el país, pero cuánto de ella es soportada por la empresa privada. Ahora es muy poco lo que financia vía Locti, podría verse como una estrategia del Gobierno”.
Para Penna “los investigadores tendremos que salir a la sociedad a vender la cartera de proyectos de investigación”.

CONOCIMIENTO PROPIO
En cuanto a la discusión sobre el tipo de investigación que deben realizar las universidades, Penna comentó que no es una cuestión de denigrar del tipo de trabajo científico que se hace debido a que tanto la aplicada como la básica son válidas.
“Si no conocemos la base celular de un problema cómo se puede entonces diseñar una molécula para tratar determinada enfermedad, eso es absurdo, eso ocurre igual con la malaria, el mal de Chagas, eso es investigación básica. Ahora, la aplicada sería el desarrollo de la molécula, pero si no tienes el conocimiento básico de la patología celular cómo puedes diseñarla, seguiremos dependientes del conocimiento externo, pero esa no es la idea, lo que se quiere es que desarrollemos nuestra propia investigación”.
En el caso de la UDO-Bolívar dijo que los proyectos de investigación que se desarrollan son a dos años, los cuales culminan con un informe final o una publicación en una revista nacional o internacional, “de alguna forma ahí se mide el impacto de la investigación y las hay de todo tipo, porque aquí se respeta la libertad del investigador para hacer el estudio para el cual esté capacitado realizar”.
Añadió que una de las estrategias planteadas luego del recorte es darle prioridad a los proyectos que involucren grupos de investigación ya consolidados, lo cual evita estar adquiriendo equipos. “Queremos optimizar los pocos recursos con los que cuenta la UDO dando mayores posibilidades de financiamiento a aquellos grupos de investigación, un poco para formar más investigadores y que se incorporen a esos grupos”.
En lo que va de año han recibido 18 proyectos de investigación que se encuentran siendo evaluados para su aprobación, “pero están sometidos a la disponibilidad presupuestaria y a los reajustes que se van hacer en algunas áreas a fin de inyectarle ese recurso a la investigación”.
Recordó que el año pasado se aprobaron 10 proyectos de investigación que están casi culminados administrativamente, porque se previó a tiempo la adquisición de los materiales e insumos.

Cifras
45
investigadores adscritos al PPI
3 Centros de Investigación (Limnología, Microscopía Electrónica y Geociencias)
15 Grupos de Investigación
10 proyectos de investigación por culminar en 2010
18 proyectos de investigación en proceso de aprobación

Gobierno revisará investigaciones
El ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Jesse Chacón anunció esta semana que “no hay ningún tipo de direccionalidad” en los recursos otorgados vía Locti (336 millones 333 mil BsF) a la investigación que se hace en las universidades, por lo que anunció que van a iniciar un proceso de revisión de las mismas. Desde 2005, con la aprobación del mecanismo de financiamiento de la investigación por dos vías: la de inversión y la del aporte, Venezuela dejó de ser un país que invertía entre 0.3% y 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB) y pasó en 2006 y 2007 a invertir 1.74%, y 2.69%, respectivamente.
“El Estado venezolano ha incrementado la inversión en ciencia y tecnología, incluso invierte tres veces más que cualquier otro país de América Latina”. Entre otras cifras, mencionó que de 1999 a 2008, Venezuela ha pasado de 1.689 de investigadores inscritos a 6.038; sobre las publicaciones dijo que se ha incrementado el número de revistas nacionales sobre las internacionales en una relación de 3 a 1; y se cuenta con 3.187 Centros Tecnológicos Comunitarios de Investigación, la gran mayoría de ellos gratuitos.Fuente consultada ABN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...