Nuevo virus de influenza bajo el microscopio

Foto Google
El investigador de la UDO, Gerardo Godoy explica que “siempre estaremos expuestos a que nuevas variedades del virus con capacidad de parasitarnos, muten y como consecuencia adquieran nuevas capacidades de virulencia, como hoy es el caso del virus influenza porcina”

Como una espada de Damocles, un nuevo virus de influenza que combina virus humanos, aviar y porcino amenaza a la humanidad con una posible pandemia.
De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó a 5 (en un rango de seis) el nivel de alerta de pandemia, lo que “es un indicio claro de la inminencia de una pandemia y de que queda poco tiempo para organizar, comunicar y poner en práctica las medidas de mitigación planificadas”.
La pandemia se define como “el brote de una misma enfermedad en dos o más continentes afectando a un gran número de personas”. Hasta el sábado 2 de mayo, la OMS había registrado un total de 615 casos de infección humana por el nuevo virus gripal A/H1N1 en 15 países. En Venezuela, según informaron las máximas autoridades de salud locales, no se han presentado casos, sin embargo mantienen medidas de vigilancia y control en puertos, aeropuertos y lugares de recepción de visitantes.

DE VIEJA DATA
Los expertos coinciden en que la gripe es una enfermedad de vieja data, sólo en los últimos 300 años se han registrado 10 pandemias del virus de influenza tipo A y en el siglo 20 el mundo vivió tres con un saldo de 53 millones de personas muertas.
“Se sabe que uno de los primeros registros históricos de influenza epidémica fue narrado por el historiador griego Thucydides, 430 años antes de Jesucristo. Desde entonces, en diferentes momentos y lugares, la influenza se ha presentado en brotes epidémicos, en pandemias y en forma endémica”, explica Gerardo Godoy, Doctor en Medicina con Maestría en Microbiología Médica e investigador del Laboratorio de Virología de la Escuela de Ciencias de la Salud, adscrito a la Universidad de Oriente (UDO).

144 VARIEDADES DE VIRUS TIPO A
Menciona que la influenza es una infección de las vías respiratorias aguda causada por un virus, clasificado en tres tipos A, B y C. El especialista recuerda que en 1931 se logró demostrar la naturaleza viral del agente etiológico, estudiando secreciones respiratorias de cochinos enfermos de un proceso infeccioso ya conocido como influenza de los cochinos. Dos años después se identificó el virus de la influenza en casos humanos, designándolo como tipo A, luego en 1940 se identificó el virus influenza tipo B y en 1946 el de tipo C.
Godoy dijo que este virus tiene la capacidad de aglutinar glóbulos rojos de humanos, de aves y de animales, debido a las sustancias que posee, conocidas como hemaglutininas (H) y neuroaminidasa (N). Estas sustancias, de las que existen 16 diferentes H y 9 distintas N, han servido para la identificación, diagnóstico y clasificación sexológica del virus de influenza.
“Se ha demostrado que existen unas 144 variedades de virus influenza A, no todas con capacidad de infectar humanos, siendo la variedad H1N1 la más estudiada, por ser endémica en numerosos países, responsable de la pandemia de gripe española y por estar circulando por el mundo y mutando constantemente”.
Godoy destaca esta particularidad de cambiar porque el virus de influenza puede “adquirir o perder propiedades genéticas al recombinarse, en la célula parasitada, en humanos y animales que sufren infecciones concomitantes con otras variedades de virus influenza, como H1N2, H2N2, H3N2, entre otros, que también pueden infectar otros animales, entre ellos cochinos, y viceversa, pasar de cochinos a humanos, como parece ser el caso que hoy nos preocupa”.
El experto añade que hasta hace 20 años se creía que el virus era exclusivamente humano, con capacidad para infectar algunas especies animales domésticas, pero “no lo es, razón por la cual siempre estaremos expuestos a que nuevas variedades del virus con capacidad para parasitarnos, muten y como consecuencia adquieran nuevas capacidades de virulencia, como hoy es el caso del virus influenza A/H1N1, o que una variedad de virus influenza A, que normalmente solo infecta aves, por ejemplo, adquiera capacidad de parasitar la especie humana, como ha sido el caso de la conocida gripe aviar, en Asia, por el virus influenza A/H5N1, especie propia de aves, que mutó”.
Por ello, Godoy recomienda estar preparados material, científica y técnicamente, “para evitar la diseminación de un brote de infección cuya evolución y daño es impredecible, si se deja evolucionar, sin tomar las medidas preventivas adecuadas”.

GRIPE PORCINA
Sobre el brote de gripe porcina en México dijo que seguramente el virus influenza A/H1N1 circulaba en forma endémica, con bajo nivel infeccioso y con una mortalidad entre el 0,1 y el 1%, para humanos y cochinos, siendo probable que “el virus, infectando cochinos, sufrió una transformación genética dando origen a una variedad mutante con características nuevas, la cual, al infectar humanos, provoca en éste un cuadro clínico de influenza más grave que el producido por la variedad común de H1N1 endémica en México, y con capacidad de trasmitirse de una persona enferma a otra”.

VACUNA ESPECÍFICA
Godoy señala que la vacuna preparada con el virus H1N1 común, no es muy efectiva contra esta nueva variedad porcina, pero aconseja aplicarla por cuanto “proporciona protección parcial, especialmente en poblaciones susceptibles como niños, ancianos, personas con deficiencias inmunológicas o que sufren de enfermedades debilitantes crónicas”.
Asimismo, enfatiza que los antibióticos corrientes no tienen ninguna acción contra el virus, “pero sí contra las bacterias que pueden infectar al enfermo produciendo neumonías y bronconeumonías sobre agregadas al daño provocado por el virus al aparato respiratorio, y a neumonitis y bronconeumonía viral, y daños sistémicos que pueden inducir a liberación masiva de linfocinas, hipotensión, shock y muerte”.
Respecto a los fármacos antivirales, dijo que el virus es susceptible al Zanavivir y Ozeltamivivir de uso restringido, “pero disponibles por solidaridad internacional, en caso de un brote grave de influenza, para estas nuevas variedades de virus influenza A/H1N1 o por H5N1 y otros que aparezcan”.
Laboratorio en Guayana
El especialista Gerardo Godoy hace énfasis en la importancia de apoyar el proyecto que desde hace varios años viene impulsando la UDO, relacionado a la instalación del Laboratorio de Virología para la Escuela de Ciencias de la Salud.
Godoy dijo que aunque con dificultad y limitaciones físicas y económicas, este proyecto cuenta con el soporte del Consejo de Investigación de la UDO, y desde hace un año con el aporte financiero, vía Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, de la empresa Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua).
Medidas de prevención
La Organización Mundial de la Salud recomienda aplicar las siguientes medidas de prevención:
1. Evite el contacto directo con personas de aspecto enfermizo o que tengan fiebre y tos.
2. Lávese las manos con agua y jabón a menudo y al menos por 20 segundos.
3. Ventilar con regularidad las habitaciones
4. Lleve una buena higiene de vida: duerma bien, coma alimentos nutritivos y manténgase físicamente activo.
5. No hay riesgo de contagio al consumir cochino porque el virus muere con la cocción de la carne a 70º C.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...