Las golondrinas eliminan 1.080 kilos de insectos por día

Foto cortesía avespampa.com.ar


La charla organizada por Fundacite Bolívar sobre las aves migratorias que cada año llegan a Puerto Ordaz, procedentes del sur del continente americano, fue una oportunidad para el conocimiento y la educación ambiental de la comunidad


Los vecinos de la Plaza del Sur quedaron sorprendidos al escuchar que las golondrinas “les quitan de encima”, más de mil kilos de insectos por día. Para ellos, la llegada de las golondrinas (Progne tapera) supone un dolor de cabeza por la cantidad de excrementos o guano que depositan en los alrededores del centro de Puerto Ordaz, especialmente en la Plaza del Sur, causando olores putrefactos y a su entender, un problema de salud pública. Pero cuando el ornitólogo les explicó que cada individuo, de los 6 mil que pudieron avistar el año pasado, consume a diario cerca de 180 gramos de insectos, las golondrinas ya no resultaron ser tan “incómodas”.

La charla organizada por el Programa BioGuayana de Fundacite Bolívar con el apoyo de la Uneg, Hyundai, CVG Ferrocasa, Domesa y el Banco Del Sur, permitió comprender la biología de estas aves migratorias que a partir de mayo comienzan a llegar desde el sur del continente americano, “huyéndole” al frío austral; y analizar las experiencias de control y manejo aplicadas en otros países.
El ornitólogo Rosauro Navarro, la ingeniera en recursos naturales Maria Eugenia Deza y el ecólogo Hernán Castellanos, fueron los especialistas en dar la información científica que aclaró muchas dudas como la de Elinor Herrera, vecina del sector y una de las afectadas por las golondrinas.
“Ya aprendí que esta especie migratoria nos hace falta porque consumen más de tres veces su peso corporal en insectos, algo que me parece bueno porque si desaparecen las aves entonces nos inundamos de insectos”.
Dijo que su mayor preocupación y la del resto de los vecinos, era la posibilidad de contraer enfermedades y afecciones pulmonares, pero este tipo de inquietud no pudo ser corroborada ante la ausencia de los representantes del Distrito Sanitario Nº 2.
“Vine buscando pistas para una solución que definitivamente, no vamos a conseguir eliminando los árboles, ni fumigando en las mañanas, sino que debemos aprender a convivir con estas aves”. Le pareció muy buena la propuesta de organizarse y buscar más bien hacer uso de ese excremento o guano, como abono y promover la limpieza diaria de la plaza.
Por su parte, Violeta Chans logró entender la alimentación de estas aves, un tema que le interesa como profesora de biología y como residente de la zona.
“He visto con bastante preocupación la medida propuesta de tumbar los árboles y solucionar el problema, todos en la naturaleza tenemos un rol importante y lo que tenemos que hacer es protegerlos y buscar la medida de saneamiento pertinente, que no afecte a esta especie tan importante, que nos da ese sentido de vivir en un territorio bendito escogido por estas aves para tener su estación migratoria en esta plaza”.

¿Y LA ALCALDÍA?
Para Judith Cedeño, vecina desde hace más de 30 años del área, “la llegada de estos pajaritos no es nada nuevo, pero como dijeron los ecólogos y especialistas la intervención del hombre sobre los ecosistemas y su transformación, ha hecho que estos animales migren hacia otras zonas entrando en franca competencia con el hombre”. Dijo que los mismos habitantes eran responsables de la situación, “pero como amantes de la naturaleza debemos aprender a convivir, respetando los espacios”.
Cree que la situación no es tan grave siempre y cuando se logren poner de acuerdo la comunidad organizada con los organismos públicos llamados a resolver el problema. “La Alcaldía no debe dejar solos a los vecinos y el Distrito Sanitario también debe apoyar, es una lástima que no asistieran a la charla porque ellos son los más autorizados en decir si la presencia de tantas aves puede ser un problema de salud”.
Insistió en que actividades como éstas deben replicarse en las escuelas para enseñar a los niños a convivir con la naturaleza. “Siempre he sentido a la universidad como muy distante a las escuela, a espaldas a la situación social, porque es chévere decir que el guano es fundamental para enriquecer el abono y otra cosa es que como universidad llego hasta las escuelas para enseñar a los niños a utilizar estos recursos”.

PROBLEMAS SANITARIOS
Enio Medrano, promotor del Consejo Comunal del centro de Puerto Ordaz, iba a proponer realizar una poda a los árboles de la plaza, pero después escuchar a los ponentes cambió de parecer. Reconoció dos problemas sanitarios que a su parecer deben ser atendidos, el primero es la pluma de las aves que llega hasta las ventanas de los edificios aledaños a la plaza, provocando enfermedades respiratorias. “Esa pelusita molesta la nariz y hay una vecina que no deja salir a sus hijos a la calle porque después empezaban a padecer de gripe”. El otro aspecto es la proliferación de insectos que se generan al comenzar las lluvias por los charcos de guano que se forman en la plaza.
GUANO APROVECHADO
Enio lleva un monitoreo detallado de estas aves migratorias. “Cuando uno ve en el periódico que en Chile los carros tienen el techo blanquito por la nieve, comienzan a llegar esos pájaros acá”. Además, Enio utiliza desde septiembre de 2008, las jardineras de la sede abandonada del extinto Banco Italo, como sembradíos de hortalizas y frutas que mantiene a punta de guano, hojas secas y tierra.
Aprovechó para hacer un llamado a la comunidad a fin de organizarse y crear el consejo comunal a través del cual “podemos hacer muchísimas cosas para resolver este problema”.
Lo cierto es que el encuentro permitió la interacción entre vecinos y especialistas para lograr juntos, una solución amigable con estos visitantes estivales.
Trabajo conjuntoLas funcionarias de Fundacite Bolívar, Lucy Núñez, Litzinia Aguirre y Lilia Perdomo explicaron que los resultados de este encuentro con la comunidad y los especialistas, serán dados a conocer a las autoridades municipales y sanitarias a fin de gestionar de forma conjunta un plan de acción, basándose en las propuestas presentadas.
Insistieron en que más que un fenómeno, la llegada de las aves migratorias deben ser vistas como una oportunidad para el conocimiento de la naturaleza y para promover ideas y proyectos emprendedores y de investigación, que a través de Fundacite Bolívar pudieran ser canalizados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...