El regreso de las golondrinas migratorias


Golondrina de río (Progne tapera fusca)
Foto avespampas.com.ar


Puerto Ordaz recibe cada año a partir de mayo la visita de las aves migratorias que vienen del sur del continente americano, un evento natural considerado por muchos como único para la formación ambiental, mientras que para otros es una suerte de calamidad nauseabunda que amenaza incluso con la salud pública

La llegada de las aves migratorias a Puerto Ordaz, procedentes de los países del sur del continente americano, es considerada por muchos un momento único para conocer más sobre esta compleja capacidad de adaptación de las especies, mientras que para otros es una suerte de calamidad nauseabunda que amenaza incluso con la salud pública.

La situación que cada año se presenta, a partir de abril y prolongándose hasta junio-, en la Plaza de las Ciencias, ubicada en la calle Caicara del centro de Puerto Ordaz donde pernoctan estas aves migratorias, no obstante, ocasiona molestias a los vecinos del sector por los excrementos o guano que se depositan en grandes cantidades y por el mal olor que expele.

MÁS ALLÁ DE LAS HECES Y EL MAL OLOR
Atrapamoscas tijereta.

Los investigadores de la Uneg, Sara Julia Leal y Rosauro Navarro, especialistas en aves, iniciaron hace tres años el monitoreo de este evento natural, logrando identificar a las dos especies de aves migratorias que llegan a la ciudad: el atrapamoscas tijereta (Tyrannus savana) y la golondrina de río  (Progne tapera fusca). Explica Leal que ambas especies son residentes de Venezuela, pero las observaciones realizadas indican que durante mayo y junio aumentan en número, “por lo que asumimos que este incremento se debe a individuos migratorios del sur del continente (Argentina, Uruguay, Paraguay), debido a que para esa fecha entra el invierno austral y comienzan los desplazamientos de estas aves migratorias. Creo que el estado Bolívar es puerta de entrada de estas especies, muchos individuos se quedan aquí y otros continúan hacia los Llanos y el Delta y más al norte del país”. Aclara que en los árboles de la plaza también pudieron observar otras especies de aves estrictamente residentes como el cristofué, el pitirre, entre otras.
“Ellos utilizan la plaza como dormidero pero son muchas, solo en el 2007 llegamos a estimar 6 mil individuos de Progne tapera fusca. Durante el día están en el río, tanto en el atardecer como en el amanecer salen en grupos pequeños y asumimos que van hacia al río porque son especies asociadas a hábitat ribereños, es decir espacios abiertos donde pueden encontrar muchos insectos para comer”. Otro de los aspectos recogidos durante la investigación fue que no se reproducen durante su estadía, “vienen a comer y se regresan al sur cuando comienza la primavera”.
Para la experta, la escogencia de la plaza como dormidero pudiera estar asociado a diversos factores como las especies de árboles que se encuentran allí (Ceiba), a que sea un oasis verde rodeado de edificios, entre otras, pero lo cierto es que sus observaciones revelan que estas especies migratorias vuelven a la plaza.
“Son un control importantísimo de insectos, debido a su forma de alimentación y es precisamente durante esta fecha que se inicia la temporada de lluvia en el país. Si no estuvieran esas golondrinas esos insectos estarían picándonos”.
Piensa que es un espectáculo importante que en otros países aprovechan para hacer turismo con actividades como estas. “Lo que pasa es que están interactuando directamente con nosotros y no de la forma como la gente quisiera ya que las heces son un dolor de cabeza para todas las personas que allí trabajan y viven”.
Plaza de las Ciencias.
Además, considera que la gente debe conocer sobre la importancia de las aves migratorias, los beneficios que no se logran ver como el control de insectos, que es puntual en el tiempo al durar sólo tres meses y que “más allá de las heces, el olor y la pintura de sus carros, es un espectáculo de la naturaleza, una actividad que tiene probablemente más tiempo que nosotros en el planeta y que lo disfrutemos como lo que es”.

PLAZA DE ABRIGO
Para Rosauro Navarro, ornitólogo y coordinador del Grupo de Investigaciones Ornitológicas (GIO), la presencia de las golondrinas migratorias se debe a las condiciones de alimentación y de abrigo que ofrece la plaza. Un abrigo que, según dice se ve amenazado por las medidas “no muy idóneas”, implementadas por algunos residentes como la de quemar cauchos para molestar a las golondrinas e incluso talar los árboles. Reconoce que los excrementos pueden ocasionar un problema de salud pública por las enfermedades que pudieran transmitir, para lo cual plantea realizar análisis de las heces y de las plumas mientras dure la estadía y establecer un plan de contingencia municipal para sanear el área una vez que las golondrinas comienzan a llegar. Destaca la condición de “laboratorio abierto natural” que representa la plaza, la cual “debe ser aprovechada por las universidades, liceos y escuelas para conocer lo que es un movimiento migratorio de las especies de fauna y cómo el hombre incide en él”.

MANEJO DEL RECURSO
Hernán Castellanos, coordinador del Centro de Investigaciones Ecológicas de Guayana de la Uneg cree que la presencia de estas aves es una oportunidad para ser creativos en buscar una solución efectiva, sana y acorde con el ambiente. A su juicio es un evento natural puntual que comparado con la contaminación emanada a diario por las empresas del parque industrial de Ciudad Guayana, “es un problema minúsculo”.
Sugiere hacer uso del recurso en el sentido de recoger los excrementos de manera permanente y beneficiarse de la venta de ese recurso como abono rico en nitrógeno. “La municipalidad puede contratar una cooperativa para recolectar ese guano y sacarle provecho al recurso. La gente no puede ver esto como un daño sino como un beneficio”.
Técnicas de control Maria Eugenia Deza, ingeniera en Recursos Naturales con maestría en Manejo de Vida Silvestre, ofrecerá ejemplos de especies de fauna silvestre, tanto mamíferos como aves, que a través del tiempo han presentado conflictos con el hombre en el uso del espacio y los recursos naturales e informará sobre las técnicas preventivas de control que se usan en la actualidad. “Nuestra principal recomendación es realizar estudios a detalle, que pueden ser varias tesis universitarias o de secundaría, que investiguen la incidencia del problema y proponga soluciones al mismo, acordes con la conservación del ambiente”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...