La biodiversidad pierde un aliado en Venezuela

Hasta el 30 de marzo estará funcionando la oficina de Conservación Internacional Venezuela, lo que a juicio de investigadores y ONG´s ambientales es un “duro golpe” para la conservación de la biodiversidad en el país


Fotos tomadas de la web de CIVenezuela

La noticia sorprendió por lo inesperado. “Lamentablemente les anuncio el cierre de la oficina de Conservación Internacional Venezuela, dicha decisión fue tomada por nuestra casa matriz debido a la crisis mundial y los pocos recursos que llegan a la institución mediante donaciones”.

Así lo dio a conocer la coordinadora de Prensa de Conservación Internacional (CI) Venezuela, Patricia Bandres, vía correo electrónico, generando una avalancha de interrogantes en los periodistas ambientales del país que aún esperan por el comunicado prometido desde la sede principal de CI en Virginia, Estados Unidos.
Lo cierto es que la crisis económica mundial ha comenzado a incidir en la gestión de uno de los principales aliados para la conservación de la biodiversidad en Venezuela.

PRESERVAR EN 3 ESTRATEGIAS
Conservación Internacional es una organización no gubernamental con representación en más de 40 países, cuya misión es preservar el patrimonio viviente del planeta. Desde su fundación en 1987, se ha empeñado en demostrar que “las necesidades y aspiraciones humanas pueden estar en armonía con la riqueza natural de la Tierra”, y para ello ha fundamentado su trabajo en tres estrategias:
1.-Ciencia: ésta es la piedra angular de CI que considera fundamental contar con sólidos estudios científicos sobre el estado de la biodiversidad en una región para poder trazar planes de conservación.
2.-Bienestar humano: promueven la responsabilidad de las comunidades y los distintos actores de los que depende la preservación del ecosistema.
3.-Alianzas estratégicas: establece alianzas con diversas comunidades organizadas, gobiernos nacionales y locales e instituciones públicas y privadas para lograr su misión de preservar la biodiversidad.

ACCIÓN EN VENEZUELA
Las mencionadas estrategias se instrumentan en Venezuela desde el año 2000 cuando CI abre sus oficinas en Caracas y comienza a ejecutar proyectos de envergadura como los “Hotspots” o regiones críticas para la conservación y las Evaluaciones Ecológicas Rápidas o AquaRap, (por sus siglas en inglés).
El “hotspot” ha centrado su acción en la parte venezolana de los Andes Tropicales, por ser una de las regiones más ricas y diversas del planeta, pero donde sus ecosistemas han sido destruidos. Esta labor abarca la Cordillera de Mérida, Perijá, Tamá, la Cordillera de la Costa Central y el Complejo Turimiquire-Paria donde realizan proyectos de turismo rural y desarrollo sustentable con las comunidades locales.
En cuanto a las evaluaciones ecológicas rápidas o AquaRAP, se han realizado un total de seis, en las cuencas de los ríos Caura, Paragua, Delta del Orinoco, Ventuari, Cuyuní y Calderas, las cuales han permitido registrar la presencia de 6.000 especies, 42 de ellas amenazadas y descubrir 65 nuevas especies para la ciencia.
Franklin Rojas, presidente de la ONG ambiental venezolana Provita, considera que estas evaluaciones rápidas han logrado dar a conocer decenas de especies que hasta ahora habían sido desconocidas para la ciencia, a lo cual se suman ampliaciones de distribución y nuevos conocimiento sobre el funcionamiento de estos ecosistemas, por lo que a su juicio esta decisión de cerrar la sede de CI en Venezuela “priva a nuestro ambiente de un valioso aliado, que a lo largo de los últimos nueve años, ha realizado un significativo aporte al conocimiento y conservación de la biodiversidad venezolana”.
Comenta Rojas que las excelentes relaciones construidas con comunidades indígenas y campesinas, permitieron a CI Venezuela, poner en marcha proyectos de desarrollo sustentable en estas regiones además de contar con el más actualizado mapa de las áreas protegidas del país.
Asimismo, menciona que uno de los proyectos más significativos de los últimos años, ha sido la Iniciativa de Especies Amenazadas, así como estudios de cambios de cobertura a través de sistemas de información geográficos, publicación de los libros rojos venezolanos, talleres de organización comunitaria y resolución de conflictos.
Precisamente, CI Venezuela y Provita establecieron en 2003 el Fondo de Iniciativa de Especies Amenazadas (IEA), con el fin de otorgar becas a estudiantes de pregrado y postgrado cuyas investigaciones estén dirigidas a evaluar el estado de conservación de las especies venezolanas en peligro de extinción.
Toda una labor que según Rojas “deja en claro la magnitud de la perdida para la institucionalidad ambiental en el país, con su respectivo impacto para la conservación de nuestra naturaleza. Es un momento triste, y queda el consuelo del trabajo bien hecho, el cual seguirá cosechando frutos en el futuro”.

LABOR EN GUAYANA
Guayana ha sido una de las áreas silvestres prioritarias para CI Venezuela, incluyendo el Delta del Orinoco, Canaima, la cuenca del río Caura, el complejo Duida-Ventuari y la Reserva de Biosfera Alto Orinoco-Casiquiare.
Las acciones que han venido desarrollando en el Parque Nacional Canaima buscan minimizar el impacto negativo de la actividad turística a través de la capacitación de las comunidades indígenas y la construcción de paradores ecoturísticos y un centro de visitantes, que cumplan con los más altos estándares de calidad.
Actualmente, según se desprende de la información contenida en su página web (http://www.conservation.org.ve/) trabajan con la Asociación Civil Kaleidoscopio para fortalecer las capacidades de Uroy Uaray y otras comunidades indígenas de la etnia Pemón, ubicadas en la Gran Sabana.
Asimismo, reseña que la región de la cuenca del río Caura por su importancia natural y cultural, ha sido incluida entre las áreas prioritarias de CI Venezuela, al proporcionar a las comunidades actividades alternativas de desarrollo sostenible. Las acciones han estado dirigidas hacia el mejoramiento de las prácticas agrícolas tradicionales, la creación de un vivero comunitario, el comercio de las artesanías y la sarrapia, así como también el levantamiento de información básica.
Una de las organizaciones ambientales de esta zona que ha trabajado de forma conjunta con CI Venezuela, es Phynatura cuyo directivo, Luís Jiménez aún no termina de asimilar lo que califica de “un golpe muy duro”, para las ONG´s locales.
En su caso en particular, Jiménez explica que CI los apoyó en el fortalecimiento de las redes de producción de artesanía yekwana a fin de su inclusión en los mercados de comercio justo y en el desarrollo de la información básica para los planes de manejo de la materia prima provenientes del bosque. De igual forma, Jiménez resalta el acompañamiento en el desarrollo de sistemas agroforestales en la cuenca del Bajo Caura “con proyectos pilotos de plantaciones de cacao orgánico bajo sombra de bosque natural o en rastrojos y conucos en abandono, con resultados hasta ahora muy alentadores”.
Ahora, frente a la decisión tomada, Jiménez lamenta la suspensión de estos proyectos y más aún porque según dijo “no se vislumbra apoyo de ninguna otra institución para su continuidad. De parte del sector oficial la respuesta es que sólo se atienden a propuestas provenientes de consejos comunales, y del sector privado es difícil conseguir apoyo sin el visto bueno de las políticas gubernamentales, que sugieren la orientación de los recursos de responsabilidad social empresarial y Ley de Ciencia y Tecnología a otras áreas consideradas de mayor prioridad. Es decir, quedamos huérfanos y lo más seguro es que cesemos en nuestras actividades”. CI Venezuela estará abierta hasta el próximo 30 de marzo.

Una larga lista de aliados
Las actividades desarrolladas por CI Venezuela fueron ejecutadas a través de alianzas con distintas instituciones que abarcan desde organizaciones indígenas y comunitarias, organizaciones no gubernamentales, agencias gubernamentales, empresa privada, organismos de cooperación internacional, entre los que destacan: Kuyujani, Federación Indígena del Estado Bolívar, Aromas de Caldera, Fundación La Salle de Ciencias Naturales, Programa Andes Tropicales, Provita, Fudena, Cooperativa Machumu, Cerbatan, Acoana, Universidad Central de Venezuela, Universidad de Los Andes, Universidad Experimental de Guayana, Universidad Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Instituto de Parque Nacionales, Ministerio del Ambiente, Edelca, ConocoPhillips, Corporación Andina de Fomento, entre muchas otras más.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...