Fundación La Salle propone masificar reciclaje de mercurio

Una encuesta realizada por los investigadores de la Fundación La Salle-Campus Guayana, arrojó que el 77,9% de los mineros sabe que el mercurio se puede reciclar, mientras que el 83,6% lo encuentran beneficioso


Fotos cortesía Luís Pérez y Oriana Farina

Un grupo de científicos de la Fundación La Salle (Flasa), Campus Guayana, está convencido que el hábito de reciclar el mercurio en la población minera del estado Bolívar, se puede masificar.
Luis Pérez, Oriana Farina y Magdalena González, investigadores del Laboratorio de Mercurio de la Estación de Investigaciones Hidrobiológicas de Guayana, adscrita a Flasa, iniciaron una investigación en 2007 con el objetivo de reducir las emisiones de mercurio, incentivando su reciclaje mediante el uso de la retorta.
Una encuesta realizada por los investigadores arrojó que el 77,9% de los mineros sabe que el mercurio se puede reciclar, mientras que el 83,6% lo encuentran beneficioso.

UNA HISTORIA DE RETORTAS
La investigación de Flasa-Campus Guayana señala que a lo largo de la historia se han propuesto numerosos modelos de “retortas”, aparatos de destilación usados para separar el mercurio de la amalgama resultante de las operaciones mineras en diversos países, en los que se practica minería aurífera artesanal.
Menciona que el uso de la retorta con el fin de disminuir las emisiones de mercurio, se implementó en años anteriores en la Reserva Forestal de Imataca; no obstante, considera que estos modelos de retortas no tuvieron el alcance esperado “posiblemente, debido a que además de los aspectos técnicos, no se consideraron factores económicos, culturales y de idiosincrasia de las comunidades mineras”.
Precisamente, la estrategia planteada en esta investigación se basa en incorporar el conjunto de factores culturales, sociales, económicos y tecnológicos decisivos para la aceptación de los mineros, promoviendo el reciclaje de mercurio mediante el uso de la retorta diseñada y fabricada por el equipo de científicos de La Salle.


MODELO INNOVADOR
Pérez, Farina y González explican que el modelo resultante de este proyecto incorpora elementos de otras retortas, combinándolos con innovaciones propias de diseño, materiales y métodos constructivos, basados en criterios de alta eficiencia de recuperación del mercurio, costo reducido, alta durabilidad, buena resistencia, facilidad de operación, independencia tecnológica y calidad del oro obtenido.
“Se ha pretendido lograr un diseño que se adapte a la idiosincrasia del minero local, que satisfaga sus necesidades y las del ambiente, logrando que sea valorado positivamente, aceptado e incorporado masivamente a las operaciones habituales”.
Para finales de 2007, el costo de este modelo se estimó en 250,00 Bs.F para cada retorta y 80,00 Bs.F para cada horno. “Esto significa que a partir del momento en que el minero recupera aproximadamente un kilogramo de mercurio queda amortizado lo que invirtió en la retorta”.


El investigador de Flasa, Luís Pérez (a la izquierda) enseña el modelo de retorta diseñado y fabricado por la fundación de ciencias naturales, al representante del Instituto Autónomo Minas Bolívar, Jhon Madero.

METODOLOGÍA
Los investigadores de Flasa-Campus Guayana realizaron pruebas de funcionamiento al sistema de retorta utilizando amalgamas de 20 gramos aproximadamente y calculando en la destilación, el porcentaje de recuperación del metal.
En dos de las pruebas públicas realizadas, los resultados evidenciaron que el porcentaje de recuperación de mercurio fue superior al 98%, siendo éste mayor al reportado en otras experiencias conocidas, tales como el Proyecto Río Suratá donde se reportó 81 al 87% y el Programa de COSUDE donde la recuperación de mercurio fue de 60 al 70%.
Asimismo, la investigación realizada incluyó la visita a 10 localidades mineras (que realizan la quema de amalgamas) donde se dictaron talleres de sensibilización y capacitación para promover el reciclaje de mercurio; el diagnóstico de los factores socio-culturales, mediante la aplicación de encuestas; y la entrega de diez retortas.


Oriana Farina, investigadora de Flasa durante los talleres de sensibilización y capacitación de los mineros del estado Bolívar.

CONCLUSIONES
Los resultados obtenidos en la investigación permiten a los científicos Pérez, Farina y González avizorar un futuro “optimista”, para el uso cada vez más acentuado de la retorta como método idóneo para reciclar el mercurio.
La encuesta aplicada evidenció la positiva percepción de los mineros locales sobre las ventajas que conlleva el uso de la retorta, frente a una minoría inferior al 20% que reveló ciertos recelos. Sin embargo, “las mayoritarias cifras positivas aportan una base de optimismo sobre la evolución de las percepciones, de modo que las realidades técnico-científicas deberán terminar siendo asimiladas por todos, cuando la mayoría convenza a la minoría con las evidencias generadas durante la práctica diaria”.
Los investigadores confían en que “las incertidumbres sobre aspectos negativos del reciclaje deberían quedar superadas y lograrse el objetivo deseado de que se abandone definitivamente la tradicional quema de amalgama al aire libre”.
No obstante, proponen medir la respuesta de la población minera ante una campaña masiva de suministro de retortas antes de establecer su obligatoriedad por ley.
“No habrá mejor garantía de asimilación de esa medida de protección del ambiente y la salud que la convicción de los mineros. Por el contrario cabe la posibilidad de que la obligatoriedad por decreto pudiese activar mecanismos psicológicos de rechazo, haciendo que un porcentaje no la utilice sino en los momentos en que las autoridades estén presentes en los sitios en el momento de la quema, es decir casi nunca”.


Resultados de la encuesta
Los resultados de las 269 encuestas aplicadas en la población minera del estado Bolívar, 162 previas a la demostración del modelo de retorta diseñada por Flasa-Campus Guayana, 107 posteriores y 9 encuestas más a mineros que recibieron en préstamo una retorta, arrojaron que:



54,1% de los hombres y el 67,5% de las mujeres ignoraba hasta ese momento la existencia de retortas.
77,9% de los hombres y 62,5% de mujeres aseguró saber que el mercurio se puede reciclar.
83,6% de hombres y 72,5% de mujeres encuentran beneficioso reciclar el mercurio.
87,7% de los hombres y al 72,5% de las mujeres encuestadas les gustaría tener una opción para no respirar los vapores de mercurio.
100% de los mineros estuvieron de acuerdo con que el mercurio causa daños al ambiente.
97,5% de los hombres y el 88,5% de las mujeres encuestadas creen que trabajar con mercurio produce efectos nocivos sobre la salud.
36,1% de los hombres y 25,0% del grupo de mujeres afirmó saber utilizar la retorta.
98,8% de los hombres muestran una mayor aceptación y disposición de uso de la retorta en los hombres y un 100% en mujeres, luego de las sesiones de sensibilización y capacitación.
98,8% de los hombres y 96,0% de las mujeres considera que vale la pena recuperar el mercurio por el ahorro logrado.
17,3% de los hombres y 11,5% de las mujeres expresan el temor de que la calidad del oro obtenido en la retorta puede alterarse.
8,6% de los hombres y el 11,5% de las mujeres afirmaron que les incomoda el hecho de no poder ver el oro durante el calentamiento
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...