sábado, 8 de noviembre de 2008

Libro Rojo 2008 alerta sobre situación de la fauna venezolana

La tercera edición del recién publicado Libro Rojo 2008, retrata el estado de conservación de las especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces e invertebrados del país, advirtiendo que el 83% de la fauna venezolana se encuentra amenazada por la pérdida de su hábitat


La portada de este libro no podía ser de otro color. Es un rojo que alerta sobre la necesidad de darle un “freno” a los factores que amenazan a la fauna venezolana y de encarar acciones urgentes de conservación.
La tercera edición del recién publicado Libro Rojo de la Fauna Venezolana 2008 advierte que el 83% de la fauna venezolana (168 especies) se encuentra amenazada por la pérdida de su hábitat. Enumera que todos los corales, arañas (arácnidos) y moluscos (gasterópodos) están amenazados por esta causa, al igual que 95% de los peces óseos, 92% de las aves y la mayoría de los mamíferos (87%), insectos (78%), reptiles (78%) y anfibios (67%).
Desde su aparición en 1995, el Libro Rojo ha sido referencia obligada de estudiantes, científicos, autoridades y de todo venezolano comprometido con la conservación de su ambiente, “llamados a ser los salvadores del valioso recurso que representa la biodiversidad amenazada, en beneficio de nosotros mismos y de las generaciones venideras”.
Editada por la organización ambiental venezolana Provita y financiada por la empresa privada Shell de Venezuela, en el marco de la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti), la tercera edición contó con la colaboración de Fundación Empresas Polar y de organizaciones ambientales tales como Conservación Internacional Venezuela, Wildlife Trust y la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN).
El Libro Rojo 2008 será distribuido en las librerías del país y en la red nacional de bibliotecas, asimismo, en las próximas dos semanas, estará a la disposición de los internautas a través de la página Web http://www.provitaonline.org/.

ESFUERZO COLECTIVO
Franklin Rojas, presidente de Provita y coeditor de la publicación, explicó que para la tercera edición se convocó la participación de 82 científicos, investigadores y conservacionistas que evaluaron más de 3.800 especies de la fauna venezolana, completando y depurando la información existente sobre el estado de conservación de 748 especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces e invertebrados del país, “y eso lo hace llamativo”.
“Desde el año 1999, no se hacía un análisis de la situación de las especies de fauna en Venezuela. Se ha trabajado para que estas listas no sean apreciaciones personales sino que se basen en pruebas cuantitativas, y en este libro se encontrarán los umbrales cuantitativos de cuando una especie está en peligro crítico, que tenga una probabilidad muy alta de extinción en un futuro o en lo inmediato, en peligro o vulnerable, que serían los tres grupos de especies amenazadas”.
Destacó Rojas que el contenido del libro incluye además una lista de especies de las cuales, no hay información suficiente para tomar una decisión respecto a su situación de conservación.
“Del colibrí estrella del Táchira, no se tiene información desde hace un buen tiempo, se cree que la especie que se encuentra pudiera ser una variación de otra, pero hasta que no se vaya al sitio y se haga un estudio científico serio, no podemos decir qué pasó con él”. Los resultados más interesantes “es que ahora sí hay pruebas científicas de que existen especies extintas en Venezuela”, asevera Rojas quien agregó que a diferencia de las otras ediciones, en el Libro Rojo 2008 se hizo un mayor esfuerzo para presentar un trabajo divulgativo con profusión de ilustraciones, imágenes, gráficos y nuevos datos.

SITUACIÓN ACTUAL
La Lista Roja de la Fauna Venezolana 2008 incluye un total de 748 especies de las cuales 4 se encuentran extintas global o regionalmente, 198 amenazadas, 138 casi amenazadas y 408 con datos insuficientes, lo que representa más del doble de las especies registradas en la Lista Roja de 1999 en la cual se incluyen 341 especies.
El titular de Provita recordó que en la edición pasada se tenían dos especies probablemente extintas, una de ellas se logró demostrar que está extinta localmente, pero que se encuentra en otros países. Rojas se refiere a la zorzal antillana –una paraulata de gran tamaño- que es una especie común en otros países, pero extinta a nivel regional (isla La Horquilla); así como también la danta de montaña, un mamífero propio de la cordillera de Los Andes, que no ha sido observada en varias décadas.
Sin embargo, hay especies como la mariposa papilionidae de Caripito, que se creía extinta, pero se descubrió que era una forma de una mariposa común por lo que fue removida de la Lista Roja 2008.
Las malas noticias es que se confirma la completa extinción de dos especies: el sapito arlequín amarillo de Maracay, “lo que evidencia la inclusión de Venezuela como uno de los países más afectados con la declinación global de los anfibios”, y el corroncho desnudo del lago de Valencia, una especie de pez única en el grupo “que no se ha vuelto a ver”.
Pero tal y como lo señala el Libro Rojo, “que solamente haya cuatro especies extintas reportadas para el país, sugiere que todavía hay excelentes oportunidades de conservar lo que permanece”.


Sapito arlequín amarillo de Maracay







Corroncho desnudo del lago de Valencia









Danta de montaña







Zorzal antillana


FACTORES DE AMENAZA
El Libro Rojo señala la pérdida de hábitat como la principal causa de riesgo de las especies (83%), seguida de los factores intrínsecos de cada especie bien porque pertenezcan a ecosistemas particulares, sean de bajo crecimiento poblacional o de una distribución geográfica restringida (45%). Las otras causas que afectan a las especies de la fauna venezolana son: la cosecha -expresada como cacería, comercio, mascota, control de plaga y usos tradicionales- (40%), la contaminación (30%), los cambios en la dinámica poblacional de especies nativas (17%), especies exóticas invasivas (15%), mortalidad accidental, desastres naturales, perturbación humana, entre otras.

Guayana: esperanza para la biodiversidadA juicio del presidente de Provita, Franklin Rojas, Guayana es un escenario “interesante” y así lo deja claro este libro por cuanto demuestra que Venezuela son dos realidades distintas, marcadas por el río Orinoco. Explicó que el mayor desarrollo al norte del río padre evidencia un mayor impacto en las especies, “incluso hay especies como el yaguar que está amenazada al norte, pero no así al sur del Orinoco donde se pueden conseguir poblaciones viables”.
Asevera que Guayana, conjuntamente con Amazonas, “representa la gran esperanza para la biodiversidad en Venezuela. Lo cual no significa que este exenta de problemas, hay especies que están sufriendo bajas poblacionales muy significativas como el morrocoy, el manatí y la tortuga Arrau que están siendo muy afectados”.
Pero dijo que también se encuentran “sorpresas” como la ocurrida con el semillero de carrizales, un ave nueva para la ciencia que había sido reportada como en peligro crítico porque su hábitat había quedado inundado por la construcción de la represa de Caruachi, y sin embargo se encontró en otras zonas de Guayana. Esta especie se encuentra en la categoría de datos insuficientes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...