Satélite Simón Bolívar: Bandera venezolana ondea en el espacio sideral

Con una inversión que supera los 400 millones de dólares, el satélite artificial “Simón Bolívar” tendrá una vida útil de 15 años, tiempo durante el cual se espera desarrollar una tecnología satelital propia, fabricando otro satélite hacia 2013 o 2015

La bandera de Venezuela ya ondea en el espacio sideral. El satélite artificial “Simón Bolívar”, lanzado el pasado 29 de octubre desde China, por un cohete que lo liberó a una altura de 200 kilómetros, se encuentra recorriendo de forma autónoma, una ruta de 36 mil kilómetros, hasta llegar a la posición orbital cedida por Uruguay: 78 grados Oeste.
Esta “ruta solitaria”, tardará de cinco a diez días y una vez estacionado en su órbita, se realizarán una serie de pruebas para comprobar el funcionamiento del satélite, lo que se estima durará de uno a dos meses.
El satélite es geoestacionario, es decir que donde se coloque en relación al ecuador, se moverá, en el sentido de las agujas del reloj, conjuntamente con la Tierra. La ubicación del satélite no corresponde a la órbita establecida para Venezuela que es la 82.7 grados debido a que desde aquí, no cubre el continente americano. Es por eso que se firmó un convenio con Uruguay que cedió su órbita hemisférica, desde la cual se puede irradiar la señal de 1.300 megahercios, cubriendo desde el sur de México hasta la mitad de Chile y Argentina.
La inversión supera los 400 millones de dólares, entre la formación y capacitación del personal venezolano, la construcción del satélite en China –que tendrá una vida útil de 15 años-, y las dos estaciones de control ubicadas en los estados Bolívar y Guárico.

BENEFICIOS SOCIALES Y POLÍTICOS
Para la ministra de Ciencia y Tecnología y presidenta de la Agencia Bolivariana para las Actividades Espaciales, Nuris Orihuela, este lanzamiento significa una mayor soberanía sobre los medios satelitales para retransmisión de señales radioeléctricas, en el sector de telecomunicaciones e informática.
“La vida de los venezolanos y venezolanas, que por muchos años se encontraron desatendidos en el área de salud y educación, debido a las zonas remotas donde se encuentran viviendo, verán atendidas sus necesidades a través de la cobertura geográfica gran nacional que nos proveerá el satélite Simón Bolívar”.
A juicio de la ministra, los beneficios que brindará el satélite son de tipo social y político. “En el plano político, además del posicionamiento mundial, contaremos con un recurso tecnológico que ampare los canales de comunicación estratégicos, evitando su interferencia e intervención, adicionalmente rompiendo las limitaciones de acceso a zonas remotas e integrándonos con países de la región suramericana y caribeña, ya que promoverá la conectividad a costo relativamente bajo, porque es un proyecto de inversión social y no comercial”.
En lo social, Orihuela destacó varias vertientes, “en un primer nivel se encuentra la posibilidad de ampliar la transmisión de canales de radio y televisión con fines educativos y culturales con alcance regional, el soporte de conectividad para centros de acceso a Internet en zonas sin cobertura por las redes convencionales de telecomunicación, hasta la posibilidad de consolidar programas de telemedicina y tele educación”.
Asimismo, el satélite “Simón Bolívar” será el soporte de la conectividad para las empresas e instituciones del Estado venezolano, tales como ministerios, Petróleos de Venezuela y sistema financiero público.
“Se abre un espacio vital desde el espacio sideral, para vigilar nuestras áreas agrícolas, nuestras zonas sísmicas, vigilar nuestro territorio, impulsar la tecnología celular, es el inicio de algo nuevo que debe fortalecerse con el apoyo de todos, esta es una empresa nacional”.

IMPACTO EN LO SOCIAL
Según explicó la titular de Ciencia y Tecnología, los ministerios de Educación y Salud con apoyo de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales, están llevando a cabo un proyecto piloto de teleducación y telemedicina, en la comunidad de San Francisco de Guayo, Municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, cuyo objetivo principal es contribuir con el desarrollo integral, inclusivo y participativo de los habitantes mediante la aplicación de la tecnología satelital de telecomunicaciones como la plataforma de conectividad básica, para la atención a distancia de los mencionados sectores.
En la primera etapa del proyecto piloto, se beneficiarán directamente un aproximado de 11.000 personas, entre población infantil, juvenil y adulta; e indirectamente también se beneficiarán aproximadamente 41.000 personas, donde se encuentran la población del resto de las parroquias del municipio.
“Con la puesta en órbita y funcionamiento del satélite Simón Bolívar, se comenzará con la implantación del modelo a escala nacional para atender a muchas más personas, especialmente aquellas de sectores rurales que se encuentren en zonas remotas y dispersas, donde no se tiene acceso a las redes convencionales de telecomunicación y a los recursos de la tecnología informática”. Un modelo que según dijo, puede replicarse al resto de Suramérica y el Caribe.

TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA
Más que comprar un satélite, la ministra Orihuela defendió el proceso de transferencia tecnológica acordado con el país asiático, algo que no se logró con otros países como Rusia que sólo aceptaban la fabricación del satélite de comunicaciones, “y ya ves los resultados, jóvenes venezolanos aprendiendo la tecnología satelital, el desarrollo del software y capacitación técnica para el posterior manejo desde tierra del satélite. Como ves jugamos a ganar, pues con los años, nuestro país podrá producir tecnología satelital.
La estrategia es crear la masa crítica necesaria para iniciar programas de investigación y desarrollo nacionales, en materia aeroespacial”.
Un total de 90 venezolanos se encuentran cursando estudios de postgrado en ciencia y tecnología satelital en China, de los cuales un primer grupo retornó en marzo de 2008, mientras que los otros retornarán en 2009 y otro para 2010.
Incluso, agregó que en el mapa de alianzas internacionales para alcanzar esta meta se encuentran otros países, además de China, “se cuenta con un instrumento de cooperación con India y actualmente se discuten instrumentos similares con Brasil y Argentina”.
Resaltó la funcionaria que el lanzamiento del satélite es parte de una estrategia y no un programa aislado. “En los actuales momentos nos encontramos en la preparación del plan de desarrollo aeroespacial de Venezuela, el cual contendrá las áreas, proyectos y programas a ser desarrollados en un horizonte de 30 años”.

Tecnología satelitalEl Grupo de Investigadores en Astronomía y Física, más conocido por sus siglas Geiaf, de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador-Monagas, concuerda en resaltar la importancia de iniciar el camino de la tecnología satelital:

José Escobar: creo que todo venezolano, aunque no participe, debe tener conocimientos, quizás se entusiasmen algunos para estudiar ciencias y se pueda crear la tecnología propia y poder lanzar más de un satélite.
Tirso Hernández: es un avance en las telecomunicaciones del país, y además hemos sido informados de la capacitación de 90 venezolanos en China para el manejo y construcción de satélites. Todo esto es en bienestar de Venezuela y producto de la globalización tecnológica en la cual estamos inmersos.
Danny Lugo: Venezuela tiene derecho de adquirir toda la tecnología que pueda, un satélite supone un avance tecnológico que redundará en grandes beneficios al país, acercándonos a la tecnología.
Coromoto Cabeza: Es un gran paso el colocar un satélite en orbita y es una demostración de la capacidad intelectual que tiene nuestro país, ya que es hora de que Venezuela no dependa tecnológicamente de otros países.
Freddy Oropeza: es un gran avance para el país, lo que requerirá de preparar más venezolanos para maniobrar este tipo de tecnología.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...