Cambio climático afecta actividad turística

La Feria Internacional de Turismo de Venezuela que se lleva a cabo en Ciudad Guayana reflexionó sobre el cambio climático

Ayer se instaló el seminario “Cambios Climáticos y Nuevas Tendencias de Turismo”, en el marco de la Feria Internacional de Turismo de Venezuela que se lleva a cabo en Ciudad Guayana, con la presencia de más de 500 participantes.
Un total de ocho ponencias evidenciaron que uno de los sectores de la economía más sensible a los efectos del cambio climático es sin duda el turismo, lo que amerita a juicio de los conferencistas invitados, una política de adaptación basada en mayor investigación, cooperación internacional y adecuación de las leyes ambientales.

REALIDAD DE NICARAGUA
El ministro de turismo de Nicaragua, Mario Salinas explicó que el cambio climático afecta la actividad turística al modificar los litorales de los países, incluyendo las zonas de aguas interiores y los hábitats naturales de las especies. “Son cambios que hay que saber controlar para que el turismo sea una solución para contener el cambio climático y evitar daños que puedan ser ocasionados a la ecología de un país”.
A su entender, la actividad turística en las zonas boscosas, puede contribuir a complementar la actividad agrícola, evitando la deforestación ocasionada por el avance de la frontera agrícola, “reforzando las actividades existentes propias del campo pero consiguiendo mejorar las condiciones económicas de las comunidades, fijar a las personas en el territorio, disminuyendo así las migraciones a las ciudades”.
Durante su intervención, Salinas explicó la política desarrollada por Nicaragua para prevenir y contribuir a disminuir el cambio climático, asentado en los convenios internacionales firmados por esta nación de Centroamérica, así como también ahondó en la política de desarrollo turístico basado en la sostenibilidad.
“Estamos apoyando fuertemente a las pequeñas y medianas empresas y a la población organizada que planifica su desarrollo turístico de acuerdo a la protección del medio ambiente”.

EXPERIENCIA CUBANA
Por su parte, el representante del ministerio de turismo de Cuba, Jorge Morente, mostró algunas de las experiencias del sector en la adaptación al cambio climático haciendo énfasis en los diferentes estudios previos de geomorfología, geológicos, climáticos, entre otros, que realizan a fin de conocer los riesgos y la tipología de la zona, lo que les permite construir instalaciones turísticas más resistentes.
Destacó la importancia de contar con leyes y decretos ambientales muy específicos, tal es el caso de la ley referida a la gestión ambiental en las costas cubanas, por cuanto al ser una isla, son sensibles a ese tipo de variable climático. “Esta ley te delimita la ubicación de la construcción, por ejemplo al norte de una zona conocida como Jardines del Rey, las construcciones se hacen sobre pilotes por el aumento del nivel del mar”.
Conocer la vulnerabilidad al menos se trabaja para adaptarse al cambio climático, resaltó Morente. En tal sentido, explicó que las distintas ramas de la economía de Cuba trabajan por un turismo sostenible, basado en una investigación constante y enmarcada en una política nacional que integra la gestión empresarial dentro de la gestión ambiental.

EN VENEZUELA
La conferencia del representante del Servicio de Meteorología de la Aviación Venezolana, José Pereira ofreció evidencias de la variabilidad y cambio climático en el país. Los gráficos presentados por Pereira evidenciaron un aumento del promedio de la temperatura en la zona norte del país, durante la década de los noventa, así como también, para el mismo período, un aumento significativo de la intensidad de las lluvias.
Otra de las evidencias del fenómeno en el país, mostradas por Pereira, fue el cambio en la trayectoria de las perturbaciones tropicales en la cuenca del Atlántico, observándose un incremento en los últimos años, del número de tormentas y huracanes que se han formado al sur del paralelo 10º Norte.
Según explicó, los huracanes Iván (septiembre 04), Deam (agosto 07), Félix (septiembre 07) fueron los sistemas de mayor categoría en pasar tan cerca de las costas venezolanas.
A su juicio, se deben transformar las amenazas en oportunidades, insistiendo más en la evaluación de los efectos regionales del cambio climático y en las estrategias apropiadas de mitigación, así como también instar a las industrias a ser más eficientes y adoptar métodos de producción más limpios.
“Pero lo más importante es que debemos cambiar nuestras actitudes y aceptar vivir de una manera que garantice el bienestar de todas las naciones, protegiendo al mismo tiempo el ambiente, por el bien de las generaciones futuras”.

ACUERDO INTERNACIONAL
El representante de Venezuela ante la Organización Meteorológica Mundial, Ramón Viñas detalló durante su conferencia, algunos impactos regionales del cambio climático en el Caribe y su incidencia en el sector turístico.
Entre los impactos proyectados para Centroamérica y Suramérica destacan la desaparición de los manglares en las líneas costeras bajas; la pérdida del 43% de 69 especies de árboles en la Amazonía para finales del siglo 21; disminución severa de la disponibilidad de agua y generación hidroeléctrica a raíz de la reducción de los glaciares; aumento de la vulnerabilidad de fenómenos meteorológicos, entre otros.
El especialista recomendó instar a un acuerdo internacional que obligue a todos a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollar un marco multilateral en el contexto posterior a Kyoto 2012, así como también mencionó una serie de acciones de mitigación y adaptación al cambio climático.
MÁS INVESTIGACIÓN
Por su parte, los funcionarios de la dirección nacional de Protección Civil y Administración de Desastes de Venezuela, Gabriela Mannarino y Pablo Espinoza ahondaron sobre el cambio climático y la reducción de riesgos de desastres en el sector turismo, expresando que “cualquier tipo de actividad turística basada en el uso de recursos naturales requiere contar con información precisa sobre el clima y pronósticos meteorológicos”.
De tal forma que “el sector turismo debe incorporar iniciativas conjuntamente con el gobierno y autoridades estadales en la determinación de las implicaciones del cambio climático”.
Apuntaron que una política de adaptación al cambio climático para el sector turismo debe: promover la realización de proyectos de investigación y de desarrollo tecnológico orientados a la reducción de riesgos de desastres en zonas turísticas vulnerables; introducir una política de asistencia financiera para adaptar o modificar la infraestructura turística (incrementar el drenaje pluvial en los hoteles, la reubicación mas alejado de las playas), que permitan contrarrestar las consecuencias del cambio climático; promover actividades encaminadas a la capacitación y difusión en materia de protección civil y prevención del riesgo de desastres; y brindar asistencia técnica a la población en materia de prevención de desastres (protección civil).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...