300 especies de la fauna venezolana se encuentran amenazadas

Así lo dio a conocer la organización ambiental venezolana Vitalis, en el Congreso Mundial de la Naturaleza que se celebra en la ciudad española de Barcelona hasta el 14 de este mes

Fotos Google

Más de 300 especies de animales se encuentran amenazadas en Venezuela, según dio a conocer el representante de la organización ambiental venezolana Vitalis, durante su participación en el Congreso Mundial de la Naturaleza que se lleva a cabo en Barcelona (España) y que culmina este martes 14 de octubre.
El presidente de Vitalis, Diego Díaz Martin indicó que entre las especies más amenazadas en el país, se encuentran 110 aves, 95 mamíferos, 21 reptiles, 11 anfibios, 9 peces y al menos 67 no vertebrados, “cifras que pudieran incrementarse en la medida que se profundicen los estudios científicos”.
El Congreso Mundial de la Naturaleza es un evento organizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que congrega a 8.000 destacadas personalidades provenientes de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, sector privado, organismos de Naciones Unidas, organizaciones sociales y círculos científicos en lo que se considera la cumbre más importante sobre desarrollo sostenible de 2008”.
De acuerdo a un comunicado de la UICN, este encuentro permite a los expertos “definir las mejores respuestas y establecer un programa de actuaciones que permita conseguir el reto de un mundo diverso y sostenible”.
Tres grandes temas encabezan las deliberaciones: medidas para enfrentar el cambio climático, la mundialización y la demanda energética; contribución de un medio ambiente sano en el desarrollo de comunidades y economías sanas; y estrategias para salvaguardar la diversidad única de la vida en todas sus formas.

RESULTADOS NADA ALENTADORES
El escenario fue propicio para presentar los resultados nada alentadores del último inventario, que da cuenta del estado de conservación global de las especies vegetales y animales del planeta.
Según datos de la edición 2008 de la Lista Roja de la UICN, el 38% de las especies evaluadas se encuentran amenazadas, es decir de las 44.838 incluidas en el reporte, 16.928 se encuentran amenazadas lo que significa un aumento de 622 especies más que las señaladas en la Lista Roja de 2007.
De ese total, 3.246 se encuentran en la categoría de peligro crítico de extinción; 4.770 están en peligro y 8.912 son vulnerables a la extinción.
“Se están llevando a cabo evaluaciones integrales de cada una de las especies conocidas de mamíferos, aves, reptiles, anfibios, tiburones, corales de arrecife, cícadas y coníferas. Hay esfuerzos en curso para completar la evaluación de todos los reptiles, peces y de grupos seleccionados de plantas e invertebrados. Hasta la fecha sólo se ha evaluado una proporción pequeña de las especies del mundo, que indica cómo se encuentra la vida en la Tierra y lo poco que se conoce al respecto”.

MAMÍFEROS Y ANFIBIOS EN CRISIS
Según los reportes de la UICN, la evaluación más completa de los mamíferos del planeta confirma la existencia de una crisis de extinción. Uno de cada cuatro mamíferos corre el riesgo de desaparición total, concluyendo que “188 mamíferos se encuentran en la categoría de amenaza máxima en peligro crítico de extinción”.
“El nuevo estudio muestra que por lo menos 1.141 de las 5.487especies de mamíferos de la Tierra están amenazadas de extinción; 76 especies por lo menos se han extinguido desde el año 1500. No obstante, los resultados muestran también que determinadas especies que se encuentran al borde de la extinción pueden recuperarse; el 5% de los mamíferos actualmente amenazados muestran señales de recuperación en estado silvestre”.
La Lista Roja 2008 menciona que la pérdida y degradación de los hábitats afecta al 40% de los mamíferos del planeta, revistiendo un carácter más grave en América Central y del Sur, así como también la caza y explotación insostenible que afecta a los grandes mamíferos, especialmente en el sudeste asiático, pero también en ciertas regiones de África y Sudamérica.
La situación de los anfibios es similar, enfrentando, según UICN “una crisis de extinción, con 366 especies añadidas a la Lista Roja de la UICN este año. Actualmente 1.983 especies (32,4%) están amenazadas o extintas”.
Red globalLa Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es la red ambiental de carácter global, más grande y antigua del mundo. Calificada como una unión democrática que reúne a más de 1.000 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, así como a cerca de 10.000 científicos voluntarios de más de 150 países, la UICN “contribuye a encontrar soluciones pragmáticas para los urgentes desafíos de desarrollo y ambientales a los que se enfrenta el planeta, apoyando la investigación científica, gestionando proyectos de campo en todo el mundo, y reuniendo a los gobiernos, las ONG, las Naciones Unidas, las convenciones internacionales y las empresas para que trabajen juntas en el desarrollo de políticas, leyes y buenas prácticas”.
Algunas especies en peligro de extinción
Cóndor: En Venezuela se encuentra en la Cordillera Andina y Sierra de Perijá. Se le consideraba extinto en Venezuela ya que el último registro fue en 1912, en Mérida, hasta que fue observado de nuevo en 1976 en el mismo Estado, Recientemente se ha reportado su presencia esporádica en la Sierra de Perijá y alrededor de 8 registros anuales en la Cordillera de Mérida. Se trata de una especie rara por naturaleza ya que los grandes depredadores normalmente son escasos. Se calcula menos de cinco individuos visitantes por año. Desde 1993 se mantiene una pequeña población introducida en Sierra La Culata.

Tortuga de Arrau: Es un quelonio de agua dulce que puede llegar a pesar cerca de 40 kilos. Es la más grande de Latinoamérica, la hembra puede llegar a medir hasta 70 centímetros de longitud. Las patas son cortas y provistas de fuertes y largas uñas y sus dedos están unidos por una membrana que le permite nadar. Se alimenta de plantas acuáticas, frutas y semillas que encuentra en el agua, pero también se incluyen en su dieta algunos invertebrados. Además suelen encontrarse en las cuencas de los ríos Orinoco y Amazonas, pero al momento de poner los huevos prefiere sólo algunas islas del río Orinoco con suelos arenosos.

Cardenalito: En la actualidad sólo se le ubica en los estados Falcón, Lara y Barinas. También en los estados Miranda, Anzoátegui y Guárico. Esta pequeña ave de vistoso plumaje rojo y negro podría extinguirse en un futuro cercano si no se toman las medidas que controlen su captura y comercio. Se estima que la población actual está entre 600 a 800 ejemplares en todo el país. La captura y el comercio son las causas principales de la situación que enfrenta el cardenalito. En la actualidad la captura se mantiene y los traficantes pagan sumas de dinero muy atractivo para los nativos de las zonas donde aun se les ve.

Oso Frontino: Es la única especie de oso que existe en Suramérica. En Venezuela se encuentran en la Cordillera de Los Andes, abarcando Barinas, Lara, Mérida, Táchira y Trujillo, y en la Sierra de Perijá del Estado Zulia. Se encuentra bajo una gran presión de cacería. Las mayores densidades se registran en Ecuador y Perú, donde se calculan poblaciones aproximadas de 8.000 y 2.000 individuos, respectivamente. La cacería furtiva constituye la principal causa de la disminución de las poblaciones de estos animales.

Manatí: También se conoce como vaca marina. En nuestro país su distribución se localiza en dos áreas, en las cuencas del Lago de Maracaibo y en la del río Orinoco, abarcando los raudales de Atures al sur de Puerto Ayacucho y zonas cercanas al delta, incluyendo el sur de la Península de Paria en el Estado Sucre. La cacería es en gran medida la principal causa de su disminución. La contaminación de las aguas y el aumento en el tráfico de botes y "jet skis" ocasionan choques con los manatíes que resultan, a veces, fatales para el animal.

Caimán del Orinoco: Desde el año 1979 se encuentra bajo protección especial, siendo declarado internacionalmente como una de las especies en peligro de extinción. Es un reptil que se encuentra sólo en la cuenca del río Orinoco la cual abarca los países Venezuela y Colombia, pero en este último se considera prácticamente extinto.
Hoy quedan menos de tres mil caimanes. Los que sobreviven son vistos como una amenaza por lo pobladores locales, por lo cual son acosado y cazados, el comercio ilegal de caimanes juveniles para su venta como mascotas, es otra practica que atenta contra esta especie.
Jaguar: Aunque se trata del tercer felino más grande del mundo, después del tigre asiático y el león africano, el jaguar de América es comparativamente el felino más fuerte del planeta: está equipado para cazar presas hasta cinco veces más pesadas que él. Un jaguar libre necesita para vivir una buena porción de bosque con su cubierta vegetal intacta, disponibilidad de agua y abundancia de presas silvestres. Su presencia es un indicador del estado de salud general del bosque tropical. Su falta anuncia la desaparición de la selva. La cacería es su principal amenaza en Venezuela, así como la destrucción de su hábitat.

Oso hormiguero: Se caracterizan por tener un hocico alargado y cilíndrico, una boca muy estrecha sin dientes y una lengua larga y pegajosa con la que atrapan su alimento. La cola está cubierta con pelos largos que asemejan a una hoja de palmera. El color es gris con unas franjas negras a los costados. La cacería tanto como fuente de alimento o como deporte constituye otro peligro para la sustentabilidad de la especie. Disminuyen lentamente por la destrucción de sus hábitats. En el Amazonas todavía se considera estable y en la Gran Sabana son arrollados en muchas ocasiones por conductores negligentes que no toman precauciones.

Danta: Pertenece al orden de los perisodáctilos, que significa en griego “dedos desiguales”. El dedo medio de sus miembros está muy desarrollado y forma una cavidad llamada casco, mientras que el resto de hallan disminuidos o atrofiados. En Venezuela se encuentra en las selvas húmedas del sur del Orinoco, selvas de piedemonte y galería en la Sierra de Perijá y la Cordillera de Mérida y selvas de montaña húmedas y nubladas de la Cordillera de la Costa. Se alimentan con hierbas, plantas acuáticas, hojas de arbustos y frutas, prefiriendo las de la palma de moriche. La cacería de subsistencia es una de las causas principales por las que se encuentra en situación vulnerable de desaparecer.
Fuentes consultadas: Fundambiente, Vitalis y Fudena
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...