Nuevos registros para la flora de Guayana

El salto Ichún fue una de las 21 localidades seleccionadas para la recolección de la flora y vegetación de la cuenca alta del río Paragua. (Foto A. Rial)

 





La botánica del IVIC, Reina Gonto, identificó a la Cyperus ischnos, una hierba que se conocía para Centroamérica y Colombia, pero no para Venezuela, durante la evaluación rápida de los ecosistemas acuáticos de la cuenca alta del río Paragua, al sur de Venezuela


A 317 metros sobre el nivel del mar, a orillas del río Karún y en lo profundo de la cuenca alta del río Paragua (sur de Venezuela), Reina Gonto detuvo su paso. Una hierba le llamó la atención.
La botánica experta en ciperáceas, identificó a la Cyperus ischnos, una hierba que se conocía para Centroamérica y Colombia, pero no para Venezuela. Un nuevo registro que viene a corroborar la riqueza en especies y endemismos que ostenta la “especial” flora de Guayana.

Este y otros hallazgos fueron realizados por los investigadores Ángel Fernández y Reina Gonto del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Wilmer Díaz del Herbario Regional de Guayana y Anabel Rial de Conservación Internacional Venezuela, en el marco de la Evaluación Rápida de los Ecosistemas Acuáticos (AquaRAP) de la cuenca alta del río Paragua, al suroeste del estado Bolívar, llevada a cabo por iniciativa de Edelca y Conservación Internacional-Venezuela, y que contó con el apoyo técnico de Fundación La Salle.
Durante la expedición que duró 13 días (del 28 de noviembre al 10 de diciembre de 2005), se recolectaron 881 muestras botánicas para un total de 794 especies de plantas pertenecientes a 116 familias, de las cuales sorprende una “posible” nueva especie del género Ilex y los dos registros nuevos para la flora de la Guayana, la mencionada Cyperus ischnos y la Aspidosperma discolor.
Los investigadores que participaron en el levantamiento de la información en cuanto a flora y vegetación de la cuenca alta del río Paragua, indican que “más allá de la cantidad de especies raras o de hábitat restringido, estos bosques destacan por la trama ecológica y reservorio genético que representan”.
Los resultados de este estudio se encuentran compilados en el capítulo dos del Boletín RAP de Evaluación Biológica Nº 49, publicado a finales del pasado mes de julio. El documento señala que se han identificado el 75% de la colección hasta especie, la cual ha sido depositada en los siguientes herbarios del país: Herbario del Museo de Historia Natural La Salle, Herbario Regional de Guayana, Herbario de la Facultad de Agronomía de la UCV, Herbario Universitario de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales y Herbario Nacional de Venezuela.

LOS NUEVOS REGISTROS
Para el estudio de la flora y la vegetación fueron seleccionadas 21 localidades de trabajo: 12 ubicadas en el río Paragua al norte y sur de la desembocadura del río Karún, 4 en el río Marik y 5 situadas sobre y en la base norte del cerro Ichún.
Precisamente, en las zonas rebalseras del caño de Chimarapa, afluente de la margen izquierda del río Paragua, en un área donde la deposición del río forma playas que se inundan con las crecidas, encontraron a la Cyperus ischnos, uno de los dos nuevos registros que se incorporan a los conocidos para la flora de Guayana.
Esta especie pertenece a la familia de las ciperáceas, planta herbácea (mejor conocidas como monte o hierba), cuyo tallo es generalmente triangular y que comprende unas 3 mil especies difundidas especialmente en los humedales.
Los investigadores explican que son hierbas que “crecen asociadas a los suelos arenosos cubiertos por las aguas”.
Por su parte, la Aspidosperma discolor es un árbol mediano de tronco acanalado, perteneciente a la familia de las apocináceas, que no había sido reportado antes para la flora de Guayana.

Foto Google

Fue identificado por el investigador Ángel Fernández en los bosques de tierra firme de la cuenca alta del río Paragua, durante los estudios realizados por CVG Tecmin y Edelca para el inventario de recursos naturales de la Región Guayana (1986-1987) y el plan de manejo de la cuenca del río Caroní (2001), respectivamente.
Aún falta por identificar la posible nueva especie del género Ilex, árbol o arbusto de la familia de las aquifoliáceas de hojas esparcidas y flores pequeñas. Según el Acta Botánica de México, se calcula que a nivel mundial pueden existir entre 500 a 600 especies de Ilex esparcidas en zonas tropicales y templadas de ambos hemisferios, principalmente en Centro y Sudamérica, donde se presenta su centro de diversificación.

OTROS APORTES
El AquaRAP de la cuenca alta del río Paragua menciona la posible identificación de otra nueva especie de Urtricularia (planta acuática), no reportada para Guayana, por cuanto según los investigadores, las observaciones de los ejemplares recolectados difieren en la morfología de los pétalos, robustez del tallo, entre otras características típicas para esta especie.
De igual forma, en los arbustales del río Ichún se encontraron especies de plantas cuya distribución se señala para regiones con suelos arenosos y muy ácidos, como los del bajo río Ventuari o como los arbustales arbolados densos y sabanas amazónicas del río Negro (conocidas en Brasil como caatingas).


Wilmer Díaz, uno de los cuatro investigadores que colectaron las muestras botánicas, durante el trabajo de identificación.
Pero tal como lo señalan los investigadores, “se espera que una vez procesado todo el material, la lista de especies raras o aún nuevas para la ciencia, aumente”.

RECOMENDACIONES PARA SU CONSERVACIÓN
Fernández, Gonto, Díaz y Rial reiteran el estado casi prístino de esta cuenca y el poco conocimiento sobre “la diversidad de organismos biológicos que la pueblan y el funcionamiento de sus sistemas naturales”. Una situación que les preocupa por cuanto “la cuenca comienza a ser amenazada por la tala, la quema y la contaminación que acompañan a la minería sin control”.
Frente a estas amenazas, recomiendan incluir a la cuenca alta del río Paragua “al régimen de alguna figura legal venezolana que la mantenga protegida de los efectos de la minería, especialmente a los ríos Paragua y Karún”.
Asimismo, consideran necesario: continuar los estudios de inventario de recursos; profundizar en la interrelación agua-suelo-vegetación-, esencial para el manejo de la cuenca y monitorear la utilización de los recursos vegetales por parte de las poblaciones locales.

Prioridades de ConservaciónEl Informe sobre las Prioridades de Conservación del Escudo de Guayana realizado por más de 100 expertos en 2002, señala a la cuenca alta del río Paragua como una de las primeras áreas prioritarias de investigación, precedida sólo por la cuenca del alto Caura. En conjunto estas cuencas comprenden los macizos tepuyanos de Jaua, Sarisariñama, Ichún, Uasadi-Jidi, Guanacoco y Marutaní, entre otros. Dicho informe resalta que “debido a su paisaje notablemente variado, a su geología diferente y a sus riscos escarpados se piensa que la beta diversidad de la región es elevada”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...