Parque Nacional Canaima de cumpleaños

El 12 de junio de 1962, el Ejecutivo Nacional crea esta figura jurídica con el fin de proteger los legendarios tepuyes y el imponente Kerepakupai-merú, mejor conocido como el Salto Ángel

“Tu individualidad se desvanece cuando llegas a la sombra de los tepuy, donde las chicharras han invitado a todas las aves a participar”, le decía la voz de la serpiente a Makunaima y tan cierto es, que cualquier humano que visite el Parque Nacional Canaima pierde esa particularidad del ser para integrarse como un todo a la naturaleza.
Seguir rumbo al extremo sureste del Estado Bolívar, es ir en busca de los paisajes más fascinantes que alberga el sexto parque más grande del mundo y el segundo de Venezuela, con una extensión de 3 millones de hectáreas, que atrae no sólo a turistas y exploradores sino también a científicos de todo el mundo.
De ahí, que este próximo jueves, cuando se cumplan 46 años de su creación, según decreto Nº 770 del 12 de junio de 1962, hay más de un motivo para sentirse orgulloso de ser guardianes y depositarios de uno de los escenarios paisajísticos declarado por la Unesco, Patrimonio Natural de la Humanidad.


NÚCLEO ÚNICO
Según la publicación “Áreas Naturales Protegidas de Venezuela”, la figura jurídica de Parque Nacional se otorga con el objetivo de conservar y preservar las características naturales únicas que forman parte del Escudo Guayanés.
Entre ellas destaca el ser uno de los núcleos continentales más antiguos del planeta, con una edad aproximada de 2 mil millones de años y una capa de rocas sedimentarias depositadas hace unos mil setecientos millones de años. Otra de las características únicas que presenta Canaima y que motivaron su creación como Parque Nacional, fueron su flora y fauna.
Por su extensión de 3 millones de hectáreas, está dividido en dos sectores, el oriental y el occidental. Este último conocido como Canaima, abarca un millón de hectáreas delimitadas entre el río Karuai al este y el río Caroní al oeste.
En este sector se encuentran las localidades de Kamarata, Kavac, Urimán y Canaima con su hermosa laguna que se forma en el río Carrao, así como también el Macizo del Chimantá y el Auyán-tepuy donde se encuentra el Kerepakupai-merú, conocido mundialmente como Salto Ángel, una soberbia cascada de 980 metros de altura que suele confundirse con el Churún-merú, un salto menor de poco más de 300 metros situado a unos 10 kilómetros al suroeste del Salto Ángel.
En el Auyán-tepuy o montaña del infierno, según la mitología pemón, viven los espíritus malignos de Mariwitón y Tramán Chitá, por lo que son incapaces de subir hasta su cumbre, pero para los turistas “criollos” y extranjeros, es la montaña más grande de todo el parque con más de 700 kilómetros cuadrados de superficie cuyos bordes alcanzan los 1600 metros en su flanco norte y los 2460 en el sur, tan hechizante que los hace volver una y otra vez.
El Macizo del Chimantá explorado en época reciente, esconde bellezas paisajísticas y tesoros biológicos únicos para la ciencia. Muy cerca del Chimantá, 20 kilómetros al noroeste, se alza el Aprada- tepuy una impresionante meseta que alberga en sus entrañas la cueva de cuarcita más grande del mundo descubierta hasta hoy, con una longitud cartografiada de 4.482 metros, que fue bautizada como “Cueva Charles Brewer Carías”, en honor a su descubridor.
El sector oriental del Parque Nacional Canaima mejor conocido como la Gran Sabana, ocupa una extensión de 2 millones de hectáreas que abarca desde Sierra Lema hasta la frontera con Brasil. Durante el trayecto se pueden observar las amplias sabanas húmedas que incluyen elementos tepuyanos hasta alcanzar el sitio denominado Quebrada de Pacheco en donde comienzan a visualizarse los morichales que festonean los bosques de galerías y las sabanas que se tornan más secas.
Este paraíso lleno de energía ancestral, abruma con los brillantes colores de las más de 500 especies diferentes de orquídeas que existen sólo en él, además de poseer una fauna excepcional de 145 especies de mamíferos, 495 especies de aves, 60 especies de anfibios70 especies de reptiles y 50 especies de peces agrupadas en 5 órdenes y 17 familias, con 14 especies endémicas.

AMENAZAS
La organización ambiental venezolana Bioparques hace un llamado de alerta por cuanto, “de las especies de flora presentes en el sector oriental, la palma moriche y el palmito están en estado vulnerable, debido al intenso uso para elaborar diferentes productos y a la destrucción de su hábitat”. Asimismo, el plan rector del Parque Nacional Canaima ha identificado a los mamíferos oso hormiguero y armadillo gigantes, perro de agua, tigre y cunaguaro manigordo, como especies en peligro de extinción.
Este jueves 12 de junio, cuando se cumpla un año más de creada la figura de Parque Nacional Canaima, las amenazas a su frágil ecosistema señaladas por Bioparques en su último monitoreo, “ponen en riesgo la protección de la diversidad biológica en el mediano plazo”.
Entre las amenazas, el informe destaca: el turismo no regulado, los incendios, el crecimiento demográfico, infraestructura incompatible con el paisaje y los valores culturales, desarrollos hidroeléctricos y conflictos de manejo con las comunidades indígenas.
“Por ello es cada vez más inminente implementar iniciativas que armonicen con la conservación de la biodiversidad del parque y con el aprovechamiento y uso sustentable de los recursos naturales por parte de las comunidades indígenas. Asimismo, es importante y determinante la colaboración de los miles de turistas que visitan el parque cada año”.
El que las aves sigan aceptando la invitación de las chicharras para ese concierto en los majestuosos tepuyes, dependerá de la voluntad de todos en apoyar las distintas iniciativas tanto del Estado venezolano como de las organizaciones ambientalistas en el manejo y conservación del Parque Nacional Canaima.
Parques de papelLa organización ambientalista Bioparques considera que en Venezuela existen “excelentes figuras legales que resguardan al ambiente y un conjunto de parques que protegen nuestros recursos naturales. Lamentablemente en muchos casos estas leyes no se cumplen, por lo que estos parques existen en papel, pero no funcionan correctamente en la realidad”.


Acciones como regalo
1 Cuando te acerques a disfrutar de los particulares paisajes que ofrece nuestro
patrimonio natural de la humanidad recuerda contribuir con la conservación de
nuestros recursos naturales y causar el menor impacto posible en tu visita.
2 Respeta las señalizaciones y utiliza los caminos ya existentes para movilizarte dentro
del parque. No intentes abrir caminos nuevos con tu vehículo.
3 Coloca la basura en los sitios destinados
para ello, si es posible lleva tu propia bolsa de desechos e incluso colócala en
algún contenedor fuera del parque nacional.
4 Evita encender fogatas, son sumamente peligrosas para
la integridad biológica del parque.
5 No extraigas minerales ni compres artesanía que
utiliza materiales como el jaspe y el caolín.
6 No extraigas plantas y no compres ni caces
animales silvestres. Si observas personas vendiendo cualquier animal o planta, no contribuyas con el tráfico ilegal de recursos naturales y denuncia al vendedor.
Fuente: Bioparques
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...