Día del Árbol



Al árbol se le debe no sólo “solícito amor” (como dice su canción) sino también reverencia. Es por eso que el último domingo de mayo se celebra el Día del Árbol, fecha escogida cuando el 29 de mayo de 1948, se decretó al Araguaney como árbol nacional, luego fue ratificada mediante una resolución del Ministerio de Educación de fecha 19 de mayo de 1951 en la cual se dispone celebrar la Semana del Árbol el último domingo de mayo.


El árbol, más allá de su valor ornamental, contribuye con la salud del planeta, por eso para muchos activistas, estas plantas requieren de ciudadanos comprometidos con su ambiente permanentemente, y no sólo por hoy, fecha en la que se siembran muchos árboles, pero pocos los que después sobreviven.

Estudios científicos han demostrado los múltiples beneficios que brindan. De hecho la organización ambientalista Vitalis enfatiza la función que tienen al absorber el dióxido de carbono, que luego es transformado en substancias nutritivas tanto para la misma planta, como para el resto de los seres vivos.

Asimismo, “liberan oxígeno como parte de la fotosíntesis; airean la tierra, con el crecimiento de sus raíces; purifican el aire y reducen el calentamiento de la tierra; desempeñan una función vital en la regulación de los ciclos climáticos e hidrológicos; sirven de alimento y refugio a decenas de seres vivos, incluyendo a los seres humanos; fuente de madera para la construcción; dependiendo de la especie, proveen frutas, caucho, corcho, tinturas, fibras, aceites y medicamentos; el látex se utiliza para fabricar neumáticos, tubos, prendas de vestir, goma y cola; símbolo de culturas y civilizaciones; atractivo para el turismo y la recreación”.Valores que, una vez sembrados los árboles, se pueden observar de inmediato, no así la semilla de la conciencia ambiental en los ciudadanos, que amerita un trabajo a largo plazo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...