Cuenca del río Botanamo plasmada en un atlas

El Fondo Editorial de la Universidad Nacional Experimental de Guayana presentará a la colectividad la compilación de los resultados de tres años de investigación sobre este importante ecosistema del sureste del estado Bolívar


Fotos tomadas del Atlas

En sus más de 2 500 kilómetros cuadrados de superficie, la cuenca alta del río Botanamo, ecosistema enclavado en el Municipio Sifontes del estado Bolívar, alberga una valiosa información científica que ahora podrá ser consultada a través del atlas editado por la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg), el cual será bautizado el próximo miércoles 23 de abril.
Este importante aporte del Fondo Editorial de la Uneg, compila los primeros resultados del proyecto de investigación “Biocomplejidad de la cuenca alta del río Botanamo”, iniciado en el año 2004 por el equipo del Centro de Investigaciones Ecológicas de Guayana, cuyo objetivo era conocer la dinámica de los sistemas intervenidos, tanto social como natural, y las relaciones recíprocas por las cuales se afectan, a fin de simular escenarios que coadyuven a los actores involucrados, a tomar decisiones en la búsqueda del manejo sustentable de esos espacios naturales.

Tres años de estudios y análisis que ahora son presentados con un lenguaje simplificado y con una gran profusión de gráficos e imágenes, para una mejor lectura de la información científica y ambiental de la cuenca alta del río Botanamo.
El atlas consta de 19 páginas que reseñan la ubicación del área de estudio; las áreas bajo régimen de administración especial; la caracterización ecológica de la cuenca en cuanto a cobertura vegetal, uso de la tierra, especies de flora y fauna amenazadas; los bienes y servicios ambientales que la población obtiene a través del uso no maderable de los árboles y de la fauna; la caracterización demográfica; la estructura del paisaje; la dinámica de la cobertura vegetal; la gestión y calidad del agua; y finalmente, variables propuestas para el monitoreo de la cuenca a fin de mantener su integralidad tanto natural como social.

DECISIONES BASADAS EN LA CIENCIA
La investigadora de la Uneg y coordinadora del proyecto, Luz Delgado dijo que el objetivo final de esta investigación es generar “un sistema que permita simular escenarios para apoyar la toma de decisiones de los diferentes actores que hacen vida en esos sitios, bien sea las alcaldías, concesionarios, agricultores, indígenas, agropecuarios”. Unas decisiones que a su juicio, deben estar basadas en esa complejidad de relaciones, porque “si se sabe que ese sistema es capaz de absorber tales perturbaciones, pero no más de ahí, entonces las decisiones estarán basadas en esos límites y eso asegurará que los ecosistemas, a pesar de que sean usados, puedan, con su propia dinámica, recuperarse y mantenerse en el tiempo y en el espacio, que es lo que todos queremos para las generaciones futuras”.

RIQUEZA ECOLÓGICA
Parte de la información reseñada en el atlas, advierte que “la calidad del agua resultó ser de mejor condición en el bosque continuo que en los paisajes de bosque fragmentado y urbano, en los cuales el agua ha perdido transparencia debido a la mayor cantidad de partículas en suspensión en el agua, lo que puede estar indicando procesos de erosión en estos paisajes”.
Según detalla el documento, la cuenca abarca el 80,12% de la Reserva Forestal Imataca, el 3,30% del Lote Boscoso El Dorado-Tumeremo, el 4,04% del Monumento Natural Serranía de Nuria y un 3,50% del Parque Nacional Canaima.
Por su parte, puntualiza que la cobertura vegetal en la cuenca alta del río Botanamo está representada en más del 80% por el bosque denso, no así en las áreas aledañas a las poblaciones como Tumeremo donde la cobertura del bosque ha sido eliminada como resultado de los diferentes usos a la que ha estado sometida: forestal, ganadero, agrícola, residencial y minero.
Asimismo, resalta que tanto el algarrobo (Hymenaea courbaril) como el hueso de pescado (Albizia barinensis), son especies de flora que se encuentran en condición vulnerable ante las amenazas de la deforestación, la extracción selectiva y el uso de estos árboles como estantes para cercas. De igual forma, indica que la fauna presente en esta cuenca se ve amenazada por la destrucción del hábitat, la cacería y el tráfico y comercio ilegal de especies. Aves como mirasol (Botaurus pinnatus), chirica (Nannopsittaca panychlora), guacamaya roja (Ara chloroptera), loro real (Amazona ochrocephala) y la palma moriche (Icterus chrysocephalus), son susceptibles a las amenazas antes mencionadas.
No obstante, la riqueza ecológica de la flora presente en esta cuenca se destaca por las 195 especies importantes reportadas tales como: caraño rosado, guatacare negro, bizcochuelo, chupon, arahueque, curaima, caraño, picatón, patillo, entre otros.

BIENES Y SERVICIOS AMBIENTALES
El atlas también ofrece un listado de los bienes y servicios ambientales que ofrece la cuenca alta del río Botanamo y de los que hace uso la población que ahí habita. Entre los bienes y servicios ambientales que mencionan, se distinguen: el uso no maderable de los árboles, siendo los de mayor importancia para la población los usos medicinal (35%), alimento (32%) y artesanía (13%), y en menor proporción forraje (11%), colorante (7%) y ornamental (2%).
Entre los usos medicinales destaca la carapa y la sarrapia cuyo fruto es utilizado por la población para el dolor de estómago; la resina del aceite de palo y del caramacate como cicatrizante; la corteza del jobo y del indio desnudo para combatir los hongos; la corteza y el fruto del merey y el dividive para la faringistis; la corteza y la flor de la rosa de montaña, así como el fruto del aguacate para la caída del cabello; entre otros.
Pero el uso de la fauna en la categoría medicinal también es reflejado en este atlas, sorprendiendo el uso de animales como el mato de agua para aliviar los dolores de estómago, el asma y las mordidas de serpiente; y el danto, iguana, tigre y morrona para la artritis.

ENTRE CULTURAS
La catedrática de la Uneg, Luz Delgado explicó que la investigación “Biocomplejidad de la cuenca alta del río Botanamo”, se lleva a cabo con la Universidad del Norte de Texas, con el objetivo de probar un modelo de simulación en las distintas culturas. El trabajo persigue integrar lo social y lo natural entre las culturas, por eso se desarrolla en la cuenca alta del río Botanamo y en Caparo (Barinas), comparándola luego con una cultura tan diferente como la de Estados Unidos y viceversa. “El modelo pretende conocer las cosas locales, pero entendiendo el contexto global también. Actúa local pero piensa global”.Bien sea aquí o en otra parte de nuestro mayor ecosistema que es el planeta, la relación del hombre con su ambiente ha estado basada en la satisfacción de sus propios beneficios, pero como asevera Luz Delgado, “eso ha venido cambiando y el hombre se ha dado cuenta que tiene que cambiar su relación hacia el ambiente”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...