“Al árbol debemos”

Jamás se puede olvidar que "el árbol da sombra como el cielo fe", y mucho menos que brindan múltiples beneficios que contribuyen con la salud del planeta. Por eso, atrévase a participar en la segunda jornada de recolección de semillas que organiza el Ministerio de Ambiente en el marco de la Misión Árbol 

No sólo se le debe solícito amor. El árbol, más allá de su valor ornamental, contribuye con la salud del planeta, por eso para muchos activistas, estas plantas perennes requieren de ciudadanos comprometidos con su ambiente. Un compromiso que pretende sellar la Misión Árbol, iniciativa liderizada por el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (MinAmb) que aspira, en cinco años, sembrar 100 millones de plantas y reforestar 200 mil hectáreas. Objetivos necesarios de alcanzar e inclusive superar, si se toma en cuenta que, según cifras del MinAmb, cerca de 140 mil hectáreas de bosques se pierden cada año en el país.
Este tipo de programas, según la óptica de organizaciones de derechos humanos como Provea, “podría significar el paso hacia una visión complementaria entre ambiente-desarrollo, en el marco de la propuesta de desarrollo sustentable”.


UNA SEMILLA SEMBRADA EN 2005
La necesidad de iniciar un programa de protección y preservación de las cuencas, en las márgenes de quebradas y morichales, surge en el año 2005, como una respuesta a los problemas generados por las actividades industriales, urbanísticas, mineras y agrícolas en todo el país. Se cumplía así, con dos objetivos, recuperar las áreas degradadas y generar rubros agrícolas que prestaran un beneficio a la comunidad.
Pero, para el año 2006, lo que había sido una iniciativa, se convierte en la Misión Árbol, bajo la tutela del MinAmb y con recursos propios, tanto de personal técnico como financiero.
Grace Esquerre, jefa de la Oficina del MinAmb en Upata y quien hasta hace una semana era la coordinadora de la Misión Árbol en el estado Bolívar, explica que la comunidad organizada es la base de este proyecto. “Se trabaja con los comités conservacionistas, integrados por un grupo de personas motivadas por recuperar sus áreas, que quieren trabajar en pro de este bien común y que surgen de las mismas comunidades”.
Según Esquerre, los proyectos se van consolidando en la medida en que se capacita al personal, denominados “promotores de bosques”, que trabajan directamente con las comunidades buscando sensibilizarlos con los objetivos de la misión.
Para el MinAmb, la Misión Árbol pretende contribuir en la recuperación y mantenimiento de los bosques del territorio nacional, mediante la reforestación e integrar los esfuerzos que en esta materia, se vienen realizando por parte de los diferentes organismos con la participación protagónica de las comunidades. En lo específico, busca promover el uso sustentable de los bosques, aumentar la superficie boscosa y restaurar el paisaje, conservar la biodiversidad, garantizar la producción de agua, promover los sistemas agroforestales y fomentar los valores éticos ambientales.

EL VALOR DE LOS ÁRBOLES
Es cierto, jamás se puede olvidar que “el árbol da sombra como el cielo fe”, pero también, estudios científicos han demostrado los múltiples beneficios que brindan.
La organización ambientalista Vitalis enfatiza la función que tienen al absorber el dióxido de carbono, que luego es transformado en substancias nutritivas tanto para la misma planta, como para el resto de los seres vivos.
Asimismo, “liberan oxígeno como parte de la fotosíntesis; airean la tierra, con el crecimiento de sus raíces; purifican el aire y reducen el calentamiento de la tierra; desempeñan una función vital en la regulación de los ciclos climáticos e hidrológicos; sirven de alimento y refugio a decenas de seres vivos, incluyendo a los seres humanos; fuente de madera para la construcción; dependiendo de la especie, proveen frutas, caucho, corcho, tinturas, fibras, aceites y medicamentos; el látex se utiliza para fabricar neumáticos, tubos, prendas de vestir, goma y cola; símbolo de culturas y civilizaciones; atractivo para el turismo y la recreación”.
Valores que, una vez sembrados los árboles, se pueden observar de inmediato, no así la semilla de la conciencia ambiental en los ciudadanos, que amerita un trabajo a largo plazo, y de eso da fe la ingeniera forestal Esquerre.
“Los logros de esta misión no se ven de inmediato, pero ya hay un despunte, cada vez hay gente más sensibilizada”. Insisten en abordar la misión desde dos frentes, “las escuelas, que son el semillero del futuro, y las comunidades. De esta manera fomentamos en el adulto del mañana el cuidado de sus recursos naturales y garantizamos la continuidad del proyecto”.

MONITOREAR LOGROS
En el Informe que cada año presenta Provea, se señala que tanto en 2006 como 2007, la Misión Árbol ha sido uno de los logros positivos de la gestión del Gobierno Nacional en materia ambiental; sin embargo advierte sobre la dificultad de realizar un balance sobre los alcances de esta misión, “pues por ser innovadora no existen indicadores que permitan realizar un monitoreo eficiente”.
Reseña que con una inversión de más de 44 millones de Bs.F, ejecutada durante el año 2006, la misión había logrado conformar para abril de 2007, más de 1.800 comités conservacionistas, reunido a más de 18.000 integrantes que comparten y aprenden los principios, por lo que se han podido plantar más de 4 millones de especies y recuperar unas 4.029 hectáreas.
Actualmente, según la memoria y cuenta 2007 del MinAmb, los resultados globales en el área de conservación ambiental, en la cual se incluye la Misión Árbol, indican que más de 23.000 personas, "se agruparon y organizaron en 2.330 Comités Conservacionistas, para la producción de aproximadamente de 33.000.000 de plantas y la reforestación de 34.000 ha"
EN CUATRO ETAPAS
Tal como explica el MinAmb, la Misión Árbol se realiza en tres etapas, primero se lleva a cabo la recolección de semillas, tanto frutales como forestales, propias de cada localidad. Una segunda fase se dedica a la construcción de viveros comunitarios y escolares para la producción de plantas; luego, en una tercera etapa se establecen las plantaciones según sea la finalidad: ornamentales, protectores y comerciales. Es posible que en zonas rurales se formen parcelas agroforestales, combinando árboles maderables (caoba, cedro, pardillo, samán) con especies de cultivos anuales (guanábana, plátano, etc.). En una cuarta y última etapa, se fomenta el sentido de pertenencia en las comunidades y escuelas a fin de garantizar el mantenimiento y protección de las plantaciones.
113 COMITÉS CONSERVACIONISTAS
Esquerre detalla que hasta la fecha, el estado Bolívar cuenta con 113 comités de conservación, siendo el primero de los 23 estados del país en recolectar el mayor número de semillas, con 1.670 kilos, durante la primera jornada de recolección realizada el pasado 16 de febrero.
Tumeremo, Santa Elena de Uairén, Icabarú, Upata, El Palmar, Caicara del Orinoco, Maripa y Ciudad Bolívar, ya transitan por la senda de la Misión Árbol. El trabajo en Ciudad Guayana, aunque incipiente, se viene impulsando con la incorporación de personal técnico que se dedicará exclusivamente a la promoción de la Misión Árbol en las comunidades y escuelas del Municipio Caroní.
En tal sentido, fuentes de la Dirección Estadal del MinAmb en Ciudad Guayana indicaron que se tiene estipulado, en un principio, realizar la reforestación en la parte sur y suroeste de la Parroquia Yocoima, hacia el sector El Rosario, 5 de Marzo (vía Caruachi) y el sector La Ceiba, para lo cual se piensa establecer parcelas agroforestales y conformar los viveros. Uno de los sectores interesados en contar con viveros, es San Jacinto, principal localidad que se ve afectada por las emisiones de gases contaminantes generados a lo largo y ancho del corredor industrial de Matanzas-Cañaveral.
Precisamente, especialistas ambientales de la zona han sugerido que en el marco de la Misión Árbol, se ponga en marcha un programa intenso de reforestación y repoblación forestal, en la cual se establezca una franja de amortiguación vegetal con especies de rápido crecimiento, que permitan no sólo atenuar el impacto paisajístico negativo que tienen muchas de las industrias ubicadas tanto en Matanzas como Cañaveral; sino también, actuar como fuentes de sumidero de dióxido de carbono y servir como hábitat para la fauna silvestre.
JORNADA PARA EL 26 DE ABRIL
Desde ya, la Misión Árbol se prepara para la segunda jornada de recolección de semillas que se llevará a cabo el 26 de este mes en los parques Cachamay y La Llovizna en Ciudad Guayana y Ruíz Pineda y Jardín Botánico en Ciudad Bolívar; realizándose para mayo, la jornada de plantación. Grace Esquerre está confiada del éxito, “La gente se acerca voluntariamente a las oficinas del MinAmb que están distribuidas por todo el estado Bolívar a solicitar información sobre la misión”.
Lo cierto es que tal como lo poetizó Alfredo Pietro en su himno, el planeta sin árboles “sería un erial, no tendría palacios el hombre ni hogar, ni aves los espacios ni velas el mar”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...