Cambio climático: consenso que arde


La XII Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático finalizó luego de fuertes desencuentros entre los países industrializados y en vías de desarrollo, sobre el compromiso para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero

La XII Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se realizó entre fuertes desencuentros entre los países industrializados y en vías de desarrollo, sobre el compromiso para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde el 3 de diciembre, delegados de más de 180 países reunidos en la isla indonesia de Bali, discutieron “intensamente” lo que definieron como la “Hoja de Ruta”, un marco internacional que establece los nuevos parámetros para negociar, en los próximos dos años, un plan para reducir el calentamiento global y sus efectos, con el fin de darle continuidad al Protocolo de Kyoto, una vez que éste finalice en 2012.
Sin embargo, no fue sino hasta el último minuto que lograron el consenso con la inclusión de Estado Unidos (principal generador de gases de efecto invernadero), en el cual se incluyen asuntos claves como “la adaptación a las consecuencias negativas del cambio climático, formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y cómo extender el uso de tecnologías respetuosas con el medio ambiente”.
La página oficial de la ONU indica que la dificultad para lograr la aceptación se debía a que Estados Unidos, Japón, Canadá y Australia se oponían a la inclusión de una cláusula vinculante que estipulara un recorte de 25% a 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países industrializados para 2020, con respecto a los niveles de 1990, tal como lo sugiere el Panel Intergubernamental de Cambio Climático. La disputo cesó cuando se acordó que sólo se pedirán “importantes recortes de las emisiones globales para alcanzar el objetivo principal".

CASO VENEZOLANO
Al respecto, la jefa de la delegación venezolana en Bali, Jacqueline Mendoza dijo que a pesar de no tener que cumplir con ningún objetivo de reducción de emisiones de carbono, Venezuela ha logrado reducir en el último año, un 0,8 por ciento de sus emisiones. Entre las acciones emprendidas para mitigar los efectos del cambio climático en Venezuela, Mendoza destacó “la plantación de aquí al 2008 de 100 millones de árboles o la sustitución gratuita de 52 millones de bombillas incandescentes por bombillas de ahorro de energía”.
Cabe recordar que Venezuela contribuye apenas con el 0,48% de las emisiones totales de Dióxido de Carbono (CO2) en el mundo (uno de los principales gases de efecto invernadero causante del cambio climático), según detalla el Inventario Nacional de Emisiones.
Sin embargo, las posibles repercusiones de este cambio global del clima sobre el país están reflejadas en la Primera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático, informe elaborado por el Ministerio de Ambiente (MinAmb) con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.
El documento señala que Venezuela es un país doblemente vulnerable: “lo es tanto a las consecuencias potenciales del cambio del clima, como a la posible disminución de la demanda petrolera resultante de las políticas y medidas que se adopten para la reducción de emisiones”. En tal sentido, Venezuela reclama “ayuda para la diversificación de su economía, mediante la facilitación de conocimientos, transferencia de tecnología y mejoramiento de la capacidad de sus instituciones. Para Venezuela este tema es de gran importancia”.
Revela el informe que los efectos del cambio climático ya se han venido manifestando en el país: “Durante el siglo XX, la temperatura nocturna del país aumentó a razón de 0,37ºC cada 10 años y la lluvia en general disminuyó cerca de un 30%”.
De igual forma, recoge los pronósticos de los expertos que consideran “más plausible que hacia el 2050 la temperatura media del país aumente entre 1ºC y 3ºC y en consecuencia, llegará a ser mayor a 28 ºC en gran parte del país. También se estima que disminuya la precipitación entre 5% y 20%, especialmente entre junio y diciembre desde el Delta hasta Los Andes, aunque en algunos lugares pudiera aumentar”.
De ocurrir este incremento en la temperatura media del país, el informe avizora pérdidas de producción animal y vegetal. Detalle que la superficie del país con clima seco crecerá alrededor del 10% y los embalses allí situados, disminuirán su nivel de agua aumentando la frecuencia e intensidad de las sequías.
Asimismo, los rendimientos de maíz, arroz y caraota pueden disminuir hacia el 2050 entre 5% y 10%, y localmente el rendimiento de los cultivos de caraota pudiera reducirse hasta en 40%. Señala que más del 70% del rebaño porcino nacional y más del 60% de los pollos de engorde, se concentran en zonas hoy en día muy calientes de Carabobo, Aragua y Miranda, “por lo que se esperan reducciones significativas de producción e incremento de la mortalidad de pollos por olas de calor”.
“El país cuenta con una gran extensión de selvas y humedales que pueden ser afectados, gran parte de la infraestructura turística está en zonas costeras bajas y, como país exportador de petróleo podemos vernos afectados por la caída de la demanda de hidrocarburos que puede ocasionar la reducción de emisiones en el mercado petrolero internacional”.
La Primera Comunicación Nacional de Venezuela sobre Cambio Climático hace un llamado a la población a estar atentos a las decisiones que adopte el Estado, en cuanto a la mitigación de las emisiones y a la adaptación al cambio climático. Fuentes consultadas: AFP/EFE/TNC/Minamb
Alianza contra destrucción de bosques En el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la organización conservacionista The Nature Conservancy (TNC) ha ofrecido 5 millones de dólares para enfrentar la destrucción de los bosques, considerada uno de los mayores responsables del calentamiento global. En una nota de prensa, TNC indica que los países en vías de desarrollo en los trópicos, podrán recibir asistencia técnica y financiera para medir la cantidad de carbono que actualmente retienen los boques, evaluar los patrones que conducen a la pérdida del bosque y crear estrategias nacionales que reduzcan efectivamente la deforestación, entre otras actividades. “La deforestación y la degradación de los bosques suman el 20% de todas las emisiones de carbono del planeta, convirtiéndolas en el segundo responsable del cambio climático”.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...