Alianza estratégica para la conservación del Escudo de Guayana

El proyecto para el manejo sostenible, ecológico y financiero de los recursos naturales presentes en el Escudo de Guayana, que financia la Unión Europea, PNUD y la IUCN, fue presentado esta semana ante las autoridades gubernamentales, universitarias y organizaciones indígenas del estado Bolívar, al sur de Venezuela

Un nutrido grupo de representantes gubernamentales, organizaciones indígenas e investigadores locales, comprometidos con la biodiversidad, se reunieron esta semana en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Venezuela), para conocer los alcances del Proyecto “Iniciativa del Escudo de Guayana” (GSI, según sus siglas en inglés) que busca promover el desarrollo sostenible de esta extensa región de 2,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie.
El Proyecto GSI es financiado por la Unión Europea, el Gobierno de los Países Bajos a través de su embajada en Colombia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Comité Nacional de los Países Bajos de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN), a un costo de 3 millones de dólares y estiman desarrollarlo en un lapso de 42 meses.


DECLARATORIA DECISIVA
La primera fase del proyecto se inició en abril de 2002 en la ciudad de Paramaribo (Suriname), donde más de 100 especialistas en biodiversidad del Escudo de Guayana, establecieron las prioridades de conservación. En aquella oportunidad, los expertos advirtieron sobre la necesidad de establecer un proceso de planificación integral para el Escudo de Guayana que incorpore los aspectos biológicos, sociales, económicos y de desarrollo; y una planificación multinacional para su conservación.
Cabe destacar que la realización del I Congreso de Biodiversidad del Escudo de Guayana, en la ciudad fronteriza de Santa Elena de Uairén (al sur de Venezuela) en marzo de 2006, organizado por la UNEG y Fundacite Bolívar, fue fundamental para la posterior aprobación del Proyecto GSI por parte de la Comunidad Europea, por cuanto la declaratoria que recogió el sentir de los participantes al evento, exhortaba a “establecer políticas públicas que hagan posible el manejo sostenible de sus sistemas naturales”.
Patrick Chesney, coordinador del Proyecto GSI y representante del PNUD en Guyana Inglesa, explicó que dicha declaratoria impulsó de alguna manera la fase II que consiste en la búsqueda de un mecanismo a nivel político, institucional y financiero que promueva el uso sostenible y el manejo de los recursos naturales de esta ecorregión y que esté diseñado para capacitar a los seis países del Escudo de Guayana (Suriname, Guyana, Colombia, Guyana Francesa, Brasil y Venezuela), así como también a sus comunidades locales a fin de que se beneficien de las bondades de este proyecto.
“En cada país elegible se establecerán proyectos pilotos en sitios considerados de alta prioridad para la conservación de sus recursos naturales y donde hay amenazas como la minería devastadora y la extracción de madera”. Añadió que en estos proyectos pilotos se realizarán estudios de línea base para inventariar los servicios ambientales y se implementarán mecanismos financieros innovadores para la conservación de los bosques y el desarrollo sostenible. “Al mismo tiempo se estudiará un sistema de incentivo y compensación para las comunidades locales y para el organismo que esté manejando los recursos naturales”.


APOYO CONJUNTO
La presentación de la fase II de este proyecto se llevó a cabo tanto en Ciudad Bolívar como en Puerto Ordaz, donde se dieron cita un nutrido grupo de representantes universitarios, investigadores, parabiólogos, organizaciones indígenas y funcionarios de la Corporación Venezolana de Guayana, Inparques, CVG Edelca, Gobernación del Estado Bolívar, Ministerio del Poder popular para el Ambiente, Ministerio del Poder Popular para Asuntos Indígenas, Guardería Ambiental de la Guardia Nacional y el Consejo Legislativo Regional.
Para Chesney la finalidad del Proyecto GSI es establecer arreglos dentro del contexto de los acuerdos ambientales multilaterales y las convenciones internacionales como Convención de Biodiversidad, Protocolo de Kyoto, y basado en la propiedad local y nacional.
En tal sentido, Judith Rosales, investigadora de la UNEG y miembro del comité asesor del Proyecto GSI reiteró la importancia de que las autoridades del Ministerio de Ambiente conozcan los alcances del proyecto así como también los entes locales y las comunidades indígenas, a fin de apoyar la inclusión de Venezuela en el mismo.
“Cada sitio piloto debe estar dentro de las políticas del Estado, éste es quien establecerá los aspectos donde le interese participar”.

HERRAMIENTA NOVEDOSA
A juicio de Rosales, las expectativas ante la aprobación del proyecto son muy positivas, particularmente lo relacionado a la conservación de cuencas. “Este año comienza a ejecutarse la Ley de Aguas donde se establece un mecanismo financiero para la conservación de las cuencas y este proyecto piloto (GSI) pudiera replicarse en otros sitios para dar apoyo a la gestión pública de cuencas”.
Otro de los aspectos que resalta es la posibilidad de que las comunidades puedan participar en la conservación de la biodiversidad existente en los parques nacionales.
En todo caso, Rosales considera que los mecanismos compensatorios por servicios ambientales, son una herramienta novedosa en Venezuela, la cual se ha aplicado de manera exitosa en Costa Rica y que no necesariamente debe reflejarse en dinero, “el prestar un servicio y que se le pueda mejorar la infraestructura de servicios a una comunidad y apoyarlos en sus mecanismos de educación, pueden ser considerados mecanismos de compensación para que una comunidad participe”.

CRITERIOS DE SELECCIÓN
Becker Sánchez, representante de la Secretaría de Participación Popular y Desarrollo Social de la Gobernación del Estado Bolívar explicó que durante la reunión sostenida en Ciudad Bolívar, con representantes gubernamentales y comunidades indígenas organizadas, se establecieron los criterios de selección de las comunidades que participarán en el proyecto y el nivel de organización (consejos comunales, entre otros). Asimismo, se acordó iniciar un proceso de presentación del proyecto a las comunidades seleccionadas de las cuencas del Caroní y Caura, en una primera etapa. De igual forma, los asistentes convinieron en señalar que para iniciar el proyecto, el estado Venezolano debe manifestar su interés ante la oficina de las PNUD en Caracas, previa aceptación de las instituciones presentes a través de oficios de apoyo al proyecto.

Declaratoria de Santa Elena de Uairén
El documento que recoge el sentir de los participantes al I Congreso de Biodiversidad del Escudo de Guayana, realizado en marzo de 2006, en Santa Elena de Uairén, evidenció “la necesidad de formular estrategias efectivas e implementar acciones concretas de manejo a corto plazo, dada la continuación y aceleración de amenazas a la integridad y sustentabilidad de este patrimonio natural único e irremplazable”.
Alerta sobre las graves amenazas que afectan la biodiversidad y que surge “por el incremento de actividades humanas, particularmente los proyectos estatales de desarrollo a escala regional”. Advierte que “se han tomado pocas acciones a nivel internacional, regional y local para limitar estas crecientes amenazas.
En tal sentido, exhorta a los Estados que integran este patrimonio natural, “a establecer políticas públicas que hagan posible el manejo sostenible de los sistemas naturales, basadas en las recomendaciones que emanan tanto del conocimiento científico como del saber de las culturas locales”. Enfatiza el documento que es el momento de tomar acciones concretas a corto plazo y todo parece indicar que ese tiempo está signado por el Proyecto GSI.

Razones para conservar el Escudo de Guayana

Más del 25 por ciento de los bosques tropicales húmedos que aún quedan en el planeta se ubican en esta ecoregión, destacando por su alto endemismo biológico
Es una de las tres zonas más ricas en vida silvestre tropical de todo el planeta. Depositario de mesetas de arenisca con más de 2 mil millones de años de antiguedad, ecosistemas únicos conocidos como tepuyes.
Reserva entre 10 y 15% de la disponibilidad de agua dulce del planeta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...