Indígenas y científicos realizan inventario de recursos en cuenca del Caura


El proyecto de investigación coordinado por los científicos Nalúa Silva Monterrey y Hernán Castellanos conjuntamente con la Organización Indígena Kuyujani, cuenta con el apoyo financiero de Rain Forest Foundation, el Forest Peoples Programme y el apoyo técnico-científico de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG)




Por algo dicen que en la unión está la fuerza. Más allá de ser un refrán cliché, investigadores y comunidades indígenas unen esfuerzos con el fin último de promover el uso sostenible de los recursos. En el año 1996, la organización indígena Kuyujani contactó a los investigadores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg), preocupada porque en el alto Erebato, al sur de Venezuela donde están asentadas la mayoría de las comunidades indígenas de los pueblos ye’kwana y sanema, comenzaba a escasear los recursos no solamente pesqueros, sino también de fauna, además de los recursos de materias primas utilizados para diferentes fines.
Esta preocupación los llevó a unir esfuerzos que se materializaron en el año 1997, con la firma de un convenio entre el Programa Bioguayana, Uneg, Fundacite Guayana y la Organización Kuyujani. Este convenio impulsó una serie de proyectos de investigación y capacitación de las comunidades indígenas entre las que destacan: la demarcación de los hábitats ocupados en el Caura; el diseño para la elaboración de un plan de manejo sostenible de sus recursos en 2001-2002 y un curso de formación de parabiólogos dirigido a los jóvenes indígenas. Tal como lo señalan los investigadores de la Uneg, Nalúa Silva Monterrey y Hernán Castellanos,el trabajo que se realiza conjuntamente con la Organización Kuyujani “ha tenido como punto de partida, tanto el conocimiento ancestral de los indígenas, como el conocimiento occidental científico”.

Hacia una gestión integrada del recurso hídrico

La tercera reunión de la Asociación Sudamericana del Agua tuvo como escenario la ciudad de Puerto Ordaz. Un encuentro que contó con el apoyo local de CVG Edelca y la Gobernación del Estado Bolívar, única gobernación de Venezuela que es miembro activo de la mencionada asociación
Puerto Ordaz fue sede del tercer comité directivo de la Asociación Sudamericana del Agua, organismo adscrito a la Asociación Mundial del Agua (GWP, según sus siglas en inglés) una red internacional creada en 1996 para contribuir como una plataforma neutral abierta a todas las organizaciones y actores vinculados a la gestión de recursos hídricos, con la misión de apoyar a los países en la gestión sustentable del vital líquido.
El comité conformado por los representantes de Brasil, Perú, Uruguay y Venezuela se reunió del 11 al 14 de abril con el fin de evaluar las estrategias llevadas a cabo en 2006 y planificar sus acciones en el corto y mediano plazo. Un encuentro que contó con el apoyo local de CVG Edelca y la Gobernación del Estado Bolívar, única gobernación de Venezuela que es miembro activo de la GWP.
El presidente de GWP Sudamérica, el venezolano Diego Díaz Martin explicó que esta asociación surgió el año pasado en Uruguay con la intención de intercambiar experiencias acumuladas por la GWP en un mismo escenario y comenzar a pensar en una escala más allá de lo nacional apoyando iniciativas regionales con incidencias a nivel local y que tuvieran un efecto positivo en la región. Añadió que cada país cuenta con la Asociación Nacional de Agua (ANA) la cual trabaja a su vez con los gobiernos municipales, estadales y nacionales. “Es así como dentro de la agenda planteada para este año por la GWP Sudamérica está el tema de las políticas públicas que tengan efectos sobre las cuencas ubicadas en la región sudamericana”. Aclaró que la GWP es un foro neutral de actores “donde caben todos y todos son necesarios y donde la posición es lograr el consenso”.

ACCIONES EN 2007Díaz Martin, informó que entre las acciones a emprender este año se encuentra un foro a realizarse en septiembre y octubre en Perú con los gobiernos de toda la región sudamericana a fin de conocer sus avances en la elaboración de los planes nacionales de gestión integral del recurso hídrico. Asimismo, realizarán en el mes de junio un taller de capacitación para motivar a los periodistas en la utilización de la fuente ambiental de manera constructiva y positiva. Anunció que esta semana participarán en una reunión de autoridades de agua de toda la región sudamericana en la ciudad de Antigua, “para motivarlos e influir en ellos en ciertas decisiones que consideramos están basadas en los principios de Dublín”.
A nivel nacional, el también presidente de la organización ambiental venezolana Vitalis, explicó que el trabajo se ha acentuado en los municipios a fin de analizar la Ley Orgánica de Prestación y Servicio de Agua Potable y Saneamiento. Dijo que uno de los aportes fundamentales fue el haber elaborado el informe sobre la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos en Venezuela, con la participación del Ministerio de Ambiente, CVG Edelca, Universidad del Zulia, Cidiat, Universidad Metropolitana, Universidad de Carabobo y la Gobernación del Estado Bolívar, el cual fue presentado en marzo de 2006 en el IV Foro Mundial del Agua, celebrado en México.
Dijo que al estar incorporado como miembro del GWP, la Gobernación del Estado Bolívar ha participado en los diferentes talleres de capacitación en gestión integral de recursos hídricos en conjunto con el equipo de Hidrobolívar. Al respecto, mencionó que la empresa estadal de agua realizó una presentación de sus acciones y proyectos a la GWP Sudamericana para el intercambio de ideas y así “aportar una visión complementaria, formativa sobre el tema de la gestión integral del recurso hídrico. El reto es colocar sobre la mesa criterios que permitan facilitar la toma de decisiones”.
Está convencido que las autoridades están priorizando el tema del agua y cree que cada vez más se pueden capitalizar esas experiencias para que otras comunidades las conozcan. Precisó que las acciones de la asociación durante 2006 involucraron a las empresas privadas mediante la realización del foro sobre ecoeficiencia y producción limpia en los cuales “surgieron varias iniciativas que se están poniendo en práctica como el ahorro y reciclaje de agua dentro de la empresa”, además de las actividades permanente con las instituciones educativas públicas y privadas.
“La gente debe sensibilizarse entorno a la importancia del agua y esa cultura debe ir asociada desde los primeros niveles escolares hasta la universitaria que normalmente no valoramos más allá del contenido transversal de conocer el ciclo hidrológico del agua”.


EXPERIENCIAS COMPARTIDASLa coordinadora de GWP Brasil, Gisela Damm recordó que Brasil es conocido como un país rico en recursos hídricos, “pero éstos son mal distribuidos por eso tenemos que hacer una gestión integrada de los recursos hídricos involucrando a todos los usuarios y discutiendo los problemas e intentando las mejores soluciones”. La buena noticia es que según comentó, Brasil ya cuenta con un plan nacional de recursos hídricos, y un sistema nacional de gerencia de recursos hídricos bastante desarrollado “que involucró a todos los actores, más de siete mil personas participaron en la elaboración de un plan que vino a establecer políticas públicas para el cumplimiento de las metas del milenio. Es más fácil trabajar de esta manera. Los ciudadanos tienen un rol muy importante a través de los comités de cuencas además de contar con un Consejo Nacional de Recursos Hídricos”. 

ARTICULAR DIVERGENCIAS
El director de GWP Uruguay, Pedro Valenzuela precisó que los países tienen diferentes grados de desarrollo en esta acción. “En algunos casos hay países que avanzan bien, como el caso de Brasil, a otros que nos cuesta más porque hay un problema de recursos, de integración de actores”. Dijo que Uruguay aun no cuenta con un plan nacional del agua, pero están trabajando en considerar este recurso como un derecho humano indispensable. “Ya fue aprobado en un plebiscito en el cual los uruguayos participaron con lo cual se sentaron las bases en la Carta Fundamental para saber por dónde debemos ir, es decir Uruguay ya sabe que no va a privatizar el agua, la tiene en abundancia pero debe cuidarla”. Para Valenzuela, la falta de recursos económicos y el tener que convencer a los políticos de la importancia del recurso hídrico, son obstáculos que frenan una gestión integrada del agua.

ALCANZAR EL EQUILIBRIOPor su parte, la presidenta del Foro Peruano para el Agua, Nicole Bernex considera que la gestión integrada del recurso hídrico “es una llave que nos permitiría entrar hacia un desarrollo sostenible a través de la visión integral de cada uno de los aspectos que lo involucran y de esta forma ver cómo voy a impactar sobre las otras áreas”. Para Bernex se trata de alcanzar un equilibrio mediante el diálogo, la información, el conocimiento, “pero a partir de la gobernabilidad, roles institucionales claros, no tener vacíos ni superposiciones, una normativa clara, adecuada que tenga flexibilidad para adaptarse a este proceso”.
Añadió que además de la gobernabilidad, es preciso contar con una política informativa no sólo para las empresas y los gobiernos sino para todos los ciudadanos “porque al final de cuentas la información tiene como meta, formar y eso significa involucrar a los distintos actores en ese levantamiento de información para que se apropien de ella y sean más responsables”. Al respecto, señaló que la cultura del agua supone entender los procesos inherentes a satisfacer los requerimientos para la agricultura, la industria, la alimentación, servicios, pero sin olvidar uno de los más importante que es “agua para la naturaleza, porque la sacamos de ahí pero no la restituimos. Si gasto demasiada agua en mi casa no nos damos cuenta que le estamos quitando la posibilidad de este recurso a otro que es hermano mío, vivimos en una misma patria y somos parte de un mismo continente. La naturaleza es totalmente articulada mientras que nosotros no lo estamos”. Ese es el reto de la GWP Sudamericana, articular voluntades y así preservar “Agua para la vida”.

Doce comités a nivel mundial
Además de la Asociación Sudamericana de Agua, la GWP cuenta con once comités asesores técnicos regionales en África Meridional, África Occidental, África del Este, el Mediterráneo, Europa Central y del Este, Asia Central y el Cáucaso, América Central, Asia del Sur, Asia Sur Oriental y China; cuya labor “contribuye a establecer principios de la gestión sustentable de recursos hídricos; apoyar técnicamente la acción local, nacional, regional o a nivel de las cuencas hidrográficas que siguen los principios de la gestión sustentable de recursos hídricos y fortalecer los mecanismos para intercambiar información y experiencia”.

El lau lau gigante del Orinoco



De 142 kilos y 2 metros 26 centímetros de longitud total, este bagre tan apetecible en la zona, fue pescado en las inmediaciones del poblado ribereño Las Galderas, a ocho metros de profundidad, en todo el centro del canal del río Orinoco

La mano del pescador José Francisco Gómez aún se recupera del fuerte jalón que le propinó el lau lau de 142 kilos y de 2 metros 26 centímetros de longitud total, pescado este jueves en las inmediaciones del poblado ribereño Las Galderas, ubicado en el kilómetro 55 de la autopista que conduce a Ciudad Bolívar.
Gómez y su compañero de faena Rubén Velásquez dedicaron quince minutos para cansar a este bagre hembra, cargada de huevos, con un anzuelo que pudo resistir el peso de semejante ejemplar, incomparable con el diminuto tamaño de sus ojos. Acostumbrados a pescar bagres grandes de 20 ó 30 kilos, estos conocedores del Orinoco no dejaban de mostrar su satisfacción cuando llegaron a exhibir su trofeo del día, a un pueblo poco acostumbrado a ver peces de tales longitudes. El ancho de este pez era de 60 centímetros con un perímetro de 130.


UN ACONTECIMIENTO POCO COMÚN
En Las Galderas todo era fiesta y la algarabía de los niños se dejaba oir cuando llegaron los investigadores de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, el biólogo Luís Pérez y el experto en peces Nirson González para registrar científicamente un acontecimiento poco común debido a la explotación cada vez más intensiva de este recurso pesquero, que tiende a reducir los ejemplares de tallas grandes. Pérez indicó que el ancho de la cabeza fue de 46 cm y el largo 60 cm, mientras que el perímetrodel cuerpo a nivel de la aleta dorsal fue de 130 cm. “La longitud hasta la horquilla 2,09 metros y la longitud estándar, hasta la base de los radios de la aleta caudal 199 cm”.

CURIOSIDAD INFANTIL
Los especialistas de la mencionada fundación aprovecharon el momento para compartir con los curiosos estudiantes la importancia que tiene el bagre lau lau en la biodiversidad presente en la zona y la necesidad de ir creando conciencia ambiental en los pobladores ribereños a fin de evitar la captura de ejemplares de talla pequeña. Para el biólogo de La Salle, estas especies de bagre de gran porte “por el hecho de necesitar más años para alcanzar la madurez sexual son más sensibles que otras más pequeñas a la presión pesquera. Se sabe que a medida que se va intensificando la captura de una especie se van reduciendo las tallas máximas. Por eso consideramos que en los próximos años será cada vez más rara la captura de peces por encima de los cien kilogramos”. Pérez y González agradecieron al afortunado comprador de este inmenso bagre, Elys Bellorín, dueño de un restaurante en Puerto Ordaz, el haber donado la cabeza del lau lau capturado, que llegó a pesar 31,5 kilos, la cual pasará a formar parte de la colección de peces de la Estación de Investigaciones Hidrobiológicas de la Fundación La Salle. Cabe destacar que los orgullosos pescadores Gómez y Velásquez integran la cooperativa de piscicultura creada en el marco del proyecto de investigación “Corredor Ribereño del Río Orinoco” que desde el año 2003 viene desarrollando la Universidad Nacional Experimental de Guayana conjuntamente con la Fundación La Salle y la activa participación de la comunidad pesquera de Las Galderas.

DISTINTOS NOMBRES PARA UN MISMO SABOR
El bagre lau lau (Brachyplatystoma vaillanti) de la familia Pimelodidae, alcanza grandes tallas y es muy común en las aguas de los ríos Orinoco y Amazonas (Brasil). En el Estado Amazonas se le conoce con el nombre de “valentón”, en Brasil se le llama “filhiote” y en lengua warao se le nombra “horu-joko”. Esta especie restringe su distribución solamente al canal del río por lo que son de aguas profundas. De hecho Gómez y Velásquez lo pescaron a ocho metros de profundidad en todo el centro del canal del río Orinoco. Su coloración es grisácea en el dorso y al estar bajo la inclemencia del sol, se producen destellos en tonalidades amarillo-oliváceas.
Como todos los bagres su alimentación preferida son los peces de diferentes especies. De acuerdo a la investigación realizada por el biólogo Daniel Novoa sobre los recursos pesqueros del río Orinoco y su explotación, el lau lau puede alcanzar tallas y pesos que sobrepasan los 2 metros de longitud total y un peso de hasta 160 kilos. Sobre la reproducción del lau lau, el investigador Novoa detalla que aunque es poca la información que se tiene al respecto, la presencia de ejemplares juveniles en los caños del Delta del Orinoco permite afirmar que en esta zona se produce el desove mientras que en el curso medio del río se han observado ejemplares en proceso de maduración durante los meses de mayo y junio. Incluso Novoa revela que en el mes de diciembre de 1981 se capturó una hembra cargada con 126 mil huevos.
Lo cierto es que con esta captura se confirma lo que investigadores de la UNEG y La Salle vienen sosteniendo en sus distintos estudios sobre el corredor ribereño “el sector Las Galderas es el máximo exponente de la biodiversidad acuática del Orinoco”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...