Z-Mamario: investigación aplicada con sello guayanés

Esta investigación del Centro de Ingeniería Biomédica de la Unexpo, que permite detectar cáncer de mama utilizando señales eléctricas, se encuentra en la fase de validación médica de los resultados y a la espera de alguna empresa de producción social que quiera invertir en su producción y comercialización

“Ocúpate del proyecto, vamos a invertir lo que sea necesario”, fueron las palabras del Presidente de la República, Hugo Chávez, cuando conoció el innovador sistema de detectar cáncer de mama llamado Z-Mamario, uno de los doce proyectos presentados durante el lanzamiento de la Misión en Ciencia en febrero de 2006, desde Ciudad Guayana.

Este equipo, creado por el Centro de Ingeniería Biomédica de la Unexpo que permite determinar la condición eléctrica del tejido mamario y así detectar alguna anomalía cancerosa; se encuentra en la fase de validación médica de los resultados y a la espera de alguna empresa de producción social que quiera invertir en su fabricación y comercialización.
Cabe destacar que el cáncer de mama es la segunda causa de muerte, por esta enfermedad, en la mujer. Según cifras del Ministerio de Salud, nueve mujeres son diagnosticadas diariamente con esta enfermedad; mientras la ONG Senosayuda, afirma que 80% de los casos de cáncer de mama se detectan en etapa avanzada y el 20% en edad temprana.
De ahí la importancia de esta investigación que se inició hace 10 años y fue financiada en su totalidad por la Fundación para la Ciencia y la Tecnología en el estado Bolívar, (Fundacite) y la Unexpo, con una inversión cercana a los 33 millones de bolívares.

CORRIENTES ELÉCTRICAS PREVENTIVAS
El coordinador del proyecto, Wilfredo Fariñas, ingeniero electricista egresado de la Unexpo con maestría en Ingeniería Biomédica en la Universidad Simón Bolívar y doctorado en Ciencias de la Universidad Politécnica de Cuba, explica que la ciencia ha demostrado que un tejido sano conduce menos electricidad que un tejido enfermo y en el caso de la mama, un tejido sano está fundamentalmente constituido de grasa.
Por ende, “cuando en la mama se forma cualquier tejido nuevo, las propiedades eléctricas cambian haciendo que la conductividad de él sea muy alta, lo que indicaría que estamos en presencia de un tejido anómalo”.
La “Z” significa impedancia eléctrica que no es otra cosa que la respuesta que presenta el tejido cuando es sometido a una corriente eléctrica o a una diferencia de potencia.
“En el caso del equipo Z Mamario, lo que hace es inyectar una corriente a través del músculo pectoral para luego registrarla por unos electrodos externos, que en este caso, van a estar ubicadas sobre la superficie del seno. El sistema registra la diferencia de potencia que hay entre el músculo pectoral y el seno y da un valor de las propiedades eléctricas de esa parte del tejido. La idea es que cuando se comparen esas propiedades eléctricas de ese tejido con una propiedad eléctrica sana, se pueda establecer cualquier patología que pueda existir en ese tejido”.
Durante el procedimiento se registran cuatro factores: disipación dieléctrica; conductancia; capacitancia y factor de conductancia, lo que a juicio del investigador Fariñas permite un mejor análisis. Fariñas explicó lo innovador de este trabajo, porque no existe un modelo similar, sólo la Siemens sacó un equipo llamado Transengall 2000, el cual utiliza las propiedades eléctricas de conductividad y capacitancia; mientras que el Z Mamario utiliza el factor de disipación eléctrica, el cual brinda mucha más resolución que el modelo de la Siemens. “Este factor de disipación eléctrica no es más que la respuesta del tejido de perder o ganar energía”.

CUESTIÓN DE UN MINUTO
Para el investigador de la Unexpo y las más de 150 mujeres a las que se les ha aplicado la prueba, el procedimiento es muy sencillo, no produce ningún dolor, no emite radiaciones ionizantes y los resultados de cada prueba se pueden ver en menos de un minuto.
“La paciente se acuesta o se sienta, depende del estado en que esté. Se le coloca un electrodo de inyección de corriente en el brazo, dependiendo de la glándula que se vaya a medir, si es del izquierdo o derecho y se le coloca la matriz de 64 electrodos sobre el seno. Las mediciones se hacen 64 veces, luego se analiza matemáticamente y se imprime una imagen de lo que puede contener el tejido”. ¿Matemáticas?, sí. Este científico, guayanés de pura cepa, nacido en Upata, está convencido que una investigación que no pueda ser demostrada a través de las ecuaciones matemáticas, “no es ciencia”.
Fariñas recuerda que luego del lanzamiento de la Misión Ciencia desde Ciudad Guayana, un equipo del Ministerio de Ciencia y Tecnología, atendiendo quizás el llamado del Presidente Hugo Chávez, grabó durante seis horas un video sobre el funcionamiento del Z Mamario desde la sede del Centro de Ingeniería Biomédica de la Unexpo, el cual pasan todos los domingos en el programa “Caminos de Ciencia” que transmite la televisora de servicio público Tves (canal 2). Más de uno ha reconocido al investigador mientras hace sus compras en el supermercado, gracias a este video y le piden hacerse la prueba. Sin embargo, el sueño de este upatense es ver el equipo funcionando en cada módulo de salud o centro de alta tecnología, porque sabe de su trascendencia para la salud pública. “El Z-Mamario es una alternativa para abaratar costos y es de fácil uso”.
Esta investigación ha sido reconocida en países como España y México donde cuenta con varias publicaciones; y Colombia donde hay un equipo multidisciplinario interesado en trabajar con el equipo de investigadores de la Unexpo.
Confiar en el talento venezolano
¿Qué le falta a este proyecto?
-Nos falta una tercera etapa que incluye primero, la validación de resultados en la cual un grupo de médicos -y no de ingenieros-, determinen la veracidad de las pruebas, pero este proceso tiene un costo de 400 millones de bolívares, con el cual no contamos. En segundo lugar, iniciar la producción masiva del equipo con su posterior comercialización. Hacer que el equipo tenga una aplicación social, por eso, esperamos que el Gobierno Nacional impulse una empresa de producción social que se interese en producirlo; nosotros cumplimos con desarrollar el prototipo. Lo otro es que comencemos a aceptar lo que hacemos; como sociedad estamos acostumbrados a que si la Siemens o la HP nos vende un equipo, aceptamos los resultados sin que nadie pida una prueba de confiabilidad; pero cuando lo hacemos nosotros no lo creemos, y eso forma parte del cambio en la investigación que debe haber en este país. En este país no es fácil hacer investigación aplicada, hay un límite, en las universidades hay cantidades de resultados reales que se pueden desarrollar para beneficio del país, pero llegan ahí, hasta el prototipo. Confío que con la Ley de Ciencia y Tecnología eso debe cambiar, porque ahora las empresas deben invertir recursos en proyectos de investigación.

¿Este equipo pretende sustituir a la mamografía?
-No queremos sustituir ninguna técnica existente. Cada quien conoce las bondades y desventajas de las técnicas actuales. Las sociedades de cáncer de los diferentes países están reconociendo que la mamografía no es una prueba efectiva, que entre los 40 y 50 años la mamografía no aporta ningún dato importante, al tiempo que se han descubierto muchos falsos negativos, es decir, aquellas pruebas que se dieron por negativas y en la cuales realmente, existía una anomalía en el seno. Nosotros queremos contribuir a mejorar eso, pero es necesario invertir en un equipo que sea nuestro y que dominemos tecnológicamente.

¿Han evaluado los costos de este equipo?
-En el mercado se comenzó a vender uno producido por la Siemens que costaba en el año 1999 cerca de 100 millones de bolívares; el de nosotros, salvando el abismo en recursos que hay con esta empresa, creemos que podemos hacer uno mucho más económico para uso social, que pueda ser empleado en los hospitales del país, centros de diagnóstico integral y en los módulos de Barrio Adentro, con el valor agregado de saber que es un equipo venezolano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...