Áreas protegidas son insuficientes para la conservación de la biodiversidad

Así lo advirtió el científico chileno Javier Simonetti durante la apertura del VII Congreso Venezolano de Ecología realizado anoche en el auditorio del Ecomuseo del Caroní

Anoche, con un auditorio del Ecomuseo del Caroní colmado de asistentes, se llevó a cabo el acto inaugural del Congreso Venezolano de Ecología, evento científico que se organiza cada dos años en el país con el objetivo de dar a conocer las investigaciones que en materia ambiental, se adelantan en el país.

La organización de la séptima edición del congreso, que se estará desarrollando en esta ciudad en el Hotel Intercontinental hasta el viernes 9, está a cargo de la Fundación La Salle y la Sociedad Venezolana de Ecología y cuenta con el apoyo de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), el Ministerio de Ciencia y Tecnología a través de Fundacite-Bolívar y el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), el Ministerio del Ambiente con su Oficina Nacional de Diversidad Biológica (Ondibio), el Centro Internacional de Ecología Tropical (CIET-Unesco) y la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG). Asimismo, cabe destacar el patrocinio de la empresa Conoco Phillips, Petróleo de Venezuela (Pdvsa) a través del Instituto de Tecnología Venezolana para el Petróleo (Intevep), Gobernación del Estado Bolívar, Shell de Venezuela, CVG Ferrominera Orinoco y CVG Edelca.
Las notas musicales interpretadas por el especial grupo de niñ@s y jóvenes que integran la Coral de la UNEG, fueron el preámbulo de unas sentidas palabras de bienvenida a cargo de Daniel Lew, presidente del Comité Organizador; Pascual Soriano, presidente de la Sociedad Venezolana de Ecología y el Hermano Juan Bosco, presidente de la Fundación La Salle.

Más allá de un área protegida
El científico Javier Simonetti, biólogo del Departamento de Ciencias Ecológicas de la Universidad de Chile, inauguró el ciclo de conferencias alertando sobre la necesidad de conservar la biodiversidad en los bosques fragmentados, una situación que a su juicio conlleva desafíos biológicos y sociales a tener en cuenta, más aun cuando el autor aseguró que pese a la invaluable contribución que las áreas protegidas han tenido para la conservación biológica, “estas son insuficientes”. Sus reflexiones ahondaron en la posible extinción local de muchas especies dentro de parques y reservas si las áreas protegidas permanecen aisladas. En su conferencia mostró que existen modos mediante los cuales a través de la producción de bienes y servicios forestales es posible mantener algo de la diversidad biológica, ganando tanto la vida silvestre como los humanos. “La idea es hacer conservación fuera de los parques nacionales en el entendido de que conservar la biodiversidad es beneficioso para la sociedad”, insistió Simonetti a pesar de reconocer que aún existe una baja compenetración social con este concepto que muchos entienden como “el no tocar, dejarlo prácticamente como una suerte de museo”. Recordó que las áreas protegidas proveen a la sociedad de servicios ecosistémicos (reciclaje de nutrientes, regulan el microclima, espacios de recreación) pero el desafío está en mostrar “inequívocamente cuáles son los beneficios sociales que tenemos con la biodiversidad”. Un aspecto en la que según Simonetti, “hemos fallado todos”.

Premio al mejor cartel estudiantil
En el marco del congreso, se premiarán los cinco mejores carteles postulados por los estudiantes en base a la calidad y pertinencia del material expuesto. Jon Paul Rodríguez, representante del Centro Internacional de Ecología Tropical (CIET), será quien coordine la actividad de premiación de los 99 carteles estudiantiles que se han postulado conjuntamente con un grupo de los investigadores asistentes al evento. Explicó que los ganadores, además del premio en metálico, obtendrán publicaciones de Ediciones IVIC y ediciones de la organización ambiental Provita; así como también, suscripciones a las publicaciones de la Fundación La Salle y la Sociedad Internacional de la Conservación.

Interacción Gobierno-Academia-Industria-Sociedad
Luego de siete ediciones del Congreso Venezolano de Ecología, los organizadores del evento están convencidos del cada vez mayor interés que despiertan las ciencias ambientales, en los distintos sectores del país. Así lo expresaron ayer en rueda de prensa realizada en el salón Tocoma del Hotel Intercontinental Guayana, sede del evento, donde se dieron cita Daniel Lew, vicepresidente de la Fundación La Salle; Pascual Soriano, presidente de la Sociedad Venezolana de Ecología; Angel Vitoria, subdirector del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC); Jon Paul Rodríguez, representante del Centro Internacional de Ecología Tropical y Urquia Ravelo, directora del Campus Guayana de Fundación La Salle.
Detallaron que más de 700 participantes entre investigadores, técnicos y estudiantes; 56 instituciones académicas, 25 organizaciones no gubernamentales, 11 empresas y 8 ministerios presentes, dan cuenta de la importancia del foro técnico que durante cuatro días reflexionará sobre la investigación ecológica que se hace en Venezuela y su impacto en la sociedad. Explicaron que el Congreso busca insertar la investigación científica en los aspectos sociales concretos que atañen a la sociedad venezolana de ahí que creen en la necesidad de impulsar proyectos de investigación que solucionen problemas ambientales generados por los procesos de desarrollo, tales como: calidad de vida, erosión ambiental y la disponibilidad de los recursos ambientales. Consideran este espacio como el más idóneo para fortalecer la interacción Gobierno-Academia-Industria-Sociedad por la diversa y amplia participación que se evidencia en cada congreso.
El lema de este año, “La sociedad es parte del ecosistema”, es un ejemplo del espíritu que impulsa este tipo de eventos, aseguraron. Están concientes de la posible desconexión entre los actores que hacen ciencia en el país, pero confían que con la Ley de Ciencia y Tecnología el Estado venezolano está haciendo su papel de generar un elemento que permite vincular al sector desarrollo con la investigación científica. Resaltan que a lo largo de estas siete ediciones, el Congreso ha venido creando “espacios comunicantes” entre los diferentes actores, para que se intercambien conocimientos y experiencias en materia ecológica, por eso esperan lograr un compromiso mancomunado entre todos una vez concluido el evento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...