Para los indígenas Hotï no existe un límite real entre la sociedad y la naturaleza

Así lo afirmó la científica venezolana Eglée López Zent durante su conferencia magistral de ayer en el marco del VII Congreso Venezolano de Ecología que se lleva a cabo en el Centro de Convenciones del Hotel Intercontinental Guayana


Aunque reconoció haber optado por un tema “extremadamente ambicioso”, la científica venezolana Egleé López Zent disertó ayer en el VII Congreso Venezolano de Ecología que se celebra en Ciudad Guayana, sobre el concepto de naturaleza en la cultura occidental confrontándolo con una perspectiva amerindia como la de la etnia Hotï.

Su experiencia de 10 años con esta población indígena propia de la Sierra Maigualida (frontera de los Estados Bolívar y Amazonas) le ha permitido conocer una cultura que a lo largo de su historia -aún por descubrir- ha establecido una nueva ética ambiental vital para el mantenimiento del ecosistema.
Investigadora asociada del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) desde el año 2003, López Zent posee una amplia formación en botánica, biología de la conservación, historia del arte y antropología. Es Magíster Scientiarium en el Centro de Antropología del IVIC, con estudios de PhD entre la Universidad de California, Berkeley y la Universidad de Georgia, Estados Unidos (1999). Su trabajo de tesis de PhD consistió en un estudio etnoecológico de los Hotï para lo cual vivió entre ellos aprendiendo de sus relaciones con el entorno en diversas esferas de interacción.
Durante su conferencia magistral, López Zent indicó que los amerindios son actores dinámicos con concepciones más pragmáticas que conceptuales, sobre la noción de naturaleza, las cuales se evidencian en la forma como manejan los recursos naturales.
“No existe una forma real de delimitar la naturaleza en la concepción amerindia, no existe un límite real entre la sociedad y la naturaleza”.
Según explicó, las prácticas de los Hotï como cacería, pesca, recolección ciertamente modifican el ambiente, pero aseguró que modulan las prácticas de recolección y aprovechamiento de esos recursos a lo largo del año a través de la biología del animal o la planta. Explica que, los Hotï al hacer esta modulación, evidencian una clara conciencia por modificar el ambiente, pero con un grado de responsabilidad en contribuir a modificar la estructura y dinámica de los bosques. “De hecho la conformación de los bosques contemporáneos está bastante subsumida en las prácticas indígenas como los Hotï”.
Advierte que no está planteando que estas prácticas sean la panacea de la solución, pero “son perspectivas opuestas a la occidental” por lo que a su juicio, “la reedificación del modelo occidental encuentran contrapartidas contemporáneas, pragmáticas e ideológicas aquí mismo en el Estado Bolívar y que pueden ser alternativas significativas que pueden incidir de manera clara para el manejo de la biodiversidad, porque han demostrado que son sustentables a lo largo de los siglos”.

Demarcando tierras Hotï
La investigadora del IVIC, Egleé López Zent trabaja actualmente con la etnia Hotï en la demarcación de sus tierras, enseñándolos a utilizar tecnología occidental (GPS, programas complejos en computadoras) que les permita elaborar sus propios mapas. Cuenta que las expectativas fueron sobrepasadas por la calidad de organización demostrada para elaborar estos instrumentos y por el uso de la tecnología occidental y por cómo representaron en el mapa recolectaron más de 5 mil puntos en GPS de las áreas que consideran tierras ancestrales y quedaron asombradas por la valiosa información ecológica que ofrecen. A su juicio los Hotï deben ser considerados no como objetos de investigación sino sujetos actuantes que conscientemente están modificando el ambiente no para deteriorarlo sino para enriquecerlo, porque su conducta está basada en un conocimiento etiológico y fenológico profundo del ambiente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...