Vapores de mercurio en el Bloque B de El Callao impactan sobre la salud de los mineros y las poblaciones cercanas

La investigación que desarrolló la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial en el Bloque B de El Callao, evidenció que el 90% de las muestras tuvieron niveles de mercurio en la orina por encima del nivel de alerta 

Sólo cuatro de años de vida le diagnosticaron los médicos al minero del Bloque B de El Callao. La exposición indiscriminada a los vapores de mercurio durante el procesamiento del oro está minando la salud no sólo de los mineros sino también de los pobladores del sector.

Así lo confirman los resultados de una investigación, financiada por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), la cual demostró que más del 90% de las muestras tomadas a las personas que laboran en los centros de procesamiento del Bloque B de El Callao, presentaron niveles de mercurio en la orina por encima del establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

TRES ASPECTOS EN LA MIRA 
Darío Bermúdez, profesor de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Uneg) y uno de los investigadores que participó en la realización del estudio, explicó que los resultados de esta investigación fueron publicados en julio de 2005 en el libro “Dinámicas de la contaminación por mercurio a escala regional y global: Procesos atmosféricos y exposición humana alrededor del mundo”, el cual –según indicó- recoge los estudios realizados en Brasil, África y Venezuela.
“En el caso venezolano, la investigación se llevó a cabo en el Bloque B de El Callao durante el año 2004 con la participación de investigadores de Brasil, Canadá y Austria y la colaboración de CVG y la empresa minera Hecla”. Aclaró el biólogo de la Uneg que el estudio de la Onudi evaluó los aspectos socioeconómicos, la salud y la tecnología que emplean los mineros artesanales y de pequeña escala en el Bloque B de El Callao, un sector de 1.731 habitantes, donde para el momento del estudio, estaban activos cerca de 28 centros de procesamiento con una producción cercana a las 2 toneladas de oro al año. 

EMISIONES QUE ENVENENAN
El trabajo publicado (en idioma inglés) advierte que el nivel de intoxicación de mercurio tanto en los molineros como en los mineros -que casi siempre es la misma persona- y en las comunidades asentadas en los alrededores del Bloque B “es uno de los más serios que se han observado en el mundo”. El informe explica que la tecnología utilizada por los mineros no es la más adecuada: “Extraen el material primario a una profundidad de 30 a 80 metros usando para ello explosivos; luego el material es transportado en pequeñas camionetas hacia los centros de procesamiento, conocidos localmente como molinos. Ahí el material es triturado, concentrado y amalgamado”. Una vez recuperada, la amalgama es quemada al aire libre y ese vapor es inhalado indiscriminadamente por los molineros causando graves daños en el sistema nervioso del individuo por envenenamiento mercurial. Se estima que las emisiones de mercurio liberado a la atmósfera en el Bloque B durante la etapa de estudio alcanzaron entre 2 y 4 toneladas por año. Venezuela aporta entre 10 y 15 toneladas de emisiones de mercurio al año.

RESULTADOS DRAMÁTICOS 
Un total de 165 voluntarios fueron entrevistados usando el protocolo exigido por la Onudi y 105 personas se seleccionaron para aplicarles pruebas neurológicas y psicológicas tales como: memoria reciente, memoria episódica, coordinación fina-motora, coordinación y destreza de las manos, percepción espacial, destreza manual y habilidad fina motora en las manos, coordinación visual motora, percepción de las figuras de fondo, percepción de la constancia de esas formas y la percepción visual. 
Se recolectaron 209 muestras de orina -66 en mujeres, 62 en niños, 48 en molineros y 33 en mineros-, las cuales se analizaron para determinar la concentración de mercurio y creatinina; para ello se utilizó un espectrómetro de absorción atómica portátil de marca Lumex.
El average total de la concentración de mercurio (Hg) en la orina fue de 104,59 microgramo de mercurio por gramo de creatinina (mg Hg/g creatinina) con una desviación estándar de 378, 41 mg Hg/g creatinina. Los resultados indican que alrededor del 61,7% de los individuos tuvieron niveles de mercurio en la orina sobre el nivel de alerta establecido por la OMS de 5mg/g de creatinina.
Por su parte, 38, 3% de los individuos tuvieron niveles de mercurio sobre el nivel de acción tolerado de 20 mg/g creatinina; 20,6% estuvieron sobre el máximo permitido de 50 mg de Hg/g creatinina que es el nivel recomendado por la OMS y 15% estuvieron por encima de los 100 mg de Hg/g creatinina nivel en que, con mucha probabilidad, comienzan aparecer síntomas neurológicos de afectación.
La publicación califica como dramática la situación con los molineros y mineros ya que el 30 y 79 % de éstos, respectivamente, tenían concentraciones de mercurio en la orina sobre el nivel de acción permitido (20 mg Hg/g de creatinina) y 52% de los molineros tuvieron niveles sobre 100 mg de Hg/g de creatinina que es el máximo consentido por la OMS. Un 14,6% de los molineros ha mostrado concentración extremadamente alta en la orina, oscilando entre 1.221 a 3.260 mg de Hg/g creatinina cuando el nivel máximo legal es de 100 mg Hg/g de creatinina. 
“Los resultados permiten generalizar que más del 90% de los individuos muestreados que trabajan en los centros de procesamiento tuvieron niveles de mercurio en la orina por encima del nivel de alerta (5 mg Hg/g creatinina)”.
El informe de la Onudi refleja una situación, de la que fue testigo Darío Bermúdez, al encontrar signos de intoxicación seria y daños neurológicos en una gran mayoría de las personas involucradas en los procesos de amalgamación “y en aquellos que viven en los alrededores del centro de procesamiento que no tienen ningún tipo de relación directa del trabajo sino que están prácticamente en las casas”. 

RECOMENDACIONES Y SUGERENCIAS 
La investigación sugiere entre otras cosas, “el retiro inmediato de niños de la fuente de la contaminación; supervisar los aspectos cognoscitivos de los residentes del bloque B, especialmente en niños con edades comprendidas entre 7 y 12 años; y poner en práctica una estrategia interdisciplinaria para educar a los pobladores para así reducir o evitar la exposición del vapor del mercurio”. Asimismo, el estudio de la Onudi recomienda “generar actividades no mineras y sostenibles; establecer un programa de la construcción de la letrina; promover la construcción del sistema adecuado de las aguas residuales; mejorar la fuente del agua potable; establecer programas de la comunidad para mejorar casas de la estructura lejos de los centros de proceso; establecer programas para mejorar el nivel de enseñanza de la población”, entre otros. Recomendaciones y sugerencias que la Onudi hizo llegar al Gobierno Nacional.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...