Los aires contaminados de Ciudad Guayana (II).......Entre partículas y gases perjudiciales para la salud y el ambiente

Un estudio sobre la caracterización de emisiones atmosféricas y calidad del aire del Municipio Caroní, llevado a cabo por la Unidad de Calidad Ambiental de la Dirección Estatal de Ambiente del Ministerio de Ambiente en el estado Bolívar, enumera una gran cantidad de gases perjudiciales para la salud así como material particulado que se respira en el principal centro de la industria pesada del país


¿Qué aires se respiran en una zona industrial como Ciudad Guayana? Eso dependerá de la dirección del viento, de la ubicación del área industrial, la época del año y de lo que genere cada industria. Los distintos estudios de calidad de aire realizados en Ciudad Guayana por la Red de Monitoreo instalada y operada por la Corporación Venezolana de Guayana señalan que en general, las zonas industriales de Puerto Ordaz se encuentran entre “moderada y altamente contaminadas”, por efecto de las emisiones, siendo las más afectadas aquellas ubicadas en los alrededores de Sidor y en las áreas portuarias considerando estas últimas como zonas “moderadamente contaminadas”.

Según estos análisis, dependiendo de las condiciones meteorológicas hay épocas del año en que la dirección del viento favorece la dispersión hacia el sur oeste de la ciudad manteniendo a San Félix y a una parte de Puerto Ordaz con un aire con niveles bajos de contaminación. Sin embargo, el mismo estudio advierte que las zonas del Core 8, La Casona, Campo C y Cambalache están en condiciones “no aceptables para la salud y el ambiente”, lo que incluye áreas residenciales ubicadas al sur y al noreste de Puerto Ordaz.

Por su parte, Matanzas, lugar donde están asentadas las principales industrias privadas y del Estado venezolano está clasificada como “altamente contaminada”. Asimismo, frente a esta zona industrial, en la margen izquierda del río Orinoco se respira un aire moderadamente contaminado por cuanto durante el periodo de viento suave y cielo claro las brisas hacia las riberas del río crean condiciones que favorecen la dispersión hacia la ribera izquierda generando zonas de aire ligeramente contaminado.

Lo bueno del clima es que durante la época de lluvia las zonas de aire con esta clasificación de “moderadamente contaminado” reducen en gran parte sus niveles incluso por debajo de 200mg/m3. No así durante el periodo de sequía cuando se extiende aún más la zona de aire contaminado, llegando alcanzar niveles superiores a los 300mg/m3 en la zona industrial.

Es por eso que en estos momentos, se respira un aire con mayor índice de contaminación, activándose las voces de alerta de ambientalistas, especialistas de la salud respiratoria y vecinos que sufren las consecuencias de vivir en las zonas de influencia de sectores industriales clasificados como contaminados.

LO QUE GENERA LA INDUSTRIA
¿Qué genera cada industria para tener estos aires contaminados? La respuesta se encuentra en el Centro de Documentación de la Dirección Estatal del Ministerio de Ambiente (DEA Bolívar) donde un estudio sobre la caracterización de emisiones atmosféricas, fuentes fijas y calidad del aire del Municipio Caroní, enumera una gran cantidad de gases perjudiciales para la salud como: monóxido de carbono, óxidos de azufre, óxido de nitrógeno, óxido de zinc, óxido de plomo, óxido de cobre, óxido de magnesio, óxido de potasio, óxido de silicio, óxido de aluminio, óxido de calcio, oxido de sodio, óxido de cromo, óxido de manganeso, óxido de hierro, fluoruros y sulfuro de hidrógeno; así como material particulado conocido como PTS (partículas totales suspendidas).
Este estudio llevado a cabo por la Unidad de Calidad Ambiental de la DEA Bolívar bajo la tutoría de Riolama Fernández, responsable de esta unidad, se basó en el análisis detallado de los datos suministrados tanto por las empresas públicas y privadas del sector industrial de Matanzas y los resultados de la Red de Monitoreo de Calidad de Aire de la CVG a lo largo de estos últimos seis años, de 2000 a 2006.

CARACTERIZACIONES EN ROJO
El estudio revela que las empresas del sector aluminio son las que aportan la mayor concentración de contaminantes al ambiente.
De las 117 fuentes de contaminación (fijas o chimeneas) evaluadas por los técnicos ambientales de un total de 18 empresas que presentaron caracterización de emisiones atmosféricas entre los años 2000 y 2006, se constató que los parámetros valorados cumplen en un alto porcentaje con los límites de calidad que establece la norma.

  • Para el parámetro de partículas totales suspendidas (PTS) se reportaron datos de 47 chimeneas de las cuales seis se encuentran fuera de la norma correspondiente a las empresas Ferroven, Venalum y Alcasa.
  • Con relación al monóxido de carbono se obtuvieron registros de 94 chimeneas de las cuales 83 están dentro de los límites permisibles mientras que 11 correspondiente (dos a la empresa Orinoco Iron, dos de Matessi, cinco de Venalum, una de Alcasa y una de Carbonorca) no cumplen con la norma.
  • Para los óxidos de azufre de las 91 fuentes analizadas, 13 chimeneas del tipo PTH (diez de Venalum y tres de Alcasa) no cumplen con el límite que regula este parámetro para la producción de aluminio, el cual según la norma debe ser menor o igual de 6mg/m3. No obstante, cinco fuentes (dos de Venalum, dos de Alcasa y una de Carbonorca) cumplen con la normativa, así como también una fuente de la celda II de Alcasa. El informe de la DEA Bolívar señala que la emisión de este gas no se encuentra regulado en otras actividades en las cuales se cuentan por lo menos 72 fuentes que lo generan sin ninguna regulación como es el caso de la producción de hierro y acero, actividad preponderante junto a la producción de aluminio en Matanzas.
  • En lo que respecta al óxido de nitrógeno, el estudio analizó un total de 94 fuentes fijas las cuales cumplen con los límites de la norma. Sin embargo, destaca que para la Planta Planos en Caliente de Sidor éste parámetro no se encuentra regulado.
  • Respecto a los fluoruros, se analizaron un total de 19 fuentes, estando 15 de ellas dentro de norma (nueve de Venalum, una de Pianmeca y una Comsigua); mientras que tres fuentes de Venalum y una de Carbonorca no cumplen la norma. La emisión de fluoruro gaseoso analizada en la empresa Venalum, específicamente en dos fuentes (Lurgi I y II), presentaron valores muy cercanos al límite de la norma de 1.2 mg/m3.
  • Para el sulfuro de hidrógeno se analizaron un total de 11 fuentes fijas (dos de Comsigua, tres de Orinoco Iron, seis de Grafito del Orinoco), pero este parámetro no se encuentra reglamentado para las actividades que realizan estas empresas (producción de acero y procesamiento de coque).
  • Por su parte, la empresa Sidetur emite gases como óxido de zinc, óxido de plomo, óxido de cobre, óxido de magnesio, óxido de potasio, óxido de silicio, óxido de aluminio, óxido de calcio, oxido de sodio, óxido de cromo, óxido de manganeso, óxido de hierro y otros parámetros que no están regulados por las leyes venezolanas.
RED DE CALIDAD DE AIRE
De un total de 39 empresas revisadas por la Unidad de Calidad Ambiental de la DEA Bolívar sólo 4 realizaron estudios de calidad de aire, a saber: Carburo del Caroní, Sidor, Ferrominera Orinoco y Saint Gobain. Los resultados de los análisis arrojaron los siguientes resultados:
1. El estudio de calidad de aire de la empresa Carburo del Caroní realizado en el año 2004 señala que en base a lo regulado por la norma, el aire de la zona se puede clasificar como moderadamente contaminado de acuerdo a la emisión de concentración de material particulado. Para todos los demás parámetros (monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, dióxido de carbono y ácido sulfhídrico) el 50 por ciento de las muestras están por debajo del límite máximo establecido en el Decreto 638.
2. En el análisis de la calidad de aire realizado por Sidor en el año 2005 se evidenció que los sitios críticos portantes de contaminación que alteran en forma perjudicial la calidad del aire son el relleno sanitario, R3 y Bodega I donde el aire está muy contaminado o altamente contaminado.
3. En el estudio de calidad de aire realizado por la empresa Ferrominera Orinoco en el año 2003 se estudiaron 2 estaciones ubicadas en el muelle de Palúa y Campo C en las cuales se determinaron concentraciones de PTS por encima de la norma, cuyos valores promedian 121 mg/m3 por lo que se considera el aire moderadamente contaminado según el Decreto 638.
4. El estudio de calidad de aire realizado en 2004 entre los linderos e inmediaciones de la planta de Saint Gobain y Cadeca revela que la generación de contaminantes por parte de estas empresas ocurre en concentraciones no perjudiciales a la calidad del medio ambiente.

RESULTADOS POSITIVOS…PERO NO TOTALES
A pesar de estas cifras, el estudio de la DEA Bolívar considera que los cronogramas de adecuación ambiental “han dado resultados positivos aunque no totales en cuanto a las mejoras en los sistemas de control de contaminación existentes en las empresas más importantes de Ciudad Guayana”. Cree que la adecuación ambiental ha incidido en la reducción de los niveles de emisiones de contaminantes hacia la atmósfera por las fuentes fijas. No obstante, advierte que una parte significativa de los problemas de contaminación están siendo generados “por emisiones fugitivas de polvo ocasionadas por el manejo de materiales en actividades como transporte, trituración, almacenamiento, acarreo y praxis operativas inadecuadas” que ameritan una intervención de la autoridad ambiental en cuanto a la supervisión de los sistemas de control ambiental y una campaña de educación dirigida a los operadores de maquinarias.
Otro de los aspectos que consideran urgente revisar es el referido a la normativa ambiental venezolana, la cual “ha descuidado el control de gases dañinos que a la larga llegan a ser más perjudiciales”. Como ejemplo de ello, señala el óxido de azufre y el sulfuro de hidrógeno que “no están regulados para las actividades de producción de hierro y acero”.

AIRES QUE DAÑAN
Curtis Moore, coeditor del libro Salud y Aire Limpio advierte que “los contaminantes atmosféricos son compuestos que, una vez añadidos al aire por medio de las actividades humanas causan, ya sea daños al ambiente o enfermedades y aun la muerte”.
Respecto al material particulado puntualiza que “así como los niveles de las partículas aumentan, también aumenta la incidencia de narices destilantes o de obstrucción nasal, sinusitis, irritación en la garganta, tos floja, resfríos cefálicos, fiebre del heno, ardor en los ojos, respiración sibilante, tos seca, flema, respiración jadeante, y malestar o dolor del pecho, así como aumentan los ingresos al hospital por causa del asma y de la bronquitis”. Por su parte, refiere que los óxidos de nitrógeno destruyen materia orgánica como el tejido humano. “Los niños expuestos a altos niveles de este gas pueden presentar bronquitis, tos bronquial con flema, y episodios de enfermedades respiratorias”. Con relación al monóxido de carbono, Moore explica que es un gas invisible que no tiene olor ni sabor, y promueve el desplazamiento del oxígeno en la sangre “sofocando parcialmente de esa manera al corazón, al cerebro y a otros órganos vitales, así como a los fetos en desarrollo de mujeres embarazadas”.
Del sulfuro de hidrógeno (el del olor nauseabundo a huevos podridos) dice que produce fatiga, agitación, depresión y pérdida de la memoria. Para el especialista en salud y ambiente, “la contaminación del aire es una causa mayor de enfermedades y de muertes alrededor del mundo, especialmente en las áreas urbanas, y se está empeorando”.

ACCIÓN Y REACCIÓN Está claro que los aires de Ciudad Guayana están contaminados, unas áreas más que otras. La alerta emanada por el propio Presidente de la República, Hugo Chávez llevó a reflexionar a los organismos del Estado como Ministerio de Ambiente, Ministerio de Industrias Básicas y Minería y la Corporación Venezolana de Guayana, sobre las acciones que están tomando para mitigar este problema de contaminación atmosférica, de vieja data. La primera reacción fue cerrar preventivamente algunas áreas de producción de Alcasa, pero según el estudio de la DEA Bolívar existen otras empresas tanto públicas como privadas, que contribuyen –quizás más- con la contaminación de estos aires de Ciudad Guayana. Para el editor del libro “Salud y aire limpio”, Curtis Moore “es posible tecnológicamente eliminar casi toda la contaminación atmosférica”. Empecemos por trabajar en función de ese “casi”.

Una norma específica para Matanzas La bióloga Riolama Fernández de la Unidad de Calidad Ambiental de la DEA Bolívar defiende las mejoras obtenidas a raíz de la implementación de los cronogramas de adecuación ambiental de las empresas de Guayana.
A su juicio sería “muy injusto” calificar de inservibles estos instrumentos que en su momento fueron “el primer paso a nivel nacional para que las empresas del Estado se adecuaran ambientalmente. Que hace falta atender otras fuentes que en ese momento no se atendieron, es cierto, pero los cronogramas que se hicieron y las fuentes que estuvieron contempladas, esas se corrigieron. Hay que ser demasiado mezquino para no reconocer ese primer intento de país que hicimos con esos cronogramas de adecuación ambiental”.
¿La DEA Bolívar tiene registros que evidencien alguna mejoría en los niveles de contaminación atmosférica con la implementación de los cronogramas de adecuación ambiental de las empresas de Guayana?No tenemos un registro exacto de si ha disminuido o no la calidad del aire, porque aunque algunas fuentes de contaminación se han corregido con los cronogramas de adecuación ambiental también es cierto que han surgido nuevas fuentes de contaminación. En los estudios que estoy llevando a cabo en conjunto con unos pasantes de la Universidad de Oriente se han determinado que muchas fuentes nuevas de contaminación no tienen tanto que ver con las fuentes fijas o chimeneas sino que hay mucha generación de polvo de emisiones fugitivas por el manejo, apilamiento de materiales, almacenamiento por cintas transportadoras que no son medibles a nivel de chimenea sino que son fuentes de contaminación ambiental que se miden a través de un estudio de calidad de aire y que se reflejan en la Red de Monitoreo de Calidad de Aire de la CVG. Hay zonas que aparecen con aire muy contaminado por ejemplo en los puntos donde están los rellenos sanitarios de Sidor, Venalum y a veces hasta altamente contaminado.¿Qué es lo que está faltando en los cronogramas de adecuación ambiental?Que muchas de esas plantas han aumentado su capacidad de producción y a veces los sistemas de control que tienen instalados no son suficientes para contener toda esa contaminación que generan, a veces hay que ampliar estos sistemas de control porque algunos equipos que se instalaron en aquella oportunidad se han vuelto a deteriorar. Por un lado estamos adecuando, pero por otro estamos creando nuevas fuentes de contaminación. Además, algunos estudios que hemos realizado en la DEA Bolívar y que no han sido publicados determinan que el acumulado de cada una de esas industrias es lo que está causando la contaminación.¿Hay especialistas que exponen la necesidad de adecuar esos parámetros que señala la norma?Uno de los planteamientos que la DEA Bolívar ha emitido a nivel central, a la Dirección de Calidad de Aire del Ministerio del Ambiente es que la norma debe ser específica para la zona industrial Matanzas, porque el problema es que ahí lo que hay es un acumulado que contamina aún cuando sus emisiones estén por debajo de lo estipulado por la norma.¿Están trabajando en esa norma específica?En la DEA Bolívar tenemos ya diez años haciendo esta petición, no es desde hoy, y el 15 de noviembre de 2006 obtuvimos una respuesta al planteamiento que hicimos el 18 de septiembre de ese mismo año donde nos dicen que en la reformulación del Decreto 638 están contemplando nuestra petición y que la solución es hacer una norma específica para Matanzas, pero para eso nosotros tenemos que recoger datos para demostrar que necesitamos una norma específica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...